YOM TERUAH “Fiesta de las Trompetas”

Levítico 23:24 Da las siguientes instrucciones al pueblo de Israel: el primer día del mes señalado, a principios del otoño, guardarás un día de descanso absoluto. Será un día oficial de asamblea santa, un día conmemorado con toques fuertes de trompeta.

Este día es de celebración y, además, el Señor dijo que deberá ser un “recordatorio“, Israel escuchó el sonido del shofar (trompeta) por vez primera cuando el pueblo estaba reunido a los pies del Monte Sinaí. La Escritura señala “tendréis… una santa convocación“.

En hebreo la palabra “convocación” es mikrá, la cual significa “llamado a estar juntos; asamblea sagrada”. Entendemos mejor esto al considerar su significado real. Jesús dijo “Y [El Hijo de Hombre] enviará sus ángeles con gran voz de Shofar, y juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro“. (Mateo 24:31). 

Yom Teruáh: El Día del  Despertar por el Trompetazo

En el Salmo 98:6 está escrito: “Aclamad con trompetas y sonidos de bocina, delante del Señor”. La bendición que recibimos de Yahwéh al tener entendimiento del significado de “La Fiesta de las Trompetas” y del sonido del shofar se encuentra en el Salmo 89:15, como está escrito: “Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte (con el sonido de la trompeta)…“. 

En “La Fiesta de las Trompetas”, el Día del Sonido del Shofar, es obligatorio que cada persona oiga el sonido del shofar ya que encierra un gran simbolismo, este tiene que ver con “el regreso de nuestro Señor Jesucristo” (segunda venida), he ahí el porqué de la “Santa convocación” como bien lo ilustra Mateo 24:31. El mandamiento bíblico hecho en Juan 14:15 sobre el shofar, es oír sonido del shofar -no tocarlo uno mismo- de allí la bendición de “oír el sonido del shofar”.

Teruáh significa “un trompetazo que despierta”. Uno de los temas asociados es el “despertar”. Teruáh también es traducido como el “grito“. El Libro de Isaías capítulo 12, coloca este grito en el contexto del reinado de mil años del Mesías. También se menciona la era mesiánica y el grito en Isaías 42:11; 44:23; Jeremías 31:7; y Sofonías 3:14. La primera venida de Jesús está asociada con un grito en Zacarías 9:9. El último grito está precisamente relacionado con la reunión del Mesías y su pueblo, en 1 Tesalonicenses 4:16-17

Ya sea con el sonido de un shofar o con la fuerza de un grito sobrenatural, el objetivo del Eterno es despertarnos. Por esta razón está escrito: “…Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo” (Efesios 5:14). La carta a los Efesios tiene muchas referencias a “La Fiesta de las Trompetas” y los Días Santos. Por ejemplo, en Efesios 4:30, ser sellados para el día de la redención se refiere al Día de la Expiación (Yom Kipur). El Señor nos dio esta fiesta para enseñarnos acerca del juicio que vendrá en el día de Yom Teruáh (La Fiesta de las Trompetas), y seremos sellados cuando se cierren las puertas en el “Día de la Expiación” (Yom Kipur). 

Isaías 26:19 habla de la resurrección. La palabra “despertad” está asociada con la resurrección, como está escrito: “Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas y la tierra dará sus muertos“.

El tema de despertar del sueño es usado a lo largo de la Biblia. Se encuentra en Juan 11:11; Romanos 13:11; Daniel 12:1-2; y Salmo 78:65. En Isaías 51:9 está escrito: “Despiértate, despiértate, vístete de poder, o brazo del Señor; despiértate como en el tiempo antiguo, en los siglos pasados…”. El brazo del Señor es un término que simboliza al Mesías en Isaías 53:1. La palabra brazo en hebreo es zeroah. Así, “despierta” es una expresión que se relaciona con Yom Teruáh (La Fiesta de las trompetas). En Isaías 51:9, el despertar está asociado con la venida del Mesías. El shofar es el instrumento físico del que el Señor nos instruyó oír, para llevarnos a que despertemos del sueño espiritual (1 Corintios 15:46).

Según la tradición hebrea, se han presentado muchas explicaciones acerca del toque del shofar: El cuerno del carnero se identifica con el carnero que sirvió de substituto en el sacrificio de Isaac en Génesis 22:1-19. La entrega de la Ley en el Monte Sinaí también fue acompañada del sonido del shofar (Éxodo 19:19). La proclamación del Jubileo también era acompañada del toque del shofar (Levítico 25:9-11). El comienzo de la era mesiánica será anunciado con el sonido de un gran shofar (Isaías 27:13).

Cuando los estudiosos de la biblia leen la frase: “Despierta, oh Israel”, ellos lo identifican como algo referente a “La Fiesta de las Trompetas”. El sonido del shofar se realizaba en el Templo en la citada fiesta, Yom Teruáh. Mikrá (convocación) tiene que ver también con el llamado para la reunión de la lectura de la “Palabra del Señor” (Nehemías 8:1-3). 

El shofar, o cuerno de carnero  

En el Shabát, había en el Templo un letrero colgado en la pared que leía: “A la casa del sonido de la trompeta

[shofar]

.” Cada Shabát, dos hombres con trompeta de plata y un hombre con un shofar sonaban tres trompetazos dos veces al día.

En la Fiesta de las Trompetas (Yom Teruáh), es diferente. El shofar es la trompeta principal. En Yom Teruáh, el primer toque se realiza con un shofar, el segundo con una trompeta de plata y luego, el tercero, con un shofar. Las trompetas de plata y la asamblea en el Templo están especificadas en el Libro de Números capítulo 10.

Según Levítico 23:24 y Números 29:1, Yom Teruáh es el día del sonido de las trompetas. La trompeta que se usa en este caso es el cuerno del carnero, no las trompetas hechas de metal, que están descritas en Números capítulo 10.

El Uso del Shofar en la Escritura

El shofar o cuerno de carnero siempre ha ocupado un lugar prominente en la historia del pueblo de Dios en la Escritura:

1. La ley fue entregada al pueblo de Israel acompañada del sonido del shofar (Éxodo  19:19). 

2. Israel venció en la batalla de Jericó con el toque de shofar (Josué 6:20).

3. La venida del Mesías será anunciada a Israel con el sonido del shofar (Zacarías 9:14,16).

4. El shofar se tocará cuando regresen los exiliados de Israel a su tierra (Isaías 27:13).

5. El shofar sonaba para convocar a los israelitas durante la guerra (Jueces 3:27; 2 Samuel 20:1).  

6. El vigilante o guardia que estaba sobre los muros de Jerusalén tocó el shofar  (Ezequiel 33:3). 

7. El shofar sonaba al inicio del año del Jubileo (Levítico 25:9). 

8. El shofar es un recordatorio de la soberanía  del Señor (Salmo 47:5). 

9. El cuerno del carnero, el shofar, es un recordatorio del sacrificio de Isaac llevado a cabo por Abraham y de la provisión que Yahwéh hizo  de  un carnero como substituto (Génesis 22:13).  

10. El shofar se tocaba para anunciar el inicio de las fiestas (Números 10:10). El shofar se tocaba para celebrar en la Fiesta de las Trompetas (Salmo 81:1-3).  

11. El sonido del shofar sirve como señal para el llamado al arrepentimiento (Isaías 58:1).  

12. El sonido del shofar marca el día del Señor (Joel 2:1). 

13. El sonido del shofar sonará para la unión de los creyentes y la resurrección de los muertos (1 Tesalonicenses 4:16). 

14. Juan fue llevado a los Cielos en el libro de Apocalipsis con el sonido del shofar (Apocalipsis 4:1).

15. Siete trompetas se tocarán cuando el Señor juzgue la tierra  durante la tribulación (Apocalipsis 8-9).

La Apertura de las Puertas

La Fiesta de las Trompetas anuncia la intervención de Dios en los asuntos de la humanidad a escala mundial; representa un momento absolutamente decisivo en la historia del mundo.

Uno de los símbolos de la Fiesta de las Trompetas es la prefiguración de la gente justa (arrebatamiento) 1 Tesalonicenses 4:16; este hecho se constituye en una evidencia más que la reunión de los creyentes en el Mesías. Dios instruyó al antiguo Israel en el uso apropiado de las trompetas para transmitir mensajes importantes.

La Resurrección de los  Muertos

Una de las razones para tocar el shofar es proclamar la resurrección de los muertos. El principio de la fe, es la creencia en la resurrección de los muertos. La resurrección de los muertos se llevará a cabo en la fiesta de las Trompetas (Yom Teruáh). En 1 Corintios 15:52, Pablo nos dice que la resurrección de los muertos será cuando suene “el shofar final”. Unos versos antes, en 1 Corintios 15:14, él escribió que si no creemos en la resurrección del Mesías, nuestra fe es en vano. 

En el primer siglo de esta era, se tenía el entendimiento que el último shofar se refería a un día específico del año. En el judaísmo, se reconocen tres toques de trompeta, por sus nombres respectivos. Estas son la primera trompeta, la trompeta final y la gran trompeta. Cada una de estas trompetas se refiere a un día específico del año hebreo. La primera trompeta se toca en la fiesta del Pentecostés  (ShavuotÉxodo 19:19. Con ella se proclama el compromiso que el Señor hizo con Israel. 

El término arrebatamiento viene de la palabra griega “harpazo”, que significa “tomar, arrancar, arrebatar, apoderarse” (1 Tesalonicenses 4:17). El equivalente en hebreo en la palabra “natza”. En Isaías 26:2-3, 19-20 y 57:1-2 se lee claramente sobre la resurrección de los muertos, el arrebatamiento de los creyentes y la protección de los creyentes de la indignación (la tribulación). También Daniel 12:1-2 habla de la resurrección de los muertos, la tribulación y la salvación de Israel de los tiempos de tribulación. Sofonías 1:14-18 y 2:2-3 habla acerca de los tiempos terribles que vendrán en el día del Señor  y el profeta emite un decreto para que el pueblo se arrepienta y se vuelva a Yahwéh antes que llegue ese día, para poder ser protegidos de esos tiempos. El Salmo 27:5 dice que los justos se esconderán en los tiempos de angustia. En 2 Tesalonicenses 2:1 dice: “Pero con respecto a la venida de nuestro Mashiah  Jesús, y nuestra reunión con él, os rogamos hermanos”. La frase “nuestra reunión” viene de la palabra griega episunagoge, que significa “asamblea“. En Números 10:2-3, el shofar se tocaba para hacer reunir a todo el pueblo. La relación entre el sonido del shofar y la asamblea del pueblo también se hace evidente en 1 Tesalonicenses 4:16-17 y 1 Corintios 15:51-53. Encontramos un período de diez días entre la fiesta de las Trompetas y la fiesta de Yom Kipur (“Fiesta de la Expiación”). Tradicionalmente Israel ha tomado este periodo como tiempo de reflexión de los pecados cometidos como nación, es decir, no está relacionado con el individuo, sino con la nación como un todo.