LA AMARGURA 2 Estudio completo

Toda herida o trauma trae Dolor, que puede ulcerar las emociones hasta destrozar a la persona en su interior. El dolor es disfrazado de ira, agresividad. Los padres ayudan a desarrollar una conducta agresiva en los hijos, porque hay una gran influencia de los modelos familiares en los niños.

Te sugiero que hagas un ejercicio de autoevaluación de agresión que Silvia Shturman propone en su libro Atrévete a ser tú mismo.

Nunca 1
A veces 2
A menudo 3
Muy a menudo 4

 Con toda honestidad y de acuerdo con tu comportamiento valora las situaciones descritas con la puntuación que aparece en el recuadro:

  1. Interrumpo las conversaciones de los demás.
  2. Recuerdo a los demás sus errores constantemente.
  3. Critico a los demás continuamente.
  4. Tiendo a gritar y enojarme con frecuencia.
  5. Amenazo a los demás para lograr lo que quiero.
  6. Creo que siempre tengo la razón.
  7. Hago bromas pesadas con respecto a los demás.
  8. Cuando me comunico grito y mi cuerpo se muestra rígido.
  9. Exijo a los demás su ayuda y atención.
  10. Hago esperar a los demás a propósito.
  11. Tengo conflictos con muchas personas.
  12. Quito importancia a los logros de los demás.

Por favor suma el total de los puntos:

De 48 a 36 conducta agresiva alta.

De 35 a 24 conducta agresiva media.

De 23 a 12 conducta agresiva baja.

Si respondiste con honestidad a esta evaluación, ya descubriste cuál es tu tendencia de conducta. Ahora debes reflexionar en las consecuencias graves que esto puede generar si no decides cambiar escondiéndote en la frase popular: Genio y figura hasta la sepultura. Desafortunadamente esto perjudica a nuestra familia, principalmente a nuestros hijos, nietos, etc., porque esta conducta se puede transmitir por varias generaciones hasta que alguien diga: ¡BASTA!, HOY DECIDO CAMBIAR.

 La amargura llega por una herida o trauma no sanada o resuelta que lleva a la persona al rencor, endureciendo su corazón al paso del tiempo con la decisión de no perdonar.

La amargura es como un YESO.

  • Te mantiene rígido.
  • Te irrita.
  • Te asfixia.
  • Paraliza la mente y las emociones.
  • Paraliza tu voluntad.

LOS AMARGADOS.

  1. Se sienten usados y abusados.
  2. Se desquitan con ellos mismos.
  3. NO saca lo que siente o piensa. Se reprime y se lo aguanta.
  4. Cree que todos están en su contra.
  5. Piensa que todos le quieren robar, usar y abusar.
  6. Les da el complejo de víctima.
  7. Afecta las emociones. El amor se convierte en odio de inmediato.
  8. Afecta sus actitudes. Se vuelven: apáticos, fríos, indiferentes. Estas actitudes en el matrimonio son mortales.
  9. Afecta la mente: Se vuelven cínicos, criticones, piensan que todo está mal, hacen juicios severos, son pesimistas, todo es negativo, le echan la culpa a Dios, su fe se convierte en duda. 

Ejemplo en el matrimonio:

La esposa se siente encerrada, frustrada, que no la sacan, etc. Esto hace que maldiga a la persona o desee el mal de su pareja, con todo lo que conlleva.

¿CÓMO ME LIBERO DE LA AMARGURA?

  • Deja de verte y pensar en ti mismo:
  • Pobre de mí.
  • Me duele lo que me hicieron.
  • Que gachos…
  • No te juntes con otros amargados. Busca gente que ha superado la amargura.
  • No permitas que los pensamientos agresivos de defensa propia te dominen.

Solo el perdón total de corazón nos da la sanidad y el alivio que necesitamos no hay sustituto.