LA AMARGURA 1 Estudio completo (Hebreos 12:15)

Lo más difícil de manejar, tolerar y aguantar, son las Relaciones Humanas. Donde hay dos o más personas, siempre habrá en algún momento Desacuerdos.

Los humanos al estar alejados de Dios, no desarrollamos la habilidad de controlar nuestras emociones. Las discusiones exaltadas, peleas y asesinatos surgen de las emociones fuera de control.

Tenemos dos cerebros (simbólicamente hablando):

* Intelectual.

* Emocional.

Pero el emocional funciona más rápido que el intelectual.

La sociedad mundial está en crisis y sufre de dos enfermedades mentales y espirituales que agobian el alma de casi todas las personas del mundo:

  1. Depresión.
  2. Agresividad.

 

Al no estar cercanas a Dios se dejan llevar fácilmente por sus impulsos (Romanos 12:2).

El Impulso se convierte en un Instrumento de la emoción. Es un sentimiento que se apresura por expresarse en acción.

Las personas impulsivas carecen de 4 cosas:

  • Autocontrol.
  • Voluntad.
  • Carácter.
  • Moral.

Vivimos en medio de una sociedad impulsiva que carece de: Auto control y compasión (misericordia, dar una oportunidad más). La compasión llega con la empatía (Romanos 12:8).

EMPATÍA: Es la capacidad de interpretar y comprender las emociones de los demás.

La familia post-moderna ha llegado a perder la empatía y se han vuelto más insensibles, materialistas, egoístas y avaros. La televisión es un maestro potencial que enseña la filosofía post-moderna:

*Infidelidad (matrimonio).

*Inmoralidad: drogas, alcohol, deformación de la personalidad en la sexualidad, pornografía,  depravación, fornicación…

*Violencia.

*Ocultismo.

*Romances entre parejas de niños (7 a 10 años).

Los padres están afanados en el trabajo y descuidan o abandonan a los hijos. La televisión, películas y la música influyen en la formación de los patrones mentales: formas de pensar, creencias y deseos.

Hay personas que tienen un coeficiente intelectual muy alto, pero son un desastre en sus emociones, y por eso fracasan en sus relaciones familiares. Lo ideal es tener un balance o equilibrio entre las dos inteligencias: Intelectual y Emocional.

EMOCIÓN: Latín motere = moverse, alejarse.

Las emociones son impulsos que te llevan a la ACCIÓN. La emoción es un sentimiento con su pensamiento. Es importante vivir con emociones sanas para vivir en armonía:

  • Con Dios.
  • Con uno mismo.
  • La pareja.
  • Los hijos.
  • Con el prójimo.

La mayoría de nuestra sociedad carece de sanidad emocional, autocontrol y compasión. La falta de compasión trae: insensibilidad, rencor, agresividad, odio, venganza, asesinato (Santiago 4:1).

La base de la sociedad es el matrimonio, por lo tanto es necesario invertir tiempo, dinero y esfuerzo para mantenerlo sano y saludable. Es un asunto de los dos y no solo de uno.

 EL RENCOR Y LA VENGANZA 2 Samuel 2:17-23

Reflexionemos en una historia bíblica en la época del Rey David.

Era un tiempo de cambios políticos, de Saúl a David. La guerra terminó. Ganó David y sus soldados. Abner, un soldado del ejército se retiró derrotado. Asael, un soldado del ejército vencedor lo persiguió, lo hostigó y lo desesperó. Abner le dio dos oportunidades de vivir (misericordia). La necedad de Asael lo llevó a la muerte.

El necio (Asael en este caso):                   • No entiende razones.

  • No ve oportunidades.
  • No valora su vida.
  • Es insensible.
  • Se monta en su macho.
  • Es torpe y perverso.
  • Hace locuras.
  • En indiscreto.

 ¿En cuántos problemas te has metido por necio(a)?

Esa necedad lo único que dejó es rencor y venganza, en Joab, hermano de Asael. Las consecuencias de la terquedad y obstinación son muy altas. Es un problema que solo genera dificultades y muerte.

2 Samuel 3:22-39

Joab, hermano del necio Asael, guardó en su corazón rencor y odio. Esta emoción negativa traía su pensamiento bien arraigado llamado: venganza.

La guerra había terminado y Joab no pensó en la necedad de su hermano, solo vio el final del incidente, la muerte. No quiso saber o decidió ignorar la actitud y los actos de su hermano. Es posible que ya trajera cierto resentimiento, rencor y odio hacia Abner y esta era una oportunidad para descargar su ira y saciar su sed de venganza.

Este sentimiento (la venganza) piensa de la siguiente manera:

  • Ojo por ojo, diente por diente.
  • Desquite.
  • Me las vas a pagar.
  • Ahora va la mía.
  • Para que sienta lo que sentí.
  • Por mi cuenta corre que…

En la familia, la venganza se refleja en las malas actitudes, el tono de voz, las palabras hirientes, la desobediencia, etc. El problema no es el desacuerdo sino la actitud que tomamos después de la expresión del desacuerdo, como las siguientes cuatro:

  • Perdón, tolerancia, misericordia, amor, placer.
  • Agresivo, ira, enojo.
  • Indiferencia, insensible, silencio sepulcral.
  • Tristeza, desánimo, melancolía, depresión.

Por lo tanto, hay cuatro expresiones faciales básicas que expresan nuestras emociones:

Nuestras actitudes reflejan nuestro estado emocional y de ánimo. Joab se puso una máscara ante Abner, la de placer sobre la de ira. Cubrió su verdadero sentimiento, no fue sincero consigo mismo, decidió por la hipocresía. La máscara del que todo está bien, por lo general son personas traicioneras que no quieren tratar el asunto con la persona y prefieren hablar mal o murmurar detrás de ella.

2 Samuel 3:26-27

No comentó sus planes de venganza. Se puso la máscara de hipocresía, y descargó su venganza. El vengativo y el traicionero traen la careta del todo está bien, no hay problema, olvídalo, no fue nada, etc.

Joab usó un cuchillo… ¿Y nosotros?

Podemos usar lo siguiente:

  • Palabras
  • Actitudes
  • Rebeldía
  • Desobediencia
  • Violencia
  • Juicio

Después de la herida o trauma, sigue el Resentimiento, Rencor, Odio, y el siguiente paso es la Venganza. La venganza trae maldición en la familia en todas las áreas -. Las familias rencorosas y vengativas viven bajo maldición, que puede pasar por varias generaciones.

2 Samuel 3:28-29

La maldición se proyectó en cuatro áreas: Hemorragias, lepra, muerte violenta y hambre, en Joab, en su familia y su descendencia.

Hemorragias. Heridas emocionales que traen enfermedades mentales, depresión crónica, amargura, rencor, odio, etc.

Lepra. Pecado, alcohol, drogas, tabaquismo, inmoralidad sexual, enfermedades físicas degenerativas e incurables.

Muerte violenta. Accidentes, asesinato.

Hambre. Pobreza, escasez.

 Proverbios 20:22 Nunca digas: ¡Me vengaré de ese daño! Confía en el Señor, y Él actuará por ti.

¿Valdrá la pena vivir bajo las consecuencias de la venganza?

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: