LA FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS “SUKKOT”

Sukkot o fiesta de los tabernáculos forma parte de las cuatro últimas fiestas del señor; “Las fiestas de otoño“. Las primeras fiestas (las de primavera), tienen que ver con la primera venida del mesías, nuestro señor Jesucristo, mientras que “Las fiestas de otoño” tienen que ver con la segunda venida.

Las Fiestas santas de Dios” representan proféticamente el plan de Dios para la humanidad; comienzan con la muerte sacrificial de Jesús en la primera fiesta (La Pascua), y consecutivamente cada una de estas fiestas tiene una conexión profética con los eventos futuros que ocurrirán en la Tierra.

Jesús fue puesto en la tumba durante “La Fiesta de los Panes sin Levadura”, fiesta en la cual sacamos la levadura de nuestros hogares, tipificando el acto de sacar el pecado de nuestra vida. Jesús tuvo que entrar en la tierra para remover el pecado del mundo.

Antes de finalizada esta fiesta (de Levadura), Jesús se levantó de los muertos tipificando la primicia de los frutos. Cincuenta días después de la Pascua en la «Fiesta de Pentecostés» el Espíritu Santo descendió a posarse sobre los primeros frutos de la iglesia de Cristo.

El calendario de Dios no es el calendario que llevamos, ya que mientras el calendario llamado gregoriano es de índole solar, el calendario hebreo es determinado por las fases lunares. Si no sabemos estas diferencias, no podremos actuar en consecuencia e iremos como pollos descabezados hasta llegar a la gran tribulación o el día del juicio sin tener idea que pasa.

EL REGRESO DE CRISTO

El regreso de Jesús no puede ser el 1 de enero, mucho menos el 25 de diciembre, no puede ser ya que existe un calendario profético que tiene conexión con cada una de las «Fiestas Bíblicas» y en estas fechas o cualquier otra que esté desligada de las “Fiestas” sería una falacia.

Existe una profecía que está contenida en Mateo 24:36, que menciona: “El día y la hora del regreso del mesías nadie lo sabe”, pero tenemos que seguir leyendo hasta 1 Tesalonicenses 5:4-5 para estar apercibidos que los que caminan en luz sabrán el tiempo y la temporada de su regreso.

LUZ

Como creyentes debemos además de caminar en la luz, debemos entender la definición de luz mencionada en este sentido. Luz es definida como “Verdad” en la Biblia, a su vez verdad es definida como “Palabra de DiosSalmo 119:105; por lo tanto caminar a la luz (lámpara) de la Palabra de Dios nos otorgará del conocimiento del tiempo y las temporadas como ya lo mencionamos.

Entre la temporada de “Las Fiestas de Primavera” (Pascua, Panes sin Levadura, Pentecostés) y “Las Fiestas de Otoño” (Trompetas, Expiación, Tabernáculos y Último Gran Día), existe una gran sequía en Medio Oriente (recordemos que el calendario profético está tomando como punto neurálgico Jerusalén), en esta época no tenemos nada de agua (máim),  no hay agua que venga del cielo (shemáim). En español no vemos la conexión de la raíz de la palabra, pero en hebreo notamos la raíz de la misma palabra, en el lenguaje original hallamos mensajes revelados a la humanidad por parte de Dios.

En hebreo es sumamente importante la raíz y el significado de cada palabra en la Biblia, en este caso “Shemáim” proviene de la misma raíz primaria “Shem- Nombre”, de tal manera también tiene un significado más profundo: “El Nombre (que es sobre todo nombre) que trae agua” (el agua es figura de la Palabra de Dios) y en su conjunto también significa cielo, el significado completo está relacionado con nuestro Señor Jesucristo (Juan 1:14), ya que Jesús es “El Nombre que trae agua del cielo”. De modo que cuando cantamos Dios manda lluvia, también estamos  clamando “Dios manda a Jesús”.

LA SEGUNDA VENIDA DE JESÚS

El regreso del Mesías será después de la tremenda sequía de la Palabra de Dios en el mundo (asociada con estos tiempos), y este regreso “no será en invierno”, ya que no hay ninguna Fiesta en esta estación, sino que por el contrario será en otoño, ya que las Fiestas de Otoño están aún sin cumplimiento profético y como ya mencionamos están en conexión con la Segunda venida de Cristo.

LAS FIESTAS DE OTOÑO

Esta Temporada comienza con la “Fiesta de las Trompetas”, 10 días después llegamos al día del Juicio o “Día de la expiación” (el único día del año que el sacerdote podía entrar al lugar santísimo para hacer sacrificio por sí mismo y por todo Israel). Es un día santísimo, un día solemne, un día de ayuno. Cinco días después, durante la luna llena comienza la “Fiesta de Tabernáculos” (Sukkot).

La luna llena en esta fecha tipifica la llenura de la luz, no debe haber oscuridad durante este tiempo (recordemos que el día bíblico inicia por la tarde, a las 6 de la tarde), en contrasentido a la “Fiesta de las Trompetas” (15 días antes) que señala proféticamente el regreso de Cristo en su segunda venida y en cuya fecha habrá luna nueva (oscura). El Señor hace coincidente el calendario hebreo (basado en las fases lunares) con el calendario profético y de esta manera la luna juega también un papel fundamental, recordemos que una de las señales del regreso de Jesús es la obscuridad que habrá en el mundo (Mateo 24:29), en contraste 15 días después “La Fiesta de los Tabernáculos” debe ser una fiesta grande y brillante.

SUKKOT

Es el plural de la palabra “sukkah”, que significa: cabaña, tienda, tabernáculo, carpa; es decir un lugar de morada temporal. Por esta razón, la “Fiesta de los Tabernáculos” también es llamada la “Fiesta de las cabañas” o “Fiesta de la Cosecha” por ser esta temporada la de la gran cosecha.

La primera mención de sukkah (cabaña) la encontramos en Génesis 33:17, donde queda establecido que el termino tiene que ver con cobertura, protección, escondedero, morada, abrigo.

Sukkot es una fiesta de siete días conectadas con un octavo día de fiesta adicional “El último Gran Día” y cuya celebración y significado es independiente una de otra. En estas fiestas que están ligadas, tanto el primero como el último día son de santa convocación, son shabat (día de reposo), sin importar el día de la semana en el que caigan.

Este es el tiempo en que la lectura de la “Torá” (cinco primeros libros de la Biblia) que realizan nuestros hermanos judíos acaban, es decir llegan a su cierre, con el respectivo significado profético de comenzar de nuevo en la “Fiesta del Octavo Día”, que al recomenzar con la lectura bíblica inician con Génesis 1:1 profetizando así el comienzo de “Cielos Nuevos y Tierra Nueva”. El calendario hebreo nos muestra así algo que va a ser renovado al octavo día (el número 8 es figura de reinicio 2 Pedro 2:5).

No es coincidencia que por estas fechas en Estados Unidos celebran el “Día de acción de gracias”, ya que en la colonización de lo que conocemos ahora como la Unión Americana, entre los pioneros llegaron los “Puritanos” cristianos que venían huyendo de la inquisición española, junto con ellos en el viaje también venían huyendo judíos, perseguidos por la misma inquisición al no querer renunciar a su fe. Desde antes existía ya esta fusión de conocimiento bíblico entre protestantes y rabinos judíos. No es descabellado imaginar, como lo ilustra la publicación de la primera biblia en español por Casiodoro de Reina, la asesoría de maestros judíos para la traducción de las Sagradas Escrituras, ya que en esa época la convivencia de ambas religiones (en esa época estaban en armonía los nacientes protestantes al papado y los judíos) no estaba tan apartadas como hoy día.

Sabiendo esto, los pioneros aunque casi muertos de hambre celebraron Sukkot (Tabernáculos), ya que no desconocían esta fiesta, cuando providencialmente Dios envió a los nativos a ayudarlos en el tiempo de su necesidad, haciendo de esta celebración un doble motivo de festejo. 

El “Último Gran Día” tiene que ser celebrado con una gran fiesta, con banquete; no se llama “Gran día” a esta que marca la culminación de estas “Fiestas Santas” por nada.

La “Fiesta de los Tabernáculos”  (Sukkot) es un cambio muy drástico desde el día más solemne del calendario hebreo “Yom Kippur”, hasta el día más gozoso (Levítico23:39-44); tipifica las “Bodas del Cordero”.

Sukkah nos recuerda las viviendas temporales que usaron los israelitas al salir de Egipto. La cabaña más sencilla que se levanta es aquella en donde se erigen cuatro postes de ramas de árbol y en cuya parte alta se coloca una tela a manera de cobertura o toldo. (Imagen Sukkah)

La “Fiesta de los Tabernáculos” conmemora además la construcción del primer Tabernáculo en el desierto, donde habitaba temporalmente Dios (Éxodo 25:9).

Jesús habitó entre nosotros, aunque no fue la primera vez. El Dios infinito en toda dirección no tenía dónde morar entre nosotros, Jesús mismo lo reiteró en el Nuevo Testamento (Mateo 11:20), Dios le pidió a su pueblo que tomaran de lo que tenían y le construyeran una habitación temporal hasta que el verdadero templo fuera construido.

 Cuando Jesús contuvo al Espíritu Santo en sí mismo, Él evidenció algo que ya había hecho en el pasado, Jesús era el Tabernáculo viviente; cuando el apóstol Juan menciona  que el Tabernáculo habitó y habitará entre nosotros se refiere a este hecho (Apocalipsis 21:3).

La “Fiesta de los Tabernáculos” y la posterior “Fiesta del Último Gran Día” (el día octavo), son la sexta y séptima fiesta del año. Esta ocurre el séptimo mes durante la séptima luna y se celebra durante siete días (7 perfección espiritual, totalidad), culminando en el “Octavo Gran Día” (reinicio, renovación).

Los 7 días  de la “Fiesta de los Tabernáculos” están conectados con mil años cada uno, y abarca el periodo de tiempo desde Adán y hasta la implantación de los Cielos y la Tierra Nueva al final del milenio de Cristo, la “Fiesta del Último Gran Día” es la culminación del maravilloso plan de Dios para la humanidad. Esta es una fiesta de todas las naciones y por todos los tiempos, esta fiesta es con el propósito de acercarnos mucho más a Él.

En la “Fiesta de los Tabernáculos” eran sacrificados 70 novillos, para cada una de las 70 naciones en las que se divide la humanidad y que están identificadas en  Génesis 10, cada una de las actuales naciones son descendientes de una de estas raíces generacionales, el número setenta tiene una representación en el hebreo de una circunferencia, señal de pacto y que también representa lo infinito de nuestro Señor y su alcance.

Sukkot o “La Fiesta de los Tabernáculos” junto con la “Fiesta del Último gran día” son una celebraciones de gran gozo para todas las naciones por haber hallado perdón y reconciliación con el Señor nuestro Dios, el trabajo de los creyentes y redimidos es ayudar y preparar a la humanidad para este glorioso futuro.

Tristemente el mundo y una vasta mayoría de los cristianos de hoy día ignoran que Dios tiene un calendario en los cielos, afirmado aquí en la Tierra, en donde nos muestra el maravilloso futuro que ha preparado para la humanidad, toda esta falencia provocada por haber introducido  filosofías, humanismo mal enfocado e idiosincrasias culturales no bíblicas en el culto y la enseñanza de la Palabra de Dios.

Una de las evidencias de que aún estamos en un periodo de gracia es que aún sin tener este conocimiento, Dios nos toma en cuenta, pero no por ello debemos de seguir en ignorancia, porque si decidimos seguir en obscuridad a nosotros si nos acontecerá que su regreso nos sorprenda como ladrón en la noche.

  • SUKKOT SE CELEBRA DESPUÉS DE LA COSECHA Y DESPUÉS DE PRENSAR LAS UVAS QUE DARÁN PASO AL VINO NUEVO

El Mesías viene durante la “Fiesta de las Trompetas”, durante la luna oscura, conocemos la temporada; al mismo tiempo los santos son levantados en el arrebatamiento, cuando los muertos en Cristo se levantan al sonido de la Trompeta. Inmediatamente después la ira de Dios cae sobre la Tierra, a partir de ahí hay 10 días de asombro (ese es el tiempo que coincide con el hacer del vino). Se toman las uvas y son machacadas con los pies, las aceitunas son machacadas con piedras, pero las uvas lo son con los pies; en la profecía bíblica, Jesús va a aplastar a sus enemigos y la Tierra será puesta por estrado de sus pies.

Jesús en persona va a aplastar (machacar) a sus enemigos con sus pies, las piedras representan hombres y es por ello que los hombres no están involucrados en este hecho “…Mía es la venganza, yo pagaré dice el Señor” (Romanos 12:19), el único pertinente para ello es la “Roca”, la piedra que los constructores desecharon se convirtió en la “Piedra angular”. La guerra del Armagedón  dejará como secuela el río de sangre que está relacionado con el aplastar de las uvas.

La secuencia como se muestra es: COSECHA/APLASTAR LAS UVAS/CELEBRACIÓN.

La “Fiesta de los Tabernáculos” nos habla de una vida de sencillez. El Señor no sólo mora en casas grandes y en las cosas con complejidad, las cabañas son habitaciones sencillas que simbolizan a los contritos y humildes.

Nos recuerda que Jesús es nuestro Tabernáculo viviente, Él es nuestro refugio, nuestra cobertura, nuestro sustentador de vida durante los tiempos difíciles ya que el primer Tabernáculo fue levantado en el desierto. Tabernáculos  está conectado con la ceremonia de las bodas bajo de la “Huppah”, ya que esta es una “Sukkah Glorificada”. (Imagen Huppah)

¿ES BÍBLICO O ES JUDÍO?

A veces nombramos las cosas como de índole étnico o religioso exclusivo de un conjunto sólo porque cierto grupo lo hace, y en ese sentido nosotros los discípulos de Cristo e hijos del Dios Altísimo ¿debemos hacer cosas cristianas o bíblicas? Si reflexionamos al respecto nos daremos cuenta de que hacemos muchas cosa que llamamos cristianas pero que no las encontramos por ningún lado en la Biblia (la navidad por ejemplo), si queremos ser más precisos debemos de ser más bíblicos, claro está escudriñando lo que el Señor nos pide a nosotros que no hemos nacido de genealogía hebrea.

La celebración en la cabaña, choza, tabernáculo o Sukkah tipifica las “Bodas del Cordero”, habrá banquete y cenaremos con Él. Sukkot era la más grande importante fiesta en los tiempos de Jesús y dado el grado de su importancia se referían a ella sencillamente como “La Fiesta”.

GÉNESIS 1:14

En esta porción bíblica encontramos la primera mención de las señales que Dios proveyó para señalar tiempos, es aquí donde encontramos la frase “para estaciones”, y esta no se refiere a primavera, verano etc., aquí encontramos la palabra “moedim” que proviene de la raíz “moéd” y que significa fiesta señalada. Es un tiempo señalado, es un tiempo donde Dios mismo dice: “Ahora me quiero reunir contigo”. Es el plano de su calendario (la luna y las estrellas) para que no olvides cuando te debes reunir conmigo. Es un aniversario cada fiesta, como un cumpleaños o un aniversario de bodas. Cuidado y se te olvida el aniversario de bodas puede que haya consecuencias como la gran tribulación.

No es legalismo celebrar las celebraciones señaladas por el Eterno, así como no es legalismo celebrar tu cumpleaños el mismo día todos los años. Tenemos que honrar los aniversarios de Abba.

NO SON FIESTAS JUDÍAS Levítico 23:2 Nosotros somos invitados, no son nuestros aniversarios, si te defines como parte de su pueblo puedes tomar parte en las fiestas.

Levítico 23:40 En la “Fiesta de los Tabernáculos” se recogían palmas, ramas y frutos de las cuatro esquinas de Israel, simbolizando la totalidad del mundo, estas ramas aluden personas. Al final de los tiempos el Señor recogerá a los escogidos de los cuatro puntos cardinales, danzaremos, celebraremos y habrá frutos de la tierra porque es tiempo de que Dios recoja su cosecha.

Toda tradición en la Biblia tiene significado, el cual es profético en todo sentido, no debemos ignorar estos principios.

Sukkot es tiempo para orar, adorar, hacer estudios bíblicos dado que la familia se halla unida. El más extraordinario cumplimiento de habitar temporalmente en una Sukkah fue el nacimiento de Jesús. Al pervertir la fecha de su nacimiento y pasarla al 25 de diciembre robaron a Dios una fecha y celebración profética que sacaría de la ignorancia a aquellos que desconocen el significado de la “Fiestas Santas de Dios”.

NACIMIENTO DE JESÚS

Jesús nació en época de “Las Fiestas de los Tabernáculos”, ¿cómo podemos saber esto?, basados en el nacimiento de Juan el Bautista y por el tiempo de ministrar de su padre el sacerdote Zacarías. Juan el inmersor nació en “Pascua” (pasar de largo), preparaba el camino al Señor sacándonos de una vida de iniquidad (así como en la antigüedad fue sacado el pueblo de Israel de Egipto), seis meses después nace el Mesías en Sukkot.

Jesús nació durante la “Fiesta de los Tabernáculos”, es por eso que Juan afirma que el “Tabernáculo” habitó entre los hombres. Esta es la fiesta más grande porque la salvación se otorgará a todos los habitantes de la Tierra, no olvidemos que el significado del nombre del Cristo es Yeshua o Jesús, que significa salvación de Yahweh, proféticamente no podía haber nacido en otro tiempo. “La Fiesta de los Tabernáculos”, es una de las tres fiestas obligatorias de peregrinaje a Jerusalén; es por ello que los políticos y líderes romanos escogieron esta fecha para realizar un censo.

Salmo 118

Este salmo se lee durante esta fiesta. Está representado por luz y lluvia. Es en este salmo donde se parte la Biblia por la mitad, y el versículo que precisamente la divide es el verso 8:”Es mejor tomar refugio en Yahweh que en el hombre”. La choza, la Sukkah es en realidad una torre fuerte, un alto refugio, ya que estamos cubiertos por la presencia de Dios, “voz de júbilo y de salvación (Yeshua) hay en la tienda (sukka) de los justos”. En el verso 27 nos insta a unirnos a la Fiesta con ramas en las manos. Al terminar este tiempo profético del salmo entramos a las  Bodas del Cordero.

Marcos 9:2-5

Cuando acontece la transfiguración del Señor Jesús en el monte es precisamente durante la “Fiesta de los Tabernáculos”.

EL MILAGRO

El milagro es la presencia refugiadora de Dios, no las cabañas en sí; por eso las sukkas funcionan como una señal de que Dios nos ama, de que Él se deleita en nuestro bienestar y que Él nos protege cuidadosamente de las dificultades. Sin su cobertura pereceríamos en el desierto de este mundo.

EL MANDAMIENTO

Levítico 23:38-42 El Señor nos deja la ordenanza de festejar esta fiesta como estatuto perpetuo,  y deben ser días de Gran Celebración el primer día de Tabernáculos y el octavo (El Último Gran Día).

¿ERES NATIVO O ERES INJERTADO?

Jeremías 31:31 Dios hace un pacto nuevo con aquellos pertenecientes a la casa de Israel y a la casa de Judá, no existe un pacto con la casa de los gentiles. Como discípulos de Dios sólo se puede pertenecer a una de esas dos casas.

3 VECES AL AÑO

Deuteronomio 16:16 Determina las tres fiestas de congregación solemne, “Fiesta de los Panes sin levadura”, “Festival de la cosecha o Pentecostés” y “La Fiesta de los Tabernáculos. Esto se debe de seguir realizando hasta que todo se haya cumplido, tal como lo menciona Mateo 5:18.

EN EL MILENIO

Sabemos que en cuanto a lo profético las fiestas de otoño no se han cumplido y estas deben de seguir en su conmemoración dado que inclusive en el milenio las vamos a festejar (Zacarías 14:16-19), la familia de Egipto son aquellos que aún no son parte del pueblo de Dios.

OFRENDA

En la Fiesta es requerida una ofrenda especial, (Deuteronomio 16:16-17) Dios no espera más de lo que te ha dado.

En el primer “Sukkot” (Éxodo 25:1), Dios convoca a todo el pueblo a hacer una ofrenda por el Tabernáculo provisional, y esta siembra más tarde desembocó en la finalización del templo fijo (2 Crónicas 5:1-3). El Tabernáculo  se erige por primera vez y se establece el “Sukkot” y posteriormente el Templo de Salomón se termina de construir durante la “Fiesta de los Tabernáculos” y es dedicado en esta misma fiesta, ¿casualidad?

Habrá un tercer templo construido según la profecía y cuando esté terminado Jesús lo iluminará desde su interior en su segunda venida, nosotros seremos invitados al servicio de coronación del Rey en la cena de las “Bodas del Cordero”.

APOCALIPSIS 21:3 JESÚS (YESHUA) ES EL TABERNÁCULO

Jesús es una “sukkah”, es muy importante saberlo, es tan importante que Él nació durante esta fiesta y es de tan grande relevancia que Él es llamado el Tabernáculo viviente.

Más vale que aprendamos del calendario de Dios y sus fiestas, ya que en ellas se encuentra el futuro de la humanidad. Aprender sobre las “Fiestas Santas de Dios” es aprender sobre Él, y nos hará estar más cerca de Él.

Escoge: ¿Quieres estar en la tormenta o cubierto debajo de la “Sukkah”?

2 Corintios 5:1 Los Discípulos

Ellos tenían claro que su maestro era el Tabernáculo viviente, esto estaba permanentemente en su corazón y en su mente. Esta enseñanza de la temporalidad afectó tanto sus vidas que provocó que todos fueran conscientes de que somos moradores de una casa temporal (aún Jesús en ese momento), por eso no le hallaban sentido a aferrarse a algo que finalmente iba a dejar de ser, su cuerpo. Esta doctrina les impulsaba a aprovechar el tiempo, a estar unidos, a ser sencillos, por eso el compañerismo, por eso pasaban por alto las ofensas después de haber recibido esta palabra; entendieron que la vida física es una etapa temporal.

Debemos de volver nuestra visión hacia el concepto de que somos inquilinos de una morada provisional. Cuando aceptemos que todo es temporal (la alegría, la tristeza, el miedo, el dolor, la enfermedad etc.) comenzaremos a tener una perspectiva eterna.

LA LIBACIÓN DEL AGUA

Esta era cada día de la fiesta de “Sukkot” la parte de cierre al caer la tarde, cargada de un enorme significado profético. Máim proviene del cielo y hace crecer la semilla (figura de la Palabra de Dios), esta se hincha de tal forma que se levanta y rompe la Tierra; del trigo que es figura simbólica en la Biblia se obtiene el “Pan” y este nos otorga “Vida”, por esta razón Cristo es también identificado como el “Pan de Vida”. El pueblo de Israel comprendía que no podía vivir sin pan y no puedes tener pan sin agua, por esta razón Jesús tuvo que nacer en Belén que significa “Casa de Pan- Casa de Vida”. El Pueblo de Dios derramaba agua reconociendo que Dios manda el Máim del Shemaim para darnos el Pan que nos otorga la vida y se materializó en la persona de Jesús, “El Nombre que trae agua del cielo” y que se transforma en “El Pan de Vida”.