MISIÓN TOTAL

Mateo 28:17-20 Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos».

En el relato final del evangelio según Mateo, detectamos que a pesar de ser obedientes, en algunos de los discípulos existía duda.

La duda impide la adoración (del griego proskunéo, postrarse en homenaje, reverencia, suplicar), y tiene sentido, ya que ¿cómo reverenciar a alguien al que no se le cree?

Este pasaje es conocido como la gran comisión por la encomienda con la que Jesús facultó a sus discípulos. Facultar es conceder a una persona derechos para que haga determinada cosa, es otorgar poder y autorización, es dar atribuciones.

No sólo tiene que ver con representar a Jesús, ya que eso sería sólo delegar, tiene más que ver con resolver, innovar, planear, plasmando en estos propósitos nuestra personalidad y albedrío, ya que la autoridad (exousía, derecho, dueño, jurisdicción, libertad, poder, potencia)  ya nos fue otorgada, facultada (“Se me ha dado toda autoridad…, Por lo tanto vayan”).

En este acto de enviarnos a cumplir la misión, Jesús cuenta con que le imprimamos nuestro estilo en cada uno de los puntos que integran esta encomienda, pero si no tenemos un sentido reverente, de amor y sujeción total a Dios, así como amor e interés verdadero por la humanidad ¿cómo podemos cumplir cabalmente?

No importando la procedencia doctrinal hay pautas principales en esta misión que debemos tener en cuenta todos aquellos que somos discípulos de Jesús.

PAUTAS PRINCIPALES 

1.- Vayan (poreúomai: atravesar, viajar, andar, apartar, camino, ir, salir, seguir, subir).

Literalmente el Señor nos manda salir, no importando la distancia, lo difícil o el tiempo que se tenga que invertir para ello. No es factible argumentar que se está esperando la mejor oportunidad, capacitación o conocimiento, para predicar cualquier instante puede ser oportuno, “predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza” (2 Timoteo 4:2).

2.- Hagan discípulos- visión mundial (madseteúo: inscribirse como erudito, discipular, convertirse en alumno, discípulo, docto).

En el cristianismo, discípulo se refiere principalmente a un seguidor dedicado de Jesús. En el mundo antiguo, un discípulo es un seguidor o adherente de un maestro, en este caso nuestro Señor.

No tiene nada que ver con el concepto de estudiante de nuestros tiempos. Muchas personas creen que se han convertido en discípulos de Jesús cuando Él ha perdonado sus pecados. Sin embargo, el perdón de pecados no es el discipulado,  como discípulos aprendemos que la voluntad de Dios es reconocer la verdad (Juan 3,19-21), humillarnos (Santiago 4,6-10) y juzgarnos a nosotros mismos en lugar de culpar a los demás (Mateo 7,1-3).

3.- Bautícenlos (baptizo: dejar abrumado, completamente mojado, lavar, cubrir completamente con un fluido).

El bautismo es un símbolo importante. Es muy parecido a lo que representa un anillo de bodas a una pareja casada. El bautismo simboliza el momento decisivo más importante en la vida de un cristiano, el día que él o ella confió definitivamente en Jesús para recibir salvación. Es un mensaje a todos a tu alrededor de que has puesto tu fe en Cristo y has decidido vivir de una manera que honre a Dios.

Aunque es un símbolo importante de la fe cristiana, apunta a algo mayor que la propia ordenanza. El bautismo no define tu cristianismo, y Dios no espera llamarte salvo hasta después de que te mojes. Tu relación con Dios comenzó en el momento en que pusiste tu fe en Él.

4.- Enséñenles a obedecer: (didásko: enseñar, instruir, aprender), (teréo: guardar, mantener el ojo sobre, notar, mantener, conservar, custodiar, reservar), (entélomai: mandamiento, mandar, dar).

La misión total involucra acción, ejemplo, seguimiento, pedagogía, compromiso y sujeción. La diferencia entre creer en Jesús y seguir verdaderamente a Jesús inicia con el compromiso de entender y ejercer un discipulado vivo en el evangelismo de los nuevos creyentes.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: