RECUPERANDO LA VISIÓN

Lucas 24: 13-23

Habían pasado tres días que Jesús había muerto pero los discípulos ya no eran los mismos. Algo había pasado con ellos, no solo habían perdido a su maestro sino que en tan solo tres días habían perdido la presencia de Dios en sus vidas. Hay momentos en nuestras vidas donde ya no lo sentimos pero en realidad nosotros somos los que nos hemos perdido de Dios y de sus maravillas.

Cuando el Espíritu Santo llega a nuestras vidas lo hace como un viento recio o como lenguas de fuego y aunque no lo podemos ver, sabemos que está allí pero cuando el Espíritu Santo se va, lo hace sin hacer ruido, se va sin que nos demos cuenta.

Es difícil perder una casa… Es difícil perder un dinero, es duro perder un trabajo pero si hay algo que nunca podemos permitirnos perder es la presencia de Dios.

Que no nos pase lo que les sucedió a los discípulos.

  • 16 “… pero no lo reconocieron, pues sus ojos estaban velados”

Lo primero que pasó en los discípulos fue que perdieron la visión. Caminamos pero sin visión, como Sansón. Vamos a una iglesia, incluso somos líderes… ¡pero sin visión! Todo esto porque perdimos el verdadero propósito de nuestras vidas… Dios. Y aunque ellos no podían ver a Jesús, Él estaba con ellos. Él no se había ido.

Aunque hoy, tú no puedas ver qué vas a hacer con tu vida, qué planes se vienen de aquí en adelante… ¡Dios está contigo! Y quiere devolverte la visión.

  • 17 ¿Qué vienen discutiendo por el camino? —les preguntó. Se detuvieron, cabizbajos…

¿Cómo nos damos cuenta que perdimos la presencia de Dios? Cambia nuestra forma de hablar, comenzamos a discutir por todo y con todos y principalmente, decae nuestro semblante.

Los discípulos ya no estaban hablando de fe, ya no estaban hablando con esperanza ni en términos de victoria. Su lenguaje había cambiado, estaban discutiendo, estaban desanimados, sus palabras eran de derrota.

Cuando uno pierde la presencia de Dios en su vida, su forma de hablar cambia, sus palabras ya no tienen ese fuego, esa pasión, esa fe sino que se vuelven palabras de fracaso, de derrota, y comenzamos a tener disputas y contiendas con otros.

¿Sabes por qué son tan importantes las palabras? Porque las palabras muestran lo que hay en tu corazón. La Biblia dice que de una misma cisterna no puede salir agua dulce y agua amarga. Recuerda que “De la abundancia del corazón habla la boca”. Si tu corazón está lleno de Dios, hablarás de Dios.

Muéstrame una persona que hable con autoridad, que predique con poder, que siempre hable palabras de fe y yo te mostraré una persona que vive en la presencia de Dios.

Los discípulos no solo habían cambiado sus palabras sino que además ahora estaban tristes. Cuando una persona pierde la presencia de Dios pierde automáticamente el gozo y la alegría, siguen haciendo las cosas pero es por costumbre. Lo hacen por obligación pero ya no por amor.

Cuando yo tengo la presencia de Dios hay algo que arde dentro de mí que me empuja a trabajar en la obra de Dios. Cada cosa que me delegan es una bendición y no una carga, hago todo con alegría y siento que es un privilegio ya que no estoy trabajando para un hombre sino para el Rey de Reyes y Señor de Señores.

  • 19-20 — ¿Qué es lo que ha pasado? —les preguntó. — Lo de Jesús de Nazaret. Era un profeta, poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo. Los jefes de los sacerdotes y nuestros gobernantes lo entregaron para ser condenado a muerte, y lo crucificaron…

Cuando una persona pierde su presencia empieza a vivir en el pasado. Los discípulos comenzaron a hablar de Jesús en términos de pasado, como si todo ya hubiera terminado.

Cuando una persona pierde la presencia de Dios, empieza nuevamente a vivir en su pasado.

Yo antes tenía la presencia de Dios.

Yo antes predicaba.

Yo antes era bendecido.

Antes era así…

Recuerda que en el pasado no hay futuro.

Cuando tu corazón arde por Su presencia entonces sabes que Jesús vino para darnos un presente diferente y un futuro de bendición. Así que, no permitas que nada te robe su presencia y te devuelva al pasado.

  • 21… Pero nosotros abrigábamos la esperanza de que era Él quien redimiría a Israel. Es más, ya hace tres días que sucedió todo esto.

Cuando pierdes la presencia de Dios pierdes la esperanza y la fe. La fe de estos hombres que habían visto a Jesús resucitar muertos, sanar enfermos y hacer toda clase de milagros… había empezado a menguar.

No te llenes de duda ni de temor, llénate de fe y de esperanza. Cuando pierdo la presencia de Dios me vuelvo una persona temerosa, que vive por la lógica y deja de vivir por fe.

Debemos vivir en la presencia de Dios todos los días de nuestras vidas.

  • 28, 29 Al acercarse al pueblo adonde se dirigían, Jesús hizo como que iba más lejos. Pero ellos insistieron: —Quédate con nosotros, que está atardeciendo; ya es casi de noche. Así que entró para quedarse con ellos.

Tú y yo no necesitamos una visita de Jesús, necesitamos que Jesús se quede con nosotros. La actitud de los discípulos de anhelar hizo Jesús se quedara con ellos.

¿Qué sucedió una vez que Jesús se quedó con ellos?

  • 30-35 Luego, estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero Él desapareció. Se decían el uno al otro: — ¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras? Al instante se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron a los once y a los que estaban reunidos con ellos. « ¡Es cierto! —decían—. El Señor ha resucitado y se le ha aparecido a Simón». Los dos, por su parte, contaron lo que les había sucedido en el camino, y cómo habían reconocido a Jesús cuando partió el pan.

Recuperaron la visión. Ver.30, 31

Su corazón volvió a arder. Ver. 32

Recuperaron la fe. Ver. 34

Volvieron a trabajar en su llamado.