Ser eficientes

Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese”.  Juan 5.4

Para ser eficiente, uno debe actuar con prontitud, por eso, el que se sanaba era el primero en descender al estanque. Antes el grande se comía al chico, hoy el veloz se come al lento.

Para ser eficiente, uno no debe cuestionar los cambios, simplemente, debe explorarlos y saber aprovecharlos. Tú no puedes hacer que no llueva, pero sí puedeseficiente salir con paraguas.

Cada vez que se agitan las aguas en el mercado o en la empresa en que trabajamos, es una oportunidad de progreso y no una amenaza para tu vida.

Concentrate en ser el primero en aprovechar dichas situaciones, para de esta forma poder ser eficiente y aprovecharlas para tu beneficio.

Desarrollá una mentalidad que ve los cambios como oportunidades y no como amenazas, determinándote a responder y a actuar con rapidez frente a ellos.

No te olvides que muchos eran los que querían sanarse, pero solamente uno lo lograba, y este era el que actuaba primero. Yo bendigo tu vida para que puedas ser eficiente en todo lo que hagas y de esta manera poder actuar con prontitud para poder aprovechar todas las oportunidades que Dios te presenta.