La Fiesta de Tabernáculos: una cosecha abundante

La Fiesta de Tabernáculos, durante la cosecha del otoño, representa los 1000 años del Reino de Dios en la tierra. Ésta será una abundante cosecha espiritual.

Con Satanás removido (representado en Expiación) y Jesucristo reinando como Rey de Reyes (representado por la Fiesta de Trompetas) el conocimiento de Dios llenará todo el mundo. Aquellos que sean fieles a Dios servirán con Jesucristo, enseñando y administrando su camino de vida durante mil años (Apocalipsis 20:4).

Analicemos algunas de las profecías acerca de esta época de paz y prosperidad, que será el resultado de vivir según el camino de Dios: Isaías 2:2-4; Isaías 11:9.

Celebraciones pasadas y futuras de la Fiesta de Tabernáculos

La Fiesta de Tabernáculos era tan importante que Jesucristo fue a Jerusalén para celebrarla, aunque sabía que su vida corría peligro (Juan 7:1-26).

Y la Fiesta de Tabernáculos está destinada a ser una fiesta internacional muy importante en el Reino de Dios, celebrada por naciones que al comienzo se resistían a hacerlo (Zacarías 14:16-19).

Ya que Jesús celebró la Fiesta de Tabernáculos, y ya que en el futuro las personas serán obligadas a celebrarla, tiene mucho sentido para nosotros celebrarla hoy.

El significado de tabernáculos

El nombre “Fiesta de Tabernáculos” proviene de los tabernáculos o moradas temporales en los que Dios ordenaba a su pueblo que debía morar en esta fiesta de siete días. Estas habitaciones temporales recordaban el éxodo de Egipto, pero también sirven para recordarnos el carácter transitorio de nuestra vida física (Levítico 23:43; 2 Pedro 1:13-15). Esto nos ayuda a entender que la vida física no es todo lo que tenemos y nos ayuda a enfocarnos en las cosas que son eternas (2 Pedro 3:10-13).

Así como las personas van a disfrutar de una época de paz y de prosperidad, el logro verdadero de estos 1000 años se verá en las personas que se comprometan verdaderamente con Dios, se arrepientan y busquen primero su reino y justicia. Este período en la historia traerá una gran cosecha de futuros hijos de Dios.