La administración del tiempo

Con Espíritu y Propósito

¿Hace usted un buen uso de su tiempo? En realidad, usted no puede administrarlo; tampoco puede detenerlo o apresurarlo, pero ¡sí puede aprender a sacar el mejor provecho de él!

“Sacar el mayor provecho del tiempo” se ha convertido en uno de los dichos populares más famosos que se ha mal entendido. La buena administración del tiempo no es marchar al ritmo de algún régimen riguroso y estricto que lleva el camino de la productividad. Más bien, es hallar la libertad de ser todo aquello para lo que Dios nos creó, equilibrando nuestra vida y actuando como un mayordomo sabio del tiempo. Esa sabiduría se expresa de manera poética en la agradable cadencia del capítulo 3 de Eclesiastés, donde se nos invita a vivir en armonía con el suave movimiento del Señor… es ir con la corriente Dios.

“Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el…

Ver la entrada original 383 palabras más