Los enemigos de los bueyes (Parte 7 “Enemistades y Venganza”)

Balac hizo matar bueyes y ovejas, y envió a Balaam, y a los príncipes que estaban con él  Números 22:40.

Aquí vemos a otro enemigo de los bueyes, es decir de los siervos de Dios, pero no solamente de ellos sino también de las ovejas, vemos como Balac, que es un enemigo de Israel, los mata. Esto tiene un significado ya que este hombre tenía enemistad con el pueblo de Dios, lo que nos deja ver que las enemistades pueden llevar al sentimiento de venganza y dañar a los que están con el ministro o líder, y se puede enfocar incluso en el aspecto familiar en donde el deseo de venganza de los padres puede involucrar a los hijos muriendo toda la familia. Según estudiosos de la conducta la necesidad de venganza se vuelve una obsesión que tiene una gran relación con el rencor y con la necesidad de poder o de conservar el mismo. Veamos en este tema algunos personajes que sucumbieron ante la enemistad y la venganza.

SAÚL

“Pero los hombres de Israel fueron puestos en apuro aquel día; porque Saúl había juramentado al pueblo, diciendo: Cualquiera que coma pan antes de caer la noche, antes que haya tomado venganza de mis enemigos, sea maldito. Y todo el pueblo no había probado pan.” 1 Samuel 14:24.

En este pasaje vemos como la necesidad de Saúl de vengarse de sus enemigos lo lleva a involucrar al pueblo y hacer un juramento para limitarse de alimento a causa de su deseo de venganza,llevándolos al cansancio. La venganza lleva al cansancio y a través del temor a hacer incluso que la gente no se alimente, ni haga uso de la revelación que les podría abrir los ojos. La enemistad que lleva a la venganza menosprecia la revelación verdadera y se la niega a las ovejas.

SAÚL Y DAVID

“Y Saúl dijo: Decid así a David: El rey no desea la dote, sino cien prepucios de filisteos, para que sea tomada venganza de los enemigos del rey. Pero Saúl pensaba hacer caer a David en manos de los filisteos” 1 Samuel 18:25.

Nuevamente vemos a Saúl con deseos de venganza hacia sus enemigos; sin embargo, este deseo se inclina ahora hacia David ya que éste empezaba a destacar y el pueblo lo amaba por las grandes victorias que le daba. Esto genera temor en Saúl y le tiende una trampa sin importar el costo, quiso matar a David usado como pretexto la venganza sobre los filisteos. Y dice la palabra de Dios que Saúl siempre fue enemigo de David.

Puede ser que cuando alguien empieza a destacar dentro de un ministerio puede surgir temor dentro del corazón de su autoridad al no sentir seguridad en el llamado de Dios hacia su vida y lo ve como un enemigo, tratando incluso de que no surja como un guía dentro del pueblo.

SANSÓN

“Entonces clamó Sansón a Jehová, y dijo: Señor Jehová, acuérdate ahora de mí, y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojosJueces 16:28.

Sansón quería vengarse de sus enemigos,curiosamente no tiene ojos, lo que quiere decir que la venganza quita la visión o la falta de visión nos lleva a la venganza, lo más terrible es que un joven lleva a Sansón hacia las columnas del templo y seguramente pereció junto con él al derrumbarlo.

Las últimas palabras de Sansón fueron “muera yo con los filisteos”, la venganza trae la muerte de los enemigos, de sí mismo y de quien lo sigue. Puede haber siervos que estén ciegos por el rencor y la venganza, y los jóvenes que los siguen que aún no disciernen, se pueden contagiar tanto de la enemistad que también pierden su vida.

LA ENEMISTAD PROVOCA RENCOR Y ESTE GENERA VENGANZA

La palabra venganza en hebreo puede ser traducida también como rencor y al estudiarlo vemos que éste genera una necesidad de venganza.

El rencor es un enojo profundo y arraigado que desequilibra y enferma el cuerpo y la mente según lo definen algunos psicólogos.

Veamos algunos ejemplos.

ESAÚ

Esaú, pues, guardó rencor a Jacob a causa de la bendición con que su padre lo había bendecido; y “Esaú se dijo: Los días de luto por mi padre están cerca; entonces mataré a mi hermano Jacob” Génesis 27:41.

El engaño que sufrió a manos de su hermano lo hizo guardar rencor y esperar el momento oportuno para vengarse. Al huir Jacob su venganza fue dirigida hacia sus padres. Quizá el rencor pueda hacer que una persona se amargue contra su cobertura al pensar que favoreció a un consiervo, esto puede traer la destrucción de la relación del buey o ministro con su cobertura y perder así sus bendiciones.

“Note dejes vencer del mal, o del deseo de venganza, más procura vencer el mal con el bien, o a fuerza de beneficios” Romanos 12:21.

Este texto nos muestra que se debe luchar contra el deseo de venganza, ya que éste puede destruir a siervos de Dios y a los que están con él. Además el hacer justicia por propia mano es una usurpación ya que el Señor dijo “mía es la venganza”. El que hace algo por venganza está ocupando el lugar y la función que le pertenece a Dios.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: