NADIE ES MÁS IMPORTANTE QUE PAPÁ

Cada mes, miles de hombres se convierten en padres por primera vez, y con poca o con ninguna capacitación se lanzan en llevar a cabo el papel más importante de la sociedad, ser papá. La mayoría no tiene ni idea de lo que es la paternidad, por eso, si usted es papá la respuesta favorita a cualquier pregunta de sus hijos es: “Pregúntale a tu mamá”.

Por tal motivo Dios quiere mostrarnos porque “nadie es más importante que papá”, ya que en la actualidad la paternidad está perdiendo su importancia, es algo que a los hombres se nos ha olvidado, y cuando por fin nos damos cuenta ya los hijos se han ido de casa.

Hay algunas razones de por qué la paternidad está perdiendo su importancia en nuestra cultura.

3837Una de estas razones es porque los medios de comunicación proyectan a papá como una persona torpe, anticuada e inútil. Desde los programas de comedia como la familia peluche que presenta a Ludovico Peluche como un inepto a Homero Simpson que no sabe lo que hace, los medios de comunicación se mofan de papá, no es posible o es muy difícil encontrar un buen retrato de papá en ningún programa de televisión.

Hay una continua irreverencia sobre la paternidad en los medios de comunicación, y por consiguiente esta continúa devaluándose en nuestra sociedad. La paternidad debe valorarse.

El movimiento feminista también ha contribuido a esto. Margaret Meade, la antropóloga que ha influenciado más a la mujer moderna, describió el rol del hombre como incierto, indefinido y quizás innecesario.

Muchos pensamos que el movimiento feminista se trataba de la igualdad, pero según Margaret Meade no es así, este tipo de mentalidad (incierto, indefinido e innecesario) nos llevaría a la extinción del hombre.

Elisabeth Gould Davis atacó la masculinidad con las siguientes palabras: “La masculinidad sigue siendo una característica genética recesiva como el daltonismo o la hemofilia, las cuales están vinculadas”. La sospecha de que la masculinidad es anormal y el cromosoma “y” es una mutación accidental probando que no es buena para la raza humana es fuertemente apoyada por los descubrimientos más recientes de  genetistas. Los asesinos por naturaleza y los delincuentes estudiados, poseían no uno sino dos cromosomas “y”, cargando una doble dosis de una masculinidad genética indeseable.

Dese cuenta de las palabras de esta mujer: anormal, indeseable, mutación accidental, no es buena para la raza humana; Gloria Staylme lo resume mejor cuando dijo: “una mujer sin un hombre, es como un pez sin bicicleta.

Hoy por hoy la figura del padre está en crisis en parte por los medios de comunicación se mofan de ella y en parte por  el movimiento feminista. Pero ya no es un asunto de igualdad, es un asunto de poder y esto se debe en parte por la irresponsabilidad del hombre, nosotros los hombres hemos fallado miserablemente como padres. Muchos de nosotros preferimos poner nuestros intereses sobre los intereses de nuestros hijos, preferimos ver un partido de futbol que patear una pelota con nuestros hijos y muchos hombres tratan de ser egoístas porque después de todo trabajan mucho.

Papá escucha bien, Dios ha puesto la responsabilidad en tus hombros, nadie es más importante que tú (Efesios 6:4), este es un mandamiento del ser supremo diciendo: deja de provocar en ira a tus hijos, eso es lo negativo, pero por el lado  positivo dice: “edúcalos, instrúyelos”, pero es bien fácil escapar de esta responsabilidad dejándola a la mujer, y ellas hacen todo lo posible, y la mayoría de las veces hacen un mejor trabajo que nosotros.

DisciplinaSin embargo Dios ha puesto esta responsabilidad en nuestros hombros, y es por eso que nadie es más importante que papá. Todas las investigaciones sociológicas sobre la importancia que juega la figura del padre en una familia, todas, señalan lo mismo, que los hijos sin padre no sobresalen.

Padre, si estás pensando abandonar tu familia porque ya no aguantas a tu esposa o sientes que tus hijos te van a volver loco, o quizá la vida en familia no es lo que soñaste, antes de tomar cualquier decisión considera seriamente las estadísticas sociológicas, y esto no es para condenar a las madres solteras, esa no es la intención, las admiro, pero tampoco podemos ignorar que las hijas sin padre tienen un 53% más de probabilidad de casarse durante la adolescencia, ¿quiere eso para su hija?

Las niñas sin padre tienen un 92% más de probabilidad de terminar prematuramente su matrimonio. Nadie lo hace mejor que mamá, pero nadie es más importante que papá, las niñas sin padre son las más afectadas.

Los niños sin padre son dos veces más probables de abandonar la escuela secundaria,  papá el día que tu abandonas tu hogar duplicas la probabilidad de que tu hijo no termine la escuela, no porque sean torpes, sino porque están afectados emocionalmente, sus corazones están destrozados por el abandono del padre, y debemos de cuidar el corazón de nuestros hijos. Los que son maestros lo pueden constatar ya que lo ven todos los días en los estudiantes.

Papá alguien te tiene que decir que nadie es más importante que tú, los hijos sin padre tienen un 50% más de probabilidad de presentar problemas de aprendizaje, estos niños tienen 20% más de probabilidad de presentar problemas de conducta, el 80% de trastornos de disciplina y psicológicos que presentan los jóvenes son porque vienen de familias donde el padre estaba ausente. Son 32% más probables de irse de sus casas, 10% más probables de caer en el infierno de las drogas, son 33% más probables de ser abusados y 73% más de ser abusados fatalmente y 8 veces más probables de que vayan a parar a la cárcel, el 70% de todos los jóvenes internados en un centro de detención juvenil provienen de hogares con padres ausentes. Con razón Dios dijo: “Yo aborrezco el divorcio” ¿Por qué? Porque destruye a los hijos, los deja en un atasco emocional.

El consejo de Dios para nosotros los padres es el siguiente: “No debemos provocar a nuestros hijos”, no olvidemos lo que efesios 6:4 nos dice, enojar significa provocar a alguien, y Dios dice en su palabra que la única persona que puede inducir eso en la vida de un hijo es papá, es el único que puede implantar ese espíritu de rabia en la vida de un niño.

Es por eso que tenemos a una generación de jóvenes encendidos en enojo, basta ver las noticias, además el 85% de los adolescentes admiten que han considerado el suicidio como una opción viable,  tenemos a una generación de exasperados, hostiles, los maestros los ven todos los días.

Algunos padres son abusivos físicamente, no debe haber lugar para eso en un hogar, cuando estos niños crecen lo hacen odiando a papá, crecen con coraje; otros son abusivos verbalmente, necesitamos entender que nuestras palabras son más poderosas que los puños de nuestras manos (proverbios 18:21), nuestras palabras llevan veneno o vitaminas, no se necesita mucho para quebrar el espíritu de un niño, con el sarcasmo o con palabras que queman, papá deberías de estar dándoles vitaminas verbales a tus hijos, diles lo que están haciendo bien. Asegúrate de que sientan tu aprobación.

Algunos padres son abusivos al estar ausentes, los hombres por lo regular viven en dos mundos, el personal y el profesional, los hombres por naturaleza somos competidores, para nosotros todo es un concurso, constantemente el hombre está estableciendo jerarquía y una posición en su mundo de influencia, es por eso que el hombre se esfuerza por controlar y conquistar todo a su alrededor, es por eso que los títulos son importantes, es un área donde se puede conquistar y presumir, es por eso que traer el mejor coche, lucir bien, firmar con la mejor pluma es importante para nosotros, por eso nos encanta este mundo, pero, nos va de la patada en el otro mundo, en el mundo personal.

people-3120717_960_720Por naturaleza los hombres no somos interpersonales, nos cuesta mucho trabajo desarrollar relaciones interpersonales íntimas y significativas, nos cuesta mucho ser el esposo adorado, preguntémonos esto, si nos llegásemos a morir, ¿nuestra esposa se sentiría aliviada?, ¿cuánto tiempo le tomaría reemplazarte?

Nos cuesta mucho ser el héroe de nuestros hijos, muchas veces al llegar a casa nuestros hijos en lugar de estar alegres, refunfuñan de nosotros, ese es nuestro mundo personal. Nos va mal en este mundo porque no nos sentimos cómodos, por naturaleza no somos afectuosos, tenemos que aprender a serlo.

Las mujeres por otra parte son interpersonales, les encanta hablar y les encanta desarrollar amistades, de hecho las niñas se centran en las personas muestra de esto que cuando empiezan a dibujar, las niñas se centran en personas o en caras y cuando los niños empiezan a dibujar, dibujan cosas, y si dibujan personas es porque alguien tienen que manejar esas cosas.

Esto no cambia mucho con la edad, las mujeres se siguen concentrando en las personas y los hombres es las cosas.

Como podemos ver, vivimos en dos mundos completamente diferentes y, como nos centramos en las cosas, la familia muere por el poco o nulo interés personal que manifestamos y esta muere por la ausencia de un padre.

Cuando sobresalimos en el mundo profesional, pero fracasamos en el mundo personal estamos provocando a ira a nuestros hijos, papá recuerda “nadie es tan importante que tú en la vida de tus hijos”.

¿Puede tenerse una vida personal plena y satisfactoria y una vida personal plena y satisfactoria? La respuesta es no. El precio de la excelencia es tiempo, energía, atención y concentración.

Nuestros hijos están pagando el precio (colosenses 3:12), en esto nos deberíamos concentrar, no en acumular juguetes, en el verso 13 y 14 nos amplía la idea, debemos hacer un verdadero esfuerzo y concentrarnos más en nuestro mundo personal porque nuestros hijos no se recuperan fácilmente.

Por años las personas piensas que los niños sobresaldrán de esta mala situación que el divorcio de las generaciones actuales les ha dejado, pero las heridas espirituales de este hecho si no son atendidas continúan abiertas aún en la madurez y aunque tengan un matrimonio exitoso.

Hay estudiosos en la materia que opinan que el divorcio, por lo antes explicado es una forma de abuso infantil, el divorcio es el pensamiento central en estos niños toda la vida, nosotros los hemos dañado de por vida.

Cada promesa incumplida, cada palabra ofensiva, cada maltrato rompe su corazón, Dios dijo en Santiago que los labios que besan nunca deberían maldecir, Nos hemos tragado la mentira de que lo que nuestros hijos necesitan es tiempo de calidad, y eso es absurdo, usamos este argumento para justificar que no estamos más tiempo con ellos.

Debemos atender las necesidades de nuestros hijos (efesios 6:4), dos palabras claves: crianza  e instrucción. Esto significa que es nuestra responsabilidad papá, no es responsabilidad del gobierno, no es la responsabilidad de la escuela, ni de los abuelos, ni de la iglesia, ni de tu esposa, son tus hijos y esa es responsabilidad tuya y debes de asumir tu responsabilidad, Dios así lo ha determinado. La etimología de la palabra criar significa alimentar o nutrir hasta la madurez, de manera que es tu responsabilidad el proveer las necesidades básicas de tus hijos (1ª Timoteo 5:8), esa es una declaración poderosísima en una sociedad donde la mayoría de las madres solteras no reciben apoyo del papá de sus hijos.

Cada padre debe entender que, aún separado, esos hijos continúan siendo su responsabilidad. Si eso significa que tienes que dormir en las calles para que puedas mandarles dinero a tus hijos pues ni modo, hazlo, tienes que atender las necesidades básicas de tus hijos.

La segunda cuestión que resaltamos del pasaje antes citado es instruirlo. Esta palabra “instruir”, no sólo significa corregir donde se equivocó, sino mostrarles el camino correcto, significa educarlos en las cuestiones de la vida.

Debemos guiar y dirigir a nuestros hijos hacia la edad adulta, y esto también es la responsabilidad de papá. Pero, necesitas estar ahí para hacerlo. Necesitas enseñar a tu hijo a ser un hombre, necesitas enseñar a tu hija a ser mujer.

Tienes que enseñar a tus hijos sobre el sexo y el éxito, el dinero y el matrimonio, sobre la fe y como criar a sus hijos, para que no sientan que están navegando su vida sin un mapa.

¿Por qué hay tanto pandillero? Porque no tuvieron un padre que los guiara y los instruyera, quizás estuvo ahí pero nunca asumió su responsabilidad, y por eso estamos perdiendo a toda una generación, porque papá falló en el rol más importante.

También enseñamos a nuestros hijos en la forma en que tratamos a nuestra esposa, en la forma en que te relacionas con las personas, es nuestra responsabilidad, es nuestra responsabilidad, es nuestra responsabilidad, y también debería ser un honor.

En casos de honor, de supervivencia o de situaciones riesgosas estamos dispuestos a morir por ellos,  pero, ¿Por qué estamos tan dispuestos a morir por nuestros hijos y tan indispuestos a vivir por ellos?

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: