DESAFIANDO LA GRAVEDAD

Gravedad: Fuerza que sobre todos los cuerpos ejerce la Tierra hacia su centro. (Diccionario de la Real Academia Española).

Es interesante al buscar los significados acerca de la fuerza que ejerce la gravedad sobre todos, parece que no nos podemos evadir de ésta. En una de sus acepciones declaran los doctos que es una fuerza de atracción de los cuerpos a la Tierra, pero siempre en relación de su masa, o sea que estamos atados a esta atracción por causa de nuestro peso.

la_tierra_y_el_infinitoEntonces parecería casi de locos afirmar que algún día estaremos levantándonos con el poder del Espíritu Santo hacia las nubes a encontrarnos con Jesús si es que seguimos vivos a su regreso (1ª Tesalonicenses 4:16,17). Es notorio entonces darnos cuenta de cómo el apóstol Pablo al hacer referencia al pecado se expresa de la siguiente manera: “Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante” (Hebreos 12:1 NTV), refiere que el pecado es uno de los factores que de acuerdo a este texto nos cargan con un peso, pero no dice que sea el único.

Los factores negativos que nos metemos en la cabeza o el corazón también colaboran a estar cargados de peso y por tanto nos atan a esa ley. Cosas como las dudas, las malas compañías, la baja autoestima etc. que, aunque no figuran propiamente como pecado son a veces sin percibirlo, factores que colaboren a que estemos cargados de peso.

El evento que la Biblia llama “Arrebatamiento” (1ª Tesalonicenses 4:17), es de alguna manera el triunfo del ser humano sobre las leyes físicas terrenales, a través de irse desprendiendo de esas cosas que le traen peso y pesar a su vida.

Dios es experto en irnos llevando como los salmones en contracorriente de lo que la mayoría opina y es contrario a lo que Él ha designado para la humanidad, basta con ver lo que le pide al patriarca Abram en Génesis 12:1.

Una muestra sumamente importante de que se puede ir contracorriente pero no contra Dios es la vida de José el hijo de Jacob narrada en la Biblia a partir de Génesis 37:2. En el verso 5 de ese capítulo nos dice la Escritura que José soñó un sueño, no muchos, uno en específico al que llamaremos “Los manojos inclinados”. Al contar su sueño ¿qué respuesta recibió?

  • Se rieron de él
  • Dudaron de él
  • Lo aborrecieron a él

Simbólicamente, la ley gravitacional familiar dictaba no querer ser algo más, no destacar, no soñar, pero como a nuestro Señor el estar atado a costumbres, ideologías o encasillamientos no le va, ya que no está sujeto a ninguna ley, le manda otro sueño, mismo significado al que llamaremos “El sol, la luna y las estrellas”.

A lo que de por sí ya sentían por él, abonemos la envidia que sus hermanos sintieron y además el que su propio Padre trataba de comprender por qué este hijo era diferente.

En cierto sentido se entiende la duda de ellos, analicemos:

  • Era pastor de ovejas.
  • Era nómada (iba de un lugar a otro).
  • Era el menor.
  • No contaba con credibilidad.
  • No lo apoyaban.
  • Había  una mala influencia a su alrededor.

Había varios factores que como una ley lo aterrizaban a la tierra.

Al referirme a despojarnos de la ley de la gravedad, no solo estoy hablando del  mundo espiritual negativo del que de seguro  has escuchado mucho, me refiero también a despojarnos del peso físico, que nos acarrean esas cosas que no califican como pecado pero igual cargan nuestra vida.

En lo físico:

  • Los logros de José fueron terrenales.
  • La posición que ocupó fue terrestre.
  • La nación que dirigió fue de esta tierra.
  • La familia que protegió fue la suya.
  • Además todas las familias que a él recurrieron por ayuda fueron de esta tierra.

No estoy ponderando tener “todos” tus anhelos fijados en la Tierra, ya que nuestra ciudadanía  está en los cielos (Filipenses 3:20), pero no podemos estar pensando que todo lo bueno ocurrirá en ese tiempo celestial que aún no llega;

Estoy hablando de “elevarnos”, “desprendernos”, de desafiar la ley de aquello que al igual a la gravedad parece ineludible, o imposible desafiar, citando al Pastor Dante Gebel, es ir en “Una contracultura” a lo que por la aprobación de la gran mayoría de las personas de este planeta tiene una apariencia de absoluto, pero, es contrario a lo que Dios nos solicita.

Esta vida es para vivirla en plenitud, siempre y cuando no estemos en contra de lo establecido por Dios, la misma Escritura lo afirma en Eclesiastés 3:12 y 13.

Hoy más que nunca debemos desafiar lo que tiene una apariencia de natural o lógico si va en contra de Dios, pero también en contra de lo que Dios me ha proporcionado para vivir plenamente llámese dones o talentos, y con ello me refiero también a mis sueños, anhelos, metas o ilusiones. Tengamos la mentalidad de arrebatados, (elevados, levantados, ascendidos)  no sólo en lo espiritual también  en lo profesional, en lo moral. Destaquemos no por soberbia o engreimiento, tampoco tengamos la actitud extremista en el lado contrario con falta de fe en uno mismo o baja autoestima, más bien enseñemos lo que el Señor puede hacer con cualquiera que le dé oportunidad, con actitud de humildad pero al mismo tiempo con seguridad y fe, con ello me refiero a todos los ámbitos de nuestra vida.

¿Tú has soñado?

¿Con que sueñas?

¿Por qué no intentarlo?

Te doy un norte como decimos en México (Una sugerencia de que dirección tomar).

  • Ora por un cambio en ti si tienes algún problema de actitud.
  • No juegues los juegos de otros.
  • No te estaciones en el conformismo.
  • No lo pienses demasiado, deja que Dios te vaya abriendo o cerrando puertas, eso te guiará.
  • Di adiós a quien no forme parte de tu visión.
  • No permitas que te desvíen (recuerda a José).
  • Rompe los límites mentales.
  • Entiende y aprende que hay cosas que no puedes cambiar, pero que no lo sabrás hasta que no las intentes.
  • No temas perder el amor, si es amor hay que pagar un precio alto.

Para concluir, hay una canción que precisamente se llama “Defying Gravity” de la comedia musical “Wicked”, que debo confesar que no soy adepto a las comedias musicales y si bien tiene un como fondo la historia de las brujas del cuento del “Mago de Oz”, el trasfondo de la interpretación, pero sobre todo el mensaje que intenta dar la letra de la canción por sí misma se me hace demasiado interesante.

Si vas a llenar tu cabeza de información que sea de bendición. Dios te bendiga.

Defaying Gravity