Los enemigos de los bueyes (Parte 14 “La falta de reposo)

Éxodo 23:12 »Tienes seis días en la semana para hacer tu trabajo habitual, pero el séptimo día dejarás de trabajar. Así tu buey y tu burro podrán descansar, y también recobrarán sus fuerzas tus esclavos y los extranjeros que vivan en medio de ti.

En esta publicación hablaremos de la falta de reposo como un enemigo de los bueyes que son figura de los ministros, de los siervos de Dios.

El cansancio es una condición natural después de una ardua labor, pero permanecer en ese estado se puede convertir en un enemigo mortal. La falta de reposo en lo físico puede provocar que la presión sanguínea aumente causando estrés y que suban los niveles de colesterol corriendo el riesgo de una enfermedad cardiovascular, también se pueden dar trastornos del metabolismo y muchos más. Este tema es práctico y debe tomarse en cuenta para cuidar nuestro cuerpo que es templo del Espíritu Santo, porque a veces el afán de querer hacer las cosas bien y de tener para suplir todas las necesidades no nos deja reposar y esto puede traer consecuencias graves. “Más vale un puño lleno con descanso, que ambos puños llenos con trabajo y aflicción de espíritu.” (Eclesiastés 4:6).

Veamos algunos personajes que fueron víctimas del cansancio y sus consecuencias:

MOISÉS

“Desfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo.” (Éxodo 18:18).

Éxodo 18 dice que Moisés se sentaba a juzgar al pueblo desde la mañana hasta la tarde y Jetro, su suegro, le aconseja que nombre jueces para que lo ayuden en la obra porque el trabajo era demasiado, ya que atendía problemas de todo el pueblo que lo hacían detenerse. Muchas veces se quiere resolver todos los asuntos y no se confía en otras personas para pedir ayuda.

El estar rodeado de problemas, al igual que la falta de delegación, provoca cansancio, y se corre el peligro de desfallecer, no solo el ministro o los líderes sino también el pueblo. Administrar los problemas y confiar en las delegaciones permite reposar.

ESAÚ

Génesis capítulo 25 nos muestra a un Esaú que vuelve del campo cansado y con hambre, ya desfallecido cambia su primogenitura por un plato de lentejas y se la da a su hermano Jacob (engañador). Vemos que este personaje viene del campo (el mundo) cansado, esto nos recuerda la semilla sembrada entre espinos donde los afanes de este mundo y el engaño de las riquezas ahogan lo espiritual y lo dejan sin fruto.

El cansancio de Esaú lo hizo menospreciar la primogenitura, y al ser engañado cambió lo espiritual por lo material, este cansancio hace poner la mirada solo en lo terrenal pensando que de allí vendrá la ayuda y se olvida la prioridad de buscar el Reino de Dios. “Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas.” (Lucas 12:30)

ENEMIGOS QUE ATACAN CUANDO ESTAMOS CANSADOS AMALEC

“Acuérdate de lo que te hizo Amalec en el camino cuando saliste de Egipto,” (Deuteronomio 25:17)

Amalec atacó a los más débiles, los que se habían quedado atrás y a los que estaban cansados, este enemigo espera a que se esté agotado para atacar, pero ¿cómo ataca? De muchas formas, uno de los significados del nombre Amalec es pueblo que lame.

Recordemos a los perros que lamían las heridas de Lázaro el mendigo, el cansancio espiritual puede llevar al ministro a buscar soluciones rápidas y que dan un alivio pasajero a las necesidades del pueblo y ya no señalar las cosas que están mal y que posiblemente no agraden a la mayoría pero que son necesarias y que traerán la solución definitiva.

ISBI-BENOB

“Volvieron los filisteos a hacer la guerra a Israel, y descendió David y sus siervos con él, y pelearon con los filisteos; y David se cansó.” (2 Samuel 21:15)

Cuando David se cansó por la batalla, un descendiente de los gigantes llamado Isbi-benob, que significa: que toma cautivo, lo quiere matar con una espada nueva. Al estar en constantes batallas se deja de reposar y este enemigo se puede presentar con una espada nueva, un nuevo evangelio para llevarnos cautivos con una nueva doctrina o con una nueva forma de interpretar la palabra de Dios, este es un enemigo que quiere matar a los bueyes, a los ministros que sirven al Señor.

¿CÓMO SE PUEDE REPOSAR?

Buscando la presencia de Dios en nuestro caminar según Éxodo 33:14 y dejándonos pastorear, para estar bajo cobertura y descansar en verdes pastos o sea en la palabra fresca (Salmo 23).

Recordemos que Jesús también se cansó y se sentó junto a un pozo para seguir haciendo la obra, evangelizó a la samaritana pero reposando junto al agua de la palabra (Juan 4:6).

Otra forma de reposar es confiando y delegando, teniendo ayudas que sostengan los brazos mientras se ganan las batallas, que un ministro repose, es responsabilidad de todos aquellos que estamos bajo su cobertura.

Para finalizar quiero hacer énfasis que para vencer al enemigo “falta de reposo” es necesario buscar al Señor que dice venid a mí todos los cansados y yo los haré descansar y por contradictorio que parezca nos hace descansar llevando un yugo que se le coloca a los bueyes para trabajar, entonces es así como hallaremos reposo para nuestras almas. ¡Siervo de Dios trabaja con el yugo del Señor!