ACTITUDES EN LA SOCIEDAD (NECEDAD)

Cuando analizamos los Diez Mandamientos, vemos que los primeros cuatro explican cómo debemos relacionarnos con Dios: la manera apropiada de mostrarle nuestro amor y respeto. Los otros seis explican los aspectos básicos de una relación correcta con nuestros semejantes.

A este respecto las actitudes cobran particular importancia para la buena cohesión de las parejas, familias y sociedad. Las actitudes por su consecuencia pueden aportar positiva o negativamente en el entorno de las personas.

NECIO. Persona desprovista de inteligencia o de sabiduría. Terco y porfiado en lo que hace o dice. El término necio designa particularmente al pecador, implicando la falta de conocimiento de Dios que se revela ante todo en los malvados. Cuanto más talento se haya recibido, tanta más responsabilidad se tiene; el que usa sus dotes para fines malos es un necio. El que se aparta de Dios para seguir ídolos y sus maldades es un necio (Nuevo diccionario bíblico ilustrado Ventura, Samuel Vila).

Llamado de la Necedad

Proverbios 9:13-18 La mujer llamada Necedad es una atrevida y aunque no se da cuenta es una ignorante. Se sienta a la entrada de su casa, en el lugar más alto con vista a la ciudad. Llama a los hombres que pasan por ahí, ocupados en sus propios asuntos. «Entren conmigo», les dice a los ingenuos.       Y a los que les falta buen juicio, les dice: « ¡El agua robada es refrescante; lo que se come a escondidas es más sabroso!». Pero lo que menos se imaginan es que allí están los muertos. Sus invitados están en lo profundo de la tumba.

La necedad es una actitud que entristece a los padres de quienes la muestran, es una acción que a la larga destruye vidas y hogares (Proverbios 10.1; 14,1). Las personas necias se burlan de la culpa, carecen de juicio, no les interesa tener entendimiento; sólo quieren expresar sus propias opiniones (Proverbios 14.9; 15.21; 18.2), son tan molestos como una gotera continua, insisten continuamente en pelear por todo y como es lógico dan rienda suelta a su enojo (Proverbios 19.13; 20:3; 29.11).

Dos casos de necedad y sus consecuencias

Nebalá.- necedad, ser insensato, perversidad; concretamente crimen.

NABAL.- 1 Samuel 25.2- 38

ASAEL.-  (Dios ha hecho) 2 Samuel 2:18- 26

La Biblia dice en Tito 3:3En otro tiempo nosotros también éramos necios y desobedientes. Fuimos engañados y nos convertimos en esclavos de toda clase de pasiones y placeres. Nuestra vida estaba llena de maldad y envidia, y nos odiábamos unos a otros”.

Ser necio es como ser adicto

Como hijos de Dios debemos de entrar en razón, reconociendo esta actitud perniciosa para nosotros y para quien nos rodea, renunciando conscientemente a seguir ejerciéndola y con la ayuda y fortaleza del Espíritu Santo tener la potencia y la autoridad para dominarnos a nosotros mismos; quizá gradualmente pero con ayuda y consejería de nuestros ministros y líderes delegados por Dios será más factible lograr el propósito de alejarnos cada vez más de nuestra anterior forma de vivir.