PEQUEÑAS DECISIONES

“La vida es  la suma de tus  elecciones”.

ALBERT CAMUS

 Tomar una decisión es la única distancia que lo separa de  lograr un cambio completo en su vida. Aunque es curioso, es posible que usted no sepa cuál es esta decisión.  Es natural pensar que una decisión transformadora y tan grande sería obvia, sin embargo, todos los días, y durante todo el día, tomamos pequeñas  decisiones, una tras otra. Y estas decisiones se acumulan cada una entretejida con las demás, formando el tapiz que representa la historia de nuestra vida.

Por eso la dirección Divina es tan importante, esto requiere aceptar la responsabilidad de tomar las decisiones y alinearlas con los principios de Dios y luego darle seguimiento con una acción dedicada. De una manera u otra cada decisión que usted toma será de por vida, ya sea que se discierna adónde lo llevará o no esa decisión. Así que, si quiere cambiar su vida, si quiere coherencia entre lo que cree y como vive y si está dispuesto a dejar que Dios escriba la historia de su vida.

LA ELECCIÓN ES SUYA

Al fin y al cabo, está en su mano decidir lo que va a creer, para que quiere vivir y que defenderá. La dirección Divina puede ayudar a darle las herramientas que necesita para tomar decisiones inspiradas por la divinidad, decisiones que enfrentará todos los días desde ahora en adelante.

Es imperativo buscar la sabiduría de Dios para saber cómo tomar las mejores decisiones sobre siete aspectos clave de la vida (comenzar, detenerse, quedarse, continuar, servir, relacionarse y confiar). Cada una comienza con una decisión primaria que le ayudará a vivir la historia que quiere contar. Incluso más importante, como el tomar sus decisiones le ayudará a contar la historia que Dios quiere que usted cuente.

Al comenzar a tomar una decisión Divina tras otra, verá que su historia toma forma, la historia que Dios quiere contar mediante su persona. Y con la ayuda de Dios podrá usar la potente libertad que Él le otorgó para transformar su vida. Si le desagrada el rumbo en que va su vida, tengo buenas nuevas para usted: Dios puede hacer que las cosas trabajen en conjunto para su bien (Romanos 8:28). Él está comprometido con usted y quiere mucho más de lo que usted está dispuesto a aceptar ahora. Usted no puede alterar su pasado, pero Dios puede ayudarle a reescribir su historia y cambiar su futuro.

El Señor no le creó para que viviera una vida trágica, siempre luchado solo para terminar derrotado debido a algunas malas decisiones (o tal vez solo una). Al contrario Él le hizo para que viviera plenamente, confiando en Él para redimir su dolor con su poder. Dios no está enfocado en su felicidad, sino en su búsqueda de Jesús, quien satisface su alma como nadie más. De modo que, si está listo para comenzar, la mejor decisión que puede tomar ahora mismo es pasar la página.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: