Nadie se casa para ser miserable

Nadie se casa para ser miserable. La mayoría de nosotros entra al matrimonio con estrellas en los ojos y esperanza en el corazón. Desafortunadamente, algunas de las veces esas estrellas se convierten en arena y las esperanzas se vuelven odio. Esto se debe porque el amor es más frágil de lo que nos lo imaginamos.

chicos-enamoradosLa realidad de las cosas es que la luna de miel siempre se termina. Tarde o temprano las llamas del amor se apagan y es entonces que el verdadero mantenimiento en el matrimonio empieza. ¿Sabe por qué? Porque todos nos casamos con personas defectuosas. Todos estamos infectados con esta enfermedad fatal… el egoísmo.

El egoísmo es la raíz donde todos los problemas matrimoniales brotan. El egoísmo devora el amor y mata el matrimonio más rápido que cualquier otra cosa. El egoísmo es lo que lleva a centrarse en uno mismo, a encerrarse en sí mismo, a preocuparse de sí mismo, y a vivir para sí mismo. El egoísmo es destructivo. Porque el egoísmo siempre piensa en “mí” “primero yo, después yo y si queda algo yo”

La persona más egoísta que he conocido me dijo: “Así soy yo, siempre he sido así, y si no te gusta allá tú” El egoísmo es fatal para cada relación si no lo tratamos a tiempo. A veces mata rápidamente pero por lo general es una muerte lenta y dolorosa. El dolor puede ser indescriptible mientras el corazón sangra y el amor se escapa de su vida. Cuando una relación llega a ese punto tendemos a separarnos. Ponemos una distancia emocional entre nosotros para acolchonar el dolor.

Es por eso que es imprescindible recordar que en el matrimonio y en las relaciones interpersonales, “No se trata de mí, se trata de nosotros”.

Anuncios

Yo no soy camaleón

En la naturaleza hay un animalito muy curioso que tiene una capacidad extraordinaria para camuflarse en medio ambiente que lo rodea. El camaleón utiliza esta estrategia de defensa para esconderse de sus depredadores, o sea, de los grandotes que se lo quieren desayunar.

Los jóvenes cristianos vivimos en un mundo hostil. Nuestros amigos no cristianos no entienden nuestros gustos, nuestro lenguaje, nuestra forma de pensar y, para evitar que se burlen de nosotros, muchas veces hacemos lo que hace el camaleón: nos adaptamos al entorno social que nos rodea. ¿A quién no le ha pasado que se tiene que vestir, maquillar, hablar o ser como sus amigos solo para no ser rechazado?

El camaleón tiene que hacer esto cada vez que quiere librarse del peligro. O sea, si quiere vivir, tiene que camuflarse. Pero a nosotros, los hijos de Dios, se nos exhorta a no tratar de amoldarnos a la forma en que este mundo lo pide solo para librarnos de una situación incómoda (las bromas para hacernos quedar mal, por ejemplo). Incluso Dios nos dice que si somos objetos de burlas por ser sus hijos, debemos tomarlo como un sacrificio que hacemos por amor a Dios, y no como un calvario que tenemos que sufrir por “losers” o perdedores inadaptados.

Cuidado, no estoy diciendo que vivas como el blanco de las burlas cual mártir del sagrado corazón inmaculado. Más mas bien te animo a permanecer firme en tu fe y tus convicciones, porque te aseguro que si aprendes a hacer lo que a Dios le agrada le pese a quien le pese (¡incluso, a pesar de ti mismo!), ganarás el respeto y la admiración de los demás… ¡Y tal vez hasta tus amigos no cristianos se acerquen a ti a pedirte consejo cuando estén confundidos!

Pero, ¿dime si no es esto un verdadero sacrificio? ¿Por qué una chica cristiana no puede usar minifaldas y blusas con escote hasta la cintura si es tan fashion? ¿Por qué un chico cristiano no puede irse al rinconcito más oscuro a “conversar” con su novia si es tan romántico? ¿Por qué un joven cristiano no debe decir palabrotas si son la “única manera” de sacar el estrés?

¿Por qué tantas restricciones para los cristianos? ¿Por qué? ¿Por quéeeeee? !!!Que alguien me explique!!!

Pablo dice en Romanos 12:2: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” ¿Has conocido a alguien que parecía ser tan popular, alguien con quien tod@s querían andar y pasado el tiempo te enteras de que vive una vida triste, como resultado de un montón de malas decisiones? (“Quedó embarazada y no sabe de quién” o “se hizo drogadicto por seguirle la corriente a los del barrio”).

Eso es lo que el mundo ofrece cuando te amoldas a él. Pero Dios dice en su palabra, “déjame transformar tu forma de pensar, porque yo quiero un futuro diferente para ti, un futuro bueno, agradable y perfecto”.

Ser diferente es difícil, qué digo difícil, ¡DIFICILÍSIMO! Pero dando pequeños pasos de obediencia, siendo honestos con Dios y con nosotros mismos, formando hábitos para nuestro bien, pronto te darás cuenta de que Dios te fortalece cuando te sientes solo, incomprendido, como que no encajas… créeme, lo viví en carne propia muchas veces y aunque otros me rechazaron (incluso mis mejores amigos), Jesús nunca me dejo sola ni se avergonzó de mí.

CamaleónAtreverse a ser transformado en la mente (¡que no es lo mismo que dejarse lavar el coco!) es una de las decisiones más radicales que tendrás que tomar en tu vida. Si lo haces te espera un buen futuro, aun cuando el presente te haga llorar de vez en cuando; pero el no hacerlo, te asegura llorar en el futuro, incluso cuando el presente te traiga algunas satisfacciones temporales. Mi razonamiento me indica que no es tan malo no “tener un lugar” en este mundo… ¡sería peor no tenerlo en el cielo!

Tú, ¿qué elijes? ¿Yo? Yo me dejaré transformar y permaneceré firme en el camino que me llevará a la vida eterna… Después de todo, ¡YO NO SOY CAMALEÓN!

5 RAZONES POR QUE LAS MUJERES DEJAN A LOS HOMBRES

Es un hecho que las mujeres tienden a preocuparse más por su matrimonio que los hombres. A menudo son más luchadoras por querer salvar su relación. Por lo general invierten más energías en mejorar sus matrimonios y están dispuestas a hacer lo que sea con tal de que su hogar no se desintegre. Sin embargo, cuando han agotado todos los recursos y no ven esperanza estas son las razones principales por las que terminan dejando a sus esposos.

 

1) Se sienten solas y abandonadas por sus esposos

Unhappy young woman after conflict with man at home

 

“Ya no me mira como antes”

“La única vez que me pone atención es cuando quiere tener relaciones sexuales”.

“No es cariñoso”

“Nunca tienen tiempo para mí”

“No le interesa lo que hago”

Estas son algunas frases de mujeres que se sienten solas y abandonadas. Es necesario que los hombres entiendan que las mujeres por su misma esencia requieren atención.

2) Falta de cariño y consideración por sus sentimientos

La primera necesidad de una mujer es el afecto. Lo que implica hacerla sentir amada, especial, bella y exclusiva para el hombre. Hay mujeres que tienen todo lo material, auto nuevo, casa, viajes, pero no son felices porque sus esposos no les brindan amor. Una mujer puede manejar un auto modesto, o un Mercedes Benz, vivir en un pequeño departamento o una casa muy grande, vestir sencilla o con marca de diseñador, como sea, pero si se siente amada va a estar bien. Así que, no te vuelvas flojo, reactiva tu instinto conquistador y demuéstrale con palabras y acciones que la amas.

3) Abuso

Cuando una mujer es víctima de abuso físico, verbal o emocional, es herida constantemente en su integridad. Aun cuando muchas no sufren el abuso físico, sí son lastimadas con palabras hirientes, y con el tiempo las hacen sentir temerosas, degradadas con una bajo autoestima, incapaces de valorarse. Pero, tarde o temprano, muchas llegan a decir hasta aquí, y es cuando de manera inteligente deciden alejarse de su agresor, que solo la estaba dominando y controlando. Si ese es tu caso, eres un hombre controlador y que le gusta dominar, es importante que aceptes que necesitas cambiar y busca de inmediato ayuda profesional.

4) Falta de comunicación e indiferencia

A nadie le gusta ser un cero a la izquierda. Cuando ya no hay comunicación, es reflejo de una indiferencia en la relación, y cuando la mujer siente que ya no es importante, no es deseada o sus necesidades no son importantes para su esposo, se vuelve un círculo vicioso porque ella con el tiempo también pierde el interés. No permitas que eso suceda, vuelvan a comunicarse a través de las miradas, el roce de las manos, el dedicarse tiempo para salir juntos. Deja el televisor, el periódico y el celular, por un rato, para poner atención y escuchar.

5) Deshonestidad

Hay un dicho moderno que dice: “El que nada debe, que le deje el celular a su pareja por una semana”. Cuando una mujer tiene la seguridad de que es única y especial para su esposo, no va tener la desconfianza como para querer ir a indagar en el celular o la computadora, pero igual, si por casualidad necesita buscar algo, tiene la plena confianza de que nada malo encontrará. Lamentablemente son muchas las parejas que no experimentan confianza, cuando el hombre da a pie a que su esposa desconfíe, con el tiempo llega ser difícil mantener la relación. La deshonestidad no solo aplica en aspectos de infidelidad, sino en todo. Hay hombres que mienten en otros temas, como la cantidad que ganan, cuando dicen que van hacer algo y no lo cumplen, también mienten a los hijos, entre otros ejemplos. Si se desea un ambiente sano, entonces la relación debe estar basada en la confianza absoluta. El que nada debe nada teme.

10 RAZONES PARA TERMINAR CON TU NOVIO

sobrepesook-1024x410

Amar es aceptar a la persona como es, pero si estás inconforme, esperanzada en que cambie a la forma como te gustaría que fuera, entonces no es amor, es una falsa ilusión; condicionada desde una carencia o necesidad por tener a alguien a tu lado como sea.

La ventaja del noviazgo es que los errores cometidos pueden analizarse y reflexionar si realmente te conviene seguir o no, y si son repetitivos, te dará mayores argumentos para decirle “adiós” a alguien que no te conviene para comprometerte para toda la vida.

No hay necesidad de soportar una relación donde tu dignidad e integridad de mujer esté siendo amenazada, así que estás a tiempo de romper con tu novio bajo estas 10 razones:

1) No hay confianza.

Te sientes insegura porque sospechas que te engaña o coquetea con otras mujeres. Te cela con tus amistades, tus salidas y se inventa cosas que no son. Se queja de que pasas mucho tiempo con tu familia.

2) Eres tú la caballerosa.

En lugar de que él te corteje, eres tú la que lo invita a comer, al cine, lo llevas lo traes y haces todo para que no tenga excusa de no verse. Las visitas tuyas a su casa son más frecuentes que las de él a la tuya.

3) Afecta tu autoestima.

En lugar de recibir palabras de ánimo, te critica y juzga tu apariencia, lo que haces y hasta lo que no haces. Empieza a compararte con otras, sugiriendo que así deberías estar o ser.

4) Arranques de ira y agresividad.

Te ha empujado, jaloneado, te ha dado una bofetada u otras reacciones de maltrato físico y/o psicológico.

5) Se emborracha o usa drogas.

No puede divertirse sin alcohol o las drogas y por éstas ha puesto en riesgo su vida, la tuya o incluso, arriesga a su familia.

6) Mira pornografía.

Lo has encontrado viendo material pornográfico. Lo niega, no acepta que es un problema, o todo el tiempo hace referencias sexuales en sus conversaciones.

7) Te aleja de tu relación con Dios.

Se queja de que asistes a alguna comunidad cristiana. Se burla de tus creencias. Te dice “esas cosas de Dios no son para mí”. También te amenaza con dejarte si sigues asistiendo de manera regular.

8) Te manipula.

Te hace sentir culpable para no hacer lo que él quiere, cómo él quiere y cuando él quiere.

9) No te respeta.

Si le dices detente, no quiero pero él insiste, y te busca sólo por querer tener relaciones sexuales, tocarte o pasar tiempo a solas, en caso contrario, se molesta.

10) No se hace responsable de sus actos

A menudo busca pretextos para culparte por sus actos con actitudes como. “Tú siempre o tú nunca”.

Esto es lo que no puedes aceptar de una relación, y aunque no es fácil decir “adiós” es la mejor decisión que puedes tomar para no continuar con la persona que te hace daño.

Dios, como buen Padre, quiere lo mejor para ti, así que aprende amarte, a valorarte, a ser feliz contigo misma, y así será más fácil discernir cuando alguien te conviene o no. Por tu bien, elige bien.

LAS TINIEBLAS DE GREY

sombras-de-grey

¿Por qué una novela erótica donde te presenta un protagonista depravado y enfermo sexual, termina conquistando el corazón de la mayoría de las lectoras, sin importar edad, nacionalidad, estatus social, ideologías, estado civil, terminan cautivadas, anhelando un Christian Grey en sus vidas?

Más allá de la parte erótica y malvada de Grey, la autora E.L. James, supo tocar las fibras más sensibles de la mujer: La necesidad de sentirse amada, lo cual logró llenar por un momento con el personaje ficticio Christian Grey.

Es curioso, pero hubo mujeres que después de leer la trilogía, externaban que se sentían vacías, inclusive al finalizar casi el tercer libro ya estaban tristes porque después de eso “¿Qué iban hacer sin Christian Grey?”.

Ese hombre ficticio que apareció en la vida de Anastasia Steele, una joven inocente, modesta, ordinaria, de baja autoestima que se dejó conquistar por el hombre guapo, inteligente, empresario multimillonario, filántropo, detallista, galante, dispuesto a darlo todo por ella. Te lo describe de tal manera que hace de Christian Grey un hombre ideal, por eso me atrevo decir que lo que cautivó a las mujeres no es la parte enferma y depravada del galán, si no la manera de ganarse el corazón de Anastasia.

Pero la realidad es que no existe “Christian Grey”, es un personaje ficticio como los príncipes azules de Disney. Ni el esposo se va convertir en Grey, ni va llegar un novio con esas características a querer ganarse tu corazón.

Lo que sí es verdad, es que las mujeres anhelan sentirse amadas y protegidas, que cuando hay carencias en la misma, es fácil dejarse llevar por lo ficticio.

Si estás casada, no esperes a que tu esposo sea un Grey, tú tampoco eres la mujer maravilla, pero aunque los dos no son perfectos, son dos seres comprometidos amarse. Así que ama a tu esposo, y amarlo, va más allá de un sentimiento, o una emoción. Es darte como persona a otra,  en servicio sin esperar nada a cambio. Es el compromiso de hacer las cosas, como lo hace una madre por un hijo, tenga o no tenga ganas de hacer algo por él, lo hace, porque lo que la mueve es el amor. Ama, porque tarde o temprano lo que siembras cosechas, y con un amor sólido, no necesitarás ideas locas de una novela erótica para deleitarte en la intimidad con tu esposo.

Si eres soltera, déjame decirte que jamás va llegar el hombre perfecto a tu vida, porque no existe, así como no hay mujeres perfectas; pero si eres una mujer que te amas a ti misma, permitirás que llegue a tu vida una persona que sepa respetarte, cuidarte, y amarte. Mientras tanto, aprende a ser feliz contigo misma, porque si no, tampoco lo serás con alguien más.

Lo más importante es que sepas que Dios te ama de manera incondicional, y lo que él te ofrece no es ficticio, ni es momentáneo. No tienes que pagar algún precio por ese amor, al contrario, El ya pagó el precio, enviando a su Hijo a morir por ti por mí en la cruz, resucitando al tercer día, para que todo aquel que cree en El, tenga vida en abundancia, sin carencias de amor.

Él es real y es un prefecto caballero, es bondadoso, amoroso, atento, detallista que siempre está queriendo tocar tu corazón. Ábrele la puerta y permite que llene tu vida de su amor. Porque Dios es amor, y quien tiene amor no carecerá jamás.

Si lo crees, y quieres sentirte amada, haz la siguiente oración:

“Señor Jesús, te invito a mi corazón, dame de tu perfecto amor. Perdóname por todas las veces que me he equivocado en la vida. Ayúdame a ser la persona tú diseñaste que yo fuera, enséñame a aprender amarte a ti, a mí misma y a los demás”. Amén.

LA CRIANZA DE LOS HIJOS

Proverbios 22:6 Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.

“Los hijos son muy parecidos a los cometas de juguete —quieren volar, pero necesitan la estabilidad de la cuerda. Los cometas de juguete no están diseñados para permanecer en los hogares protegidos posesivamente para siempre. Aunque la separación es dolorosa, Dios diseñó el papel de los padres para preparar su cometa para volar.

Pregunta:

Mi hijo es rebelde y continuamente se mete en problemas. Puesto que no quiere escucharme, ¿debo callar y no decirle lo que es correcto?

Respuesta:

No. Aun cuando su hijo siga tomando malas decisiones, como padre usted tiene la responsabilidad de indicarle lo que está bien. Usted no es responsable de las malas decisiones de su hijo, pero sí es responsable de su labor como padre. Si usted no enseña a su hijo lo que es correcto, ¿quién lo hará?

“La ley del sabio es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte”. (Proverbios 13:14)

Niño conflictivoPregunta:

Mi hijo de 19 años está en segundo año de Universidad y quiere hacer cosas que yo considero malas para él. ¿Tengo derecho a prohibírselas?

Respuesta:

Si su hijo se sostiene a sí mismo, compra su comida, paga su renta, compra la gasolina de su auto y paga su colegiatura, entonces se ha ganado el derecho a tomar sus propias decisiones. Sin embargo, si su hijo no es independiente, entonces no tiene el “derecho” a tomar decisiones por sí mismo. Más bien, debe aceptar que usted tome las decisiones por él. Si él dice que eso no es justo, sencillamente explíquele que la autoridad corresponde a quien tiene la responsabilidad. En cualquier momento que decida tomar la responsabilidad de su persona, entonces tendrá derecho a tomar sus propias decisiones.

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas”. (Romanos 13:1)

Causas externas de la crianza deficiente

Ningún padre quiere fracasar en la crianza de sus hijos. Más bien, desea lo mejor para esos preciosos regalos que Dios puso a su cuidado. Aunque usted tome su papel de padre con toda seriedad, esté alerta para no caer en las trampas escondidas que hacen que aun los padres más dedicados dejen de alcanzar sus metas.

Los obstáculos que impiden realizar una buena labor en la crianza de los hijos se pueden describir con la palabra molde.

Mensajes de rechazo que envían los padres:

  • Evitan mirar a los hijos a los ojos
  • Evitan el contacto físico
  • No los disciplinan

Obstáculos espirituales.

  • Sirven a Dios y descuidan a la familia o viceversa
  • Entienden mal el carácter de Dios

Lucha de poder:

  • Los papeles de los padres están cambiados (padre pasivo, madre controladora)
  • Uno de los padres no acepta sus errores
  • Los padres compiten con otros a través de sus hijos

Dejarlos sin supervisión:

  • Adicción al trabajo
  • Ambos padres privilegian sus necesidades

En busca del tesoro:

  • Ponen la prioridad en el dinero y las posesiones
  • Se esfuerzan por obtener prominencia y éxito
  • Prefieren el placer y los viajes

“Sácame de la red que han escondido para mí, pues tú eres mi refugio”. (Salmos 31:4)

Déjelo ir

Su hijo es un regalo temporal de Dios. Así como las flechas son para lanzarse desde un arco, los hijos son para que se eleven por sí mismos. Cuanto más ore y confíe en el cuidado personal de Dios por su hijo, menos posesivo y renuente será para soltarlo en las manos divinas.

  • DEJE de ver a su hijo como si fuera una extensión de usted.
  • DEJE el deseo de poseer a su hijo.
  • DEJE la inclinación a controlar a su hijo.
  • DEJE a un lado las expectativas que tenía para su hijo.
  • DEJE de entremeterse para impedir que fracase su hijo.
  • DEJE de buscar la armonía perfecta todo el tiempo.
  • DEJE a un lado su propia necesidad de amor.
  • DEJE de pensar que su principal identidad proviene de la crianza de sus hijos.

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”. (Efesios 6:4)

Padres de hijos pródigos

La parábola del hijo pródigo es el relato de un padre que sufrió el dolor de criar a un hijo que rechazó el entrenamiento que recibió en su infancia y decidió seguir su camino. El padre devoto de Lucas 15:11-32 dejó que su hijo se fuera del hogar.

Con esa acción, respetó la dignidad de su hijo y le permitió tomar sus propias decisiones. Pero nunca perdió la esperanza de recuperarlo. Sólo cuando llegamos a un estado de desesperación parecido y decidimos poner a los hijos en las manos amorosas de Dios, es que el Señor tiene completa libertad para empezar a trabajar en las vidas de ellos. Por tanto, proceda de la siguiente manera.

Procure edificar una nueva relación con su hijo. (Colosenses 3:13)

Reciba la compasión de Dios. (Lamentaciones 3:22)

Observe con cuidado sus emociones. (Salmos 139:23–24)

Cambie su dolor por la paz de Dios. (Isaías 26:3-4)

Entregue el futuro a Dios. (2 Timoteo 1:12)

Deje el pasado atrás. (Isaías 43:18-19)

Acepte que usted también necesita de Dios. (Gálatas 2:20)

No nos dejemos afectar emocionalmente por los vientos cambiantes que hacen que nuestro frágil cometa caiga una y otra vez. Sigamos corriendo con él, dándole más y más cuerda hasta soltarlo en las manos soberanas de Dios”.

—June Hunt

QUE TIENES EN LA MANO

Uno de los problemas sistemáticos que tenemos los seres humanos es que siempre idealizamos, anhelamos cosas, posición, oportunidades y cosas como esas para poder tomar acción hacia un propósito, una meta o un logro.

Si no contamos con estas aparentes ventajas, nos desanimamos o ni siquiera lo intentamos, y por consiguiente culpamos a Dios, a la vida o las personas por nuestra falta de éxito, haciéndonos por lo tanto desdichados, inconformes, infelices.

En la visión de Dios, el punto de partida para la resolución de los problemas, y por tanto la conquista de la felicidad, comienza con usar lo que “tenemos en la mano”.

El Señor le preguntó a Moisés, ¿qué tienes en la mano? Moisés respondió: “Una vara”, Dios le dijo: “Pues ve y obra con esa vara” (Éxodo 4:2).

Entonces Dios le preguntó: — ¿Qué tienes en tu mano? —Una vara —contestó Moisés.

Hechos 9:36-43 En el puerto de Jope vivía una seguidora de Jesús llamada Tabitá. Su nombre griego era Dorcas, que significa «Gacela». Tabitá siempre servía a los demás y ayudaba mucho a los pobres.

Por esos días Tabitá se enfermó y murió. Entonces, de acuerdo con la costumbre, lavaron su cuerpo y lo pusieron en un cuarto del piso superior de la casa.

Pedro estaba en Lida, ciudad cercana al puerto de Jope. Cuando los seguidores de Jesús que vivían en Jope lo supieron, enseguida enviaron a dos hombres con este mensaje urgente: «Por favor, venga usted tan pronto como pueda.»

De inmediato, Pedro se fue a Jope con ellos. Al llegar, lo llevaron a donde estaba el cuerpo de Tabitá. Muchas viudas se acercaron llorosas a Pedro, y todas le mostraban los vestidos y los mantos que Tabitá les había hecho cuando aún vivía.

Pedro mandó que toda la gente saliera del lugar. Luego se arrodilló y oró al Señor. Después de eso, se dio vuelta hacia donde estaba el cuerpo de Tabitá y le ordenó: « ¡Tabitá, levántate!» Ella abrió los ojos, miró a Pedro y se sentó. Pedro le dio la mano para ayudarla a ponerse de pie; luego llamó a los seguidores de Jesús y a las viudas, y les presentó a Tabitá viva.

Todos los que vivían en Jope se enteraron de esto, y muchos creyeron en el Señor Jesús. Por un tiempo Pedro se quedó en Jope, en la casa de un hombre llamado Simón, que se dedicaba a curtir pieles.

Tomando como referencia lo acontecido con Moisés, si Dios le hubiera hecho la misma pregunta a Tabita o Dorcas, ella hubiera respondido: “Señor cuento con aguja e hilo”.

Notemos una cosa: La palabra discípula en forma femenina sólo se usa una vez en la Biblia y es en referencia a Dorcas.

  • No era una persona prominente
  • No era rica
  • No menciona que siquiera tuviera esposo que la mantuviera
  • Vivía de su trabajo

Sin embargo servía al Señor

Esta abundaba en buenas obras y limosnas (9:36).

  • No vivía amargada por lo que no tenía.
  • No se lamentaba por estar sola.

Sirvió a Dios con el talento que tenía (el ministerio de la aguja), era costurera y modista.

Sus buenas obras

Hacía ropa para los necesitados y compartía lo que sí tenía (Santiago 1:27). La muerte de Tabita nos enseña que cuando Dios está inmiscuido, una tragedia se transforma en victoria (Hechos 9:37).

Sin saberlo esta mujer influenció la vida de muchas otras, por ejemplo, aquellas que lloraban por su pérdida irreparable.

¿QUÉ PODEMOS APRENDER DE DORCAS LA COSTURERA?dorcas (1)

1.- Nos enseña que nuestra fe en el Señor debe mostrarse en buenas obras. Es el resultado de la presencia de Cristo en nosotros (Santiago 2:20-26).

2.- Nos enseña que la mujer sola puede ser una mujer feliz y realizada. La manera de evitar la amargura es servir a otros.

3.- Nos enseña la importancia de ver por las necesidades de las viudas (Santiago 1:27).

Dios hoy pregunta a cada uno de nosotros: ¿Qué tienes en tu mano para servir a Dios y a su pueblo? Incluida desde luego nuestra familia. ¿Qué responderás?

Entonces, ¡Manos a la obra!

¿ACASO, NO HAGO NADA BIEN?

togethercvcCuantas veces tenemos incidentes por entender mal una instrucción que se nos da.
Sonia era una joven que recibía las frecuentes  correcciones de su madre, las cuales cada día la irritaban más. No entendía por qué no le dejaba hacer las cosas por sí misma.
Esto provocaba un habitual enojo en Sonia,  era fastidioso siempre recibir correcciones y nunca una palabra de aprobación de parte de su madre. Un día ella le pidió que hiciera un empaque, Sonia se esmeró más de lo habitual en preparar todo lo que necesitaría. Y comenzó su trabajo, con la secreta esperanza, de que al menos esta vez, su madre vea todo perfecto, para no tener que soportar una nueva lección de cómo se hacen las cosas. Pensaba “espero que hoy, por fin sea el día en el que mi mamá no me corrija“
Pero la madre se acercó para ver cómo iba la tarea y luego de observar, le explicó a Sonia que había una mejor manera de hacerlo. Pero ella, no aguantó más, entre lágrimas y con un tono tenso reclamó: ¿Porqué me encargas una tarea y luego no me dejas hacerlo sola? Su madre un poco sorprendida por la reacción, le contestó: “hija, quiero ayudarte a hacerlo bien, eso es todo”. Sonia percibía las correcciones de su madre, como una falta de confianza en sus propias capacidades para hacer bien las cosas. Pero recién ahora pudo entender que su madre solo le estaba enseñando. Desde entonces Sonia, tomaba de mejor manera cada “corrección” y cuando sentía ganas de quejarse o responder, ella se repetía a sí misma: “Mi madre solo me está enseñando a ser mejor”.
El Señor dejó este mensaje en Proverbios 3:11-12 “Hijo mío, no rechaces la disciplina del Señor ni te enojes cuando te corrige. Pues el Señor corrige a los que ama, tal como un padre corrige al hijo que es su deleite.”
¿Alguna vez te has sentido de esa manera? Ser corregidos, cuando a nuestro parecer estamos haciendo las cosas bien. Indudablemente, no es una linda experiencia, es cierto. Hasta puede llegar a ser frustrante, y nos lleva a pensar “pero acaso, nunca hago las cosas bien”. Pero cuando somos capaces de tomar la corrección con buena actitud, los resultados nos pueden llenar de satisfacción y crecimiento, pues tienen un buen propósito: Hacernos mejores,  Proverbios 3:1-2 NTV dice: “Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado; guarda mis mandatos en tu corazón. Si así lo haces, vivirás muchos años, y tu vida te dará satisfacción.”
La corrección con amor trae bendición. Si te toca corregir a alguien hazlo con amor, como lo hace Dios, a su tiempo y con paciencia.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑