YO SOY

YAHWEH

    El tetragrama o cuatro tetras “YHWH”, es el nombre de “Dios” en hebreo, que no tenía “vocales”. El mismo Dios nos lo dio en Exo_3:14, diciendo “Yo soy el que soy” y “Yo soy”. Jesús se apropia este “Yo soy” 7 veces, en Juan 6:35, Juan 8:12, Juan 8:58, Juan 10:7, Juan 11:25, Juan 14:6, Juan 15:1.

Al pronunciarlo en nuestros idiomas, hay que ponerle vocales, y se suelen poner la “a” y la “e”, quedando “Yahweh”, o “Yahveh” o “Yavé”. Se pueden hacer más cambios, quedando “Jehová” o “Jehovah”, al cambiar la “Y” por “J”.

    Quizá el discurso más audaz de Jesús acerca de su identidad fue la declaración: “Ciertamente les aseguro que, antes de que Abraham naciera, ¡Yo soy!” Juan 8:58 NVI

1.- Juan 6:35  —Yo soy el pan de vida—declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed.

Transliteración: Egó.- Yo (solo expresado con énfasis) Mí, mío.  Eimí.- yo existo (usado solo cuando es enfático).

Zoé.- vida (literalmente o figurativamente) vida, vivir. Vida divina o Eterna.

 

2.- Juan 8:12 Una vez más Jesús se dirigió a la gente, y les dijo: —Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Transliteración: Fós.- fuego, luz, resplandor.

 

3.- Juan 8:58 —Ciertamente les aseguro que, antes de que Abraham naciera, ¡yosoy!

Jesús estaba diciéndoles a los judíos  que Él era el que los judíos conocieron como el Dios del Antiguo Testamento. En dos palabras estaba diciéndoles que Él existía desde antes de Abraham y que era el mismo Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Jesús afirmó que Él era ese mismo ser: “Yo soy “de Éxodo.

“Yo soy”, “Yhwh”, son los nombres de Dios que describen una absoluta y eterna auto existencia. Se traduce “El eterno”, “El Siempre existente” o “El que era y siempre será”.

 

4.- Juan 10:7  Por eso volvió a decirles: «Ciertamente les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas.

Transliteración: Dsúra.- portal o entrada (el abrir o cerrar, literalmente o figurativamente)

 

5.- Juan 11:25 Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera;

Transliteración: Anástasis.- pararse de nuevo, resurrección de los muertos,  recobrar o recuperar (la verdad espiritual):- levantamiento, resurrección.

 

6.- Juan 14:6 Yo soyel camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.

Transliteración: Jodós.- camino, carretera; por implicación progreso (la ruta, acto o distancia); figurativamente modo o medio:- camino, proceder.

 

7.- Juan 15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

Transliteración: Ámpelos.- vid (como enrollándose en un soporte) uva, vid, viña.

 

A TRAVÉS DE ESTAS SIETE AFIRMACIONES SE EXPRESA LA PERFECCIÓN DEL PROPÓSITO DE JESÚS. Y A TRAVÉS DE  ESTAS SE CUMPLEN LAS SIETE PROMESAS HECHAS AL PUEBLO QUE DIOS ELIGIÓ.

  1. Yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto.
  2. Os liberaré de su servidumbre.
  3. Os redimiré con brazo extendido y con juicios grandes.
  4. Os tomaré por mi pueblo.
  5. Seré vuestro Dios.
  6. Y los llevaré a la tierra que bajo juramento prometí darles a Abraham, Isaac y Jacob.
  7. Os la daré por heredad.

Éxodo 6:6-8 Se expresa la perfección del propósito de Jehová.

Así que ve y diles a los israelitas: “Yo soy el SEÑOR, y voy a quitarles de encima la opresión de los egipcios. Voy a librarlos de su esclavitud; voy a liberarlos con gran despliegue de poder y con grandes actos de justicia. Haré de ustedes mi pueblo; y yo seré su Dios. Así sabrán que yo soy el SEÑOR su Dios, que los libró de la opresión de los egipcios.  Y los llevaré a la tierra que bajo juramento prometí darles a Abraham, Isaac y Jacob. Yo, el SEÑOR, les daré a ustedes posesión de ella.” »

¿SOY PROACTIVO O REACTIVO?

“No tiene sentido decir que lo hacemos lo mejor que podamos. Tienes que lograr hacer lo que es necesario.” Winston Churchill

 

    La mayoría de las personas siempre están enfrentando una crisis, o un problema. Lo mismo pasa en las organizaciones. Parece que las crisis o problemas nunca acaban. Y es allí donde debemos de dejar de ser líderes reactivos y convertirnos en líderes proactivos.

Las personas  con un liderazgo reactivo están esperando siempre que algo suceda en sus vidas o en el sistema u organización, solamente reaccionan a las necesidades de la empresa. En cambio un liderazgo proactivo toma la iniciativa, emprende acción y hace que las cosas sucedan.

Un liderazgo proactivo es señal de buena actitud ante la vida. Significa innovación, previsión, estar alerta a los cambios y mejorar la planificación. El ser proactivo es anticiparse a los problemas antes de  que estos ocurran. Es responder antes de ser llamado. El liderazgo proactivo tiene iniciativa y también “acabativa”, lo que empieza lo termina.

Un liderazgo reactivo piensa que “no puede hacer nada” y “busca excusas con tal de no asumir responsabilidad en su vida”. El liderazgo proactivo asume responsabilidad y vive en el compromiso,  siempre tiene una motivación para la acción, es un buscador de posibilidades. El no necesita ser movido, él se mueve y mueve a otros a actuar con rapidez ante el cambio.

¿Cómo es tu liderazgo? ¿Vives reaccionando o vives creando posibilidades?

     ¿Conoces la historia de los dos vendedores de zapatos? Una empresa de zapatos en Europa envió a principios de siglo a dos vendedores a África, para intentar exportar su producto. El primero de los vendedores escribió un telegrama a su jefe: “situación desesperada. Nadie usa zapatos. No venderemos nada.  Envíenme a buscarme.”. Poco después el segundo escribió otro telegrama: “Increíble oportunidad. Nadie tiene zapatos todavía. Aquí hay un mercado potencial, envíenme de todas las marcas, modelos y tamaños”.

    Mientras uno reaccionó a la situación, el otro generó posibilidades. ¿Cuál eres tú?

Algunas maneras de poder identificar nuestro liderazgo:

1. ¿Estoy buscando continuamente nuevas oportunidades?

2. ¿Me marco objetivos efectivos orientados al cambio?

3. ¿Anticipo y prevengo problemas?

4. ¿Hago cosas diferentes, o actúo de forma diferente?

5. ¿Emprendo la acción y me aventuro a pesar de la incertidumbre?

6. ¿Persevero y persisto en mis esfuerzos?

7. ¿Consigo resultados tangibles?

 

Si contestaste en todo si, te felicito, significa que tu liderazgo es proactivo, no solamente en la organización sino en otras áreas de la vida. Si hubo un no o más significa que te falta motivación interna.

 

Hoy es el mejor momento para dejar de ser un líder reactivo y convertirte en un líder proactivo.

SIEMPRE HAY ALGO MEJOR

                                          Si hoy estás viviendo un buen momento, quiero decirte de parte de Dios que aún hay más para tu vida.

    Este mensaje tiene que ver con el crecimiento, con buscar siempre algo de Dios que va más allá de lo que ya tenemos. Dios es tan bueno y maravilloso que siempre nos da la capacidad y el potencial para ir por más. Dios nunca te va a limitar, siempre te va a empujar para que vayas por más, y puedas alcanzar los sueños de tu corazón.

    Lucas 15:22-24 Pero el padre ordenó a sus siervos: “¡Pronto! Traigan la mejor ropa para vestirlo. Pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero más gordo y mátenlo para celebrar un banquete. Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado.”

La palabra de Dios te va a llevar a vivir una vida de fiesta, no solo la “fiesta” que nosotros conocemos, sino que cuando la Biblia se refiere a fiesta quiere decir que vas a vivir una vida alegre, de disfrutar las cosas que Dios nos da.

Una de las cosas que la Palabra de Dios enseña es a no ser conformista, a no quedarnos cómodos y estancados, sin crecimiento económico, espiritual, emocional, familiar. En todas las áreas de tu vida siempre debes ir por algo mejor, y lo bueno de esto es que Dios no solo te desafía sino que también te va a dar los recursos para que puedas ir por más.

Si hoy estás viviendo un buen momento, quiero decirte de parte de Dios que aún hay más para tu vida. Si estás viviendo un mal momento, Dios tiene algo muchísimo mejor para ti. Si estas sufriendo alguna perdida, en lo familiar, en lo material, en lo espiritual, quiero decirte que lo que viene por delante ya no son tiempos de perdidas, sino que vienen tiempos de ir por algo mejor. DIOS TIENE ALGO MEJOR.

Dios siempre te va a pedir que elijas, no te va a poner entre la espada y la pared para que tú hagas lo que Él quiere que hagas, sino que siempre va a pedirte que elijas, como dice en Deuteronomio 28 yo pongo delante de ti el bien y el mal, la bendición y la maldición, tú debes elegir. Elegir que vas a hacer con tu vida, si vas a vivir estancado y conformado  o si vas a ir por más.

Hay dos maneras de vivir la vida cristiana. La Biblia dice que Jesús vino a la tierra para dar vida y vida en abundancia. Tienes dos opciones: vivir la vida o la vida abundante.

 

La vida se refiere a la gente que tiene una cultura religiosa, con líderes religiosos que han enseñado que lo único importante para el ser humano es la salvación.

La salvación a través de Jesucristo importante, fundamental e irreemplazable,  pero que puedas vivir una vida abundante, también es importante. Porque la gente que no tiene a Jesús, va a ver que vivís una vida abundante, que disfrutas, y va a querer tener lo mismo que tú.

 

Juan 10:10  El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia G4053.

    No te conformes con vivir una vida, busca vivir una vida abundante.

La vida y la vida en abundancia están marcadas por algo especial: la actitud que nosotros tenemos como hijos. La Biblia dice que cuando aceptamos a Jesús en nuestros corazones, pasamos a ser hijos de Dios. Pero cuando miramos en la Biblia nos podemos dar cuenta que no todos los hijos eran iguales. Había y hay aun hijos e hijos primogénitos.

La diferencia es notable, porque el primogénito era aquel hijo que nacía primero y al cual se le daba EL DOBLE DE HERENCIA. No siempre esto ocurría así, hay ejemplos donde no siempre el hijo que nacía primero obtenía la primogenitura.

    1° Crónicas 5:1-3 Descendencia de Rubén, primogénito de Israel. Rubén era el primogénito, pero en la genealogía no fue reconocido como tal por haber profanado el lecho de su padre. Su derecho de primogenitura pasó a los hijos de José hijo de Israel. Y aunque es verdad que Judá fue más poderoso que sus hermanos, y hasta llegó a ser jefe de ellos, la primogenitura pasó a José.

Dios ha establecido dos tipos de vida, primero Él te da vida y te hace vivir como hijo, pero también te da la posibilidad de que puedas vivir en un nivel superior, en el nivel de la primogenitura.

La primogenitura en el Antiguo Testamento era algo especial, ya que el primogénito recibía el doble de herencia que el hijo común. También se le daba la capacidad de ser el líder de la familia cuando el padre ya no estaba. Y también se le daba más honra que al resto de sus hermanos, había que hacer todo lo que él decía. PROSPERIDAD, LIDERAZGO, RECONOCIMIENTO.

Entonces hay dos formas de vivir, como hijo o como hijo primogénito. No importa en qué orden naciste, lo importante es que vivas como un hijo de Dios primogénito, y que puedas disfrutar de todos los beneficios de la primogenitura. Que recibas doble porción de bendición económica, doble capacidad de liderazgo y doble bendición de honra de los demás, que puedas recibir reconocimiento de los que te rodean y seas famoso y conocido por los hechos poderosos que realizas.

El enemigo quiere que tú vivas como hijo y no como primogénito. Quiere limitar tu capacidad de disfrutar, él mueve sus demonios para que vivas una vida mediocre, sin resultados y sin disfrutar de las bendiciones del cielo. Quiere que estés sentado en la iglesia, sin hacer nada. El diablo sabe que tú eres hijo de Dios y que no te puede sacar de sus manos, no te puede quitar la salvación, pero va a hacer todo lo posible para sacarte la bendición de ser un hijo primogénito. El diablo no puede tocar tu vida, pero puede tocar tu vida abundante.

HAY TRES ENEMIGOS DE LA PRIMOGENITURA:

1.- La falta de respeto a nuestros padres espirituales

Historia de Rubén.

Era uno de los hijos de Jacob, el mayor de doce hermanos. Es decir que teóricamente le tocaba la  primogenitura. Pero cometió un error muy grande. Su padre tenía dos esposas y dos concubinas, Rubén tuvo relaciones sexuales con una de las concubinas de su papá, le faltó el respeto a su padre, y perdió la primogenitura.

La Biblia dice que tenemos que honrar a nuestro padre y a nuestra madre, porque si lo hacemos seremos muy bendecidos. También nos habla acerca de honrar y respetar a nuestros padres espirituales, tienes que honrar a tu pastor, Pablo dice que tenemos que imitar la fe de nuestros pastores, promoverlos, honrarlos, porque ellos son los que Dios usa para que seas bendecido.

2.- Desprecio de lo mejor

La historia de dos hermanos mellizos, Esaú y Jacob. Esaú era el primogénito por haber nacido primero en el parto, era un hombre muy activo, le gustaba cazar y estar en riesgo, en cambio Jacob era más tranquilo, le gustaba cocinar. Un día vuelve Esaú de haber estado cazando, viene con mucha hambre y llega a la tienda donde estaba su hermano Jacob cocinando un guiso de lentejas. Le pide a su hermano un poco de comida, y le ofrece darle lo que sea por un plato de su guiso. Jacob le dice que le va a dar de su guiso, pero que él tenía que darle su primogenitura. Esaú aceptó y cambió su primogenitura por un plato de guiso.

A muchos les cuesta valorar y tomar la bendición de Dios, y rechazan todo lo bueno que viene de Él. El enemigo va a hacer todo lo posible para quitarle el valor a las bendiciones de Dios y que rechaces las mismas.

3. – El conformismo

    La historia del hijo pródigo. Un día el hijo menor le pide su herencia al padre porque quería irse a vivir la vida, el padre le da el dinero y el hijo se va de la casa y gastó toda la plata, cuando ya no le quedaba más nada termino comiendo la comida de los chanchos. Cuando estaba en medio de esa situación, pensó “¿Que hago acá? Voy a volver a casa y le voy a pedir a papá que por lo menos me dé trabajo” Volvió a la casa y el padre lo recibió feliz.

Quiero prestar más atención al hermano que se quedó en la casa con el padre, él iba a trabajar todos los días al campo. Era lo único que hacía. Entonces vuelve a la noche a la casa y nota que hay una fiesta, y empieza a averiguar y le dicen que la fiesta era porque  su hermano menor que se había perdido estaba de regreso. Entonces el hermano mayor, que se había quedado en la casa, se enoja con su padre, y le dice “¿Cómo puedes hacerme esto? Yo que trabajo todo los días y nunca te fallé, jamás me hiciste una fiesta”. El padre le contestó “Todo lo que hay aquí es tuyo, el dinero, la casa, todo es tuyo. ¿Por qué no lo tomaste?”

Cuando el padre repartió su herencia, le dio a su hijo menor lo que le pertenecía, y al hijo primogénito le dio el doble de su herencia. Es decir, que todo lo que estaba allí le pertenecía al hijo mayor, pero como estaba tan metido en su trabajo nunca lo había entendido y disfrutado.

Dios te dice que todo lo que tiene te pertenece. Lo único que hay que hacer es tomarlo y disfrutarlo.

Cuando cambies de mentalidad de hijo a mentalidad de primogénito vas a recibir lo que recibió José:

    La primera historia decía que Rubén perdió su primogenitura, y su padre se la entregó a José. José pasó momentos muy difíciles, cuando estaba prisionero en una cárcel en Egipto, él interpretó un sueño del Faraón, y eso le abrió la puerta para estar como la persona más importante en Egipto después de Faraón. Es decir, que Dios puso en José el cumplimiento de la primogenitura que había rechazado Rubén.

Tuvo la capacidad de crear riquezas.

Si hoy aceptas el desafío de Dios, él te va a dar la capacidad de crear riquezas incontables. Recibí hoy la capacidad para que con tus manos puedas hacer riquezas sin límites.

Otra cosa que recibió José fue la capacidad de administrar esas riquezas. Dios quiere darte la capacidad de tener riquezas y que seas un buen administrador. Y no termines derrochando lo que Él te entrega.

Cuando cambies de mentalidad de hijo a mentalidad de primogénito vas a recibir lo que recibió Jacob:

    Esaú tuvo cinco hijos, fue el que cedió su primogenitura. Jacob tuvo doce hijos y una hija, tuvo más del doble de hijos que Esaú. Jacob, al cual Dios después llamó Israel, fue el padre de las doce tribus de Israel.

Si decides vivir como hijo primogénito, la descendencia va a ser de bendición extrema para esta sociedad, tu descendencia va a marcar la diferencia en esta ciudad.

Cuando cambies de mentalidad de hijo a mentalidad de primogénito vas a recibir lo que recibió el hijo pródigo:

    Cuando el hijo prodigo volvió el padre lo abrazó y dijo a sus empleados “rápido, traigan el becerro más gordo, traigan ropa nueva, calzado nuevo, un anillo y hagamos fiesta”

  • La ropa nueva representa los nuevos pensamientos, Dios va a vestir tu mente con una nueva mentalidad, con la que vas a disfrutar de vivir una vida de abundancia.
  • El calzado simboliza, los nuevos caminos que se abren para vos y tu familia, vas a transitar caminos nuevos de bendición extrema.
  • El anillo simboliza la autoridad, vas a comenzar a vivir un liderazgo superior, donde vas a bendecir a muchos más de los que lideras ahora.
  • El becerro más gordo simboliza la prosperidad sin límites. Viene sobre tu vida una prosperidad que abunda y sobreabunda.
  • La fiesta anuncia que vienen tiempos de alegría, de festejo, de disfrutar todo lo que Dios tiene para tu vida.

Dios te lleva a un nivel superior, te lleva a vivir como un hijo primogénito, donde vas a poder disfrutar de la doble herencia que tiene preparada para tu vida. Delante de ti están las dos opciones, podes elegir vivir como hijo o elegir lo excelente “vivir como primogénito”

¿QUIÉN TOMA LA INICIATIVA?

1 Samuel 17:1-47

Es habitual encontrarse con jóvenes y adultos, (ya sea que participen en nuestras comunidades e iglesias o no), a los que les es muy difícil tomar la iniciativa y dar pasos significativos para enfrentar conflictos o resolver alguna necesidad en su entorno. Hay algo que les paraliza y les impide avanzar.

Éstas podrían ser algunas razones que explican el por qué la falta de iniciativa:

  • Muchos creen que a ellos no les corresponde actuar porque para eso están los “encargados”, los que tienen el “título de”, o los que han sido contratados para identificar y resolver esos conflictos. Su rol entonces se limita a ver, evaluar o criticar lo que esos encargados hacen, manteniéndose al margen.

 

  • Otros “sienten” que no deben intervenir porque no son parte del equipo. No han sido nominados ni siquiera para estar en el banco de reserva por lo que, o se sienten desplazados o están esperando el momento en que alguien los nomine.

 

  • Están los que de plano creen que no sirven para nada, que no son capaces y que bajo ninguna condición podrán iniciar algo. A lo más están dispuestos a seguir la iniciativa o instrucción de otros.

 

  • También están aquellos que simplemente no logran identificar necesidades en otros porque están embelesados consigo mismos, por lo tanto, no es tema para ellos. Ni siquiera piensan en hacer algo por otros porque su pensamiento está centrado en lo que los demás puedan hacer a favor de ellos y para colmo, critican el trabajo de los demás.

 

Podríamos decir que la iniciativa es una cualidad única que define a un buen líder, y no estamos hablando de títulos, sino de carácter.

    INICIATIVA es la capacidad de actuar frente a la identificación de una necesidad que debe ser satisfecha, un problema que debe ser resuelto o una oportunidad que debemos aprovechar, y la capacidad para definir los pasos necesarios para satisfacer, solucionar o aprovechar dichas necesidades, involucrando nuestros recursos y capacidades, dispuestos a asumir los riesgos y costos que ella pueda tener, sin que nadie tenga que pedírnoslo.

Dios es experto en tomar la iniciativa. Frente a la separación que produce el pecado entre Dios y el hombre, movido por su inmenso amor hacia nosotros, él toma la iniciativa y envía a su Hijo Unigénito, Jesús, para que a través de su vida, muerte y resurrección, podamos volver a tener comunión con él.

    Nadie se lo pidió, nadie lo obligó, él no le sacó la vuelta al precio: Actuó.

Tenemos el ejemplo de David: En el momento en que el ejército de Dios estaba rodeado por los filisteos, todos estaban paralizados frente a aquel gigante llamado Goliat, él le dijo al rey Saúl:

 “¡Nadie tiene por qué desanimarse a causa de este filisteo! Yo mismo iré a pelear contra él”                      

                                                                                                                                            1º  Sam.17:32

 

En medio de una situación desastrosa, frente a una evidente necesidad de acción, David, (que ni siquiera era soldado), no esperó a recibir órdenes de nadie, sino que al ver la necesidad actuó. No sólo se conformó con hacer una linda oración y darles palabras de ánimo y aliento a sus amigos y hermanos, sino que tomó la iniciativa, se puso de pie y con una fe inquebrantable caminó directamente hacia el gigante, y lo mató.

He escuchado cantidad de veces a muchos jóvenes quejarse porque “nadie los toma en cuenta” o porque “no les dan espacio en los programas de sus congregaciones”… Y en parte puede que tengan la razón, sin embargo, me inclino a la idea de que muchas veces nos “sentimos” desplazados o mirados en menos porque ni siquiera sabemos quienes somos, ni sopesamos el inmenso  valor que tenemos en Cristo Jesús.

Nos miramos en menos porque desconocemos nuestra identidad, dependemos de algún cargo o nombramiento especial como para hacer algo y no tenemos idea de cuales son nuestros dones. Creemos que estos vendrán como por “arte de magia” estando cruzados de brazos. Cuando lo primero que deberíamos hacer es remangarnos las mangas y poner manos a la obra: acción.

Un verdadero líder (no me refiero al título), es aquel que toma la iniciativa cuando ve una necesidad (por insignificante o sobresaliente que ésta pueda parecer), y toma la decisión de actuar. No está esperando que le digan qué hacer, ni depende de alguien que lo esté “picoteando” por detrás.

Nuestra iglesia, nuestros hogares, establecimientos educacionales, nuestras ciudades, necesitan jóvenes y adultos que al ver la basura sacan su escoba y barren, aunque no sea su patio. Que sean de los que animan en lugar de lamentarse por lo malo de la situación. Que sean de los que van, entregan, dan, sirven, levantan las manos de sus líderes….en lugar de sentarse a calentar bancas y criticar lo que hacen los demás.

 

Un verdadero líder sabe que es parte del equipo de Dios y está dispuesto a tomar la iniciativa en el lugar donde está, reconociendo que es Dios quien le ha dado un nuevo equipamiento y fuerzas y que no está solo.

¿QUIERES SER DE LOS QUE TOMA LA INICIATIVA? AQUÍ TIENES ALGUNOS CONSEJOS:

Busca a Dios, conoce y obedece su voluntad, actúa con valentía y esfuerzo

– Deja que él te defienda, proteja, capacite e instruya

– Descubre los dones y talentos y úsalos conforme a su propósito

– Recuerda que te ha puesto como cabeza y no cola

– Has todo lo que tengas que hacer para ser como El

– No dependas de un cargo o nombramiento para obedecer sus propósitos

– Deja de esperar y comienza a actuar, ¡se parte de la solución!

– Atrévete a genera los cambios, siendo parte de ellos. Aprende a pagar el precio por ellos

– Has todo lo necesario para concretar tus sueños

– Vive escuchando lo que Dios dice de ti y rechaza las mentiras del diablo

– Sé y siéntete responsable y protagonista de tu propia vida

NO PODEMOS OLVIDAR QUE ÉL SIEMPRE ESTÁ CON NOSOTROS, Y SEPARADOS DE ÉL NO PODRÍAMOS HACER NADA.

“Te tomé de los confines de la tierra, te llamé de los rincones más remotos, y te dije: “Tú eres mi siervo.” Yo te escogí; no te rechacé. Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa” Isaías 41:9-10

 

UNA IGLESIA MISIONAL (APOSTÓLICA)

SER MISIONAL SIGNIFICA QUE LA IGLESIA SE VE ASÍ MISMA COMO SIENDO MISIONERA (APOSTÓLICA), MÁS BIEN QUE TENER UN DEPARTAMENTO DE MISIONES, Y QUE NOSOTROS     NOS VEMOS A NOSOTROS MISMOA COMO MISIONEAROS ALLÍ DONDE VIVIMOS.

•    SER MISIONAL QUIERE DECIR QUE NOSOTROS NOS VEMOS A NOSOTROS MISMOS COMO MISIONEROS “ENVIADOS” POR JESUCRISTO A NUESTRAS COMUNIDADES, Y QUE LA IGLESIA SE ALINEA EN TODO LO QUE HACE CON LA MISSIO DEI (MISIÓN DE DIOS).

  • SER MISIONAL SIGNIFICA QUE VEMOS LA IGLESIA NO COMO UN LUGAR DONDE IR SÓLO EL DOMINGO, SINO COMO ALGO QUE SOMOS TODA LA SEMANA.

 

  • SER MISIONAL SIGNIFICA QUE NOSOTROS COMPRENDEMOS QUW NO “LLEVAMOS A JESÚS A LAS PERSONAS” SINO QUE NOS DAMOS CUENTA QUE JESÚS ESTÁ ACTIVO EN LA CULTURA Y QUE NOS UNIMOS A LO QUE ESTÁ HACIENDO.

 

  • SER MISIONAL QUIERE DECIR QUE NOSOTROS ESTAMOS INMERSOS EN EL MUNDO E INVOLUCRADOS EN LA CULTURA, PERO NO NOS CONFORMAMOS AL MUNDO.

 

  • SER MISIONAL SIGNIFICA QUE NOSOTROS SERVIMOS A NUESTRAS COMUNIDADES, Y QUE CULTIVAMOS RELACIONES CON LAS PERSONAS EN ELLAS, EN VEZ DE SÓLO VERLOS COMO BLANCOS DE EVANGELIZACIÓN.

 

  • SER MISIONAL SIGNIFICA QUE SABEMOS QUE DEPENDEMOS DE JESÚS Y DEL ESPÍRITU SANTO POR MEDIO DE LA ORACIÓN AL PADRE, LAS ESCRITURAS Y UNOS A OTROS EN LA COMUNIDAD.

VEA A SU IGLESIA A TRAVÉS DE LOS OJOS DE LAS GENERACIONES EMERGENTES

1.-  ¿Cuándo fue la última vez que usted se ha encontrado con alguien como la joven del gimnasio o una pareja que está metida en la magia y el paganismo? ¿Qué dicen ellos acerca de los cristianos y de la iglesia? ¿Cuáles eran sus impresiones del cristianismo?

2.- Si usted no ha tenido esta clase de encuentros, ¿por qué cree que usted no se ha encontrado a nadie con esos puntos de vista?

3.- Si usted se hubiera criado fuera de la iglesia y no se hubiera encontrado con un cristiano que representa a Jesús de una manera buena, ¿piensa usted que le gustarían los cristianos?

¿CUÁLES RESPONSABILIDADES ESPERA DIOS DE UN PASTOR ADEMÁS DE PREPARAR SERMONES Y PREDICARLOS?

¿Cuáles son las responsabilidades espera Dios de un pastor además de preparar sermones y predicarlos?

La respuesta a la pregunta está en el título usado – “Pastor”. Ese título esta lleno de mucho significado y da las responsabilidades importantes de un ministro.

Una de las metáforas favoritas de Jesús para el liderazgo espiritual, uno que Él uso seguido para describirse a si mismo, fue de un pastor – una persona que cuida del rebaño de Dios. Un pastor guía, alimenta, cuida, conforta, corrige y protege – responsabilidades que le pertenecen a cada líder de la iglesia. De hecho, la palabra pastor tiene que ver con un pastor de rebaño.

Pedro escribió estas palabras a los líderes quienes hubieran sido familiarizados con ovejas y el pastoreado:

“Por tanto, a los ancianos entre vosotros, exhorto yo, anciano como ellos y testigo de los padecimientos de Cristo, y también participante de la gloria que ha de ser revelada: pastoread el rebaño de Dios entre vosotros, velando por él, no por obligación, sino voluntariamente, como quiere Dios; no por la avaricia del dinero, sino con sincero deseo; tampoco como teniendo señorío sobre los que os han sido confiados, sino demostrando ser ejemplos del rebaño. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, recibiréis la corona inmarcesible de gloria (1ª  Pedro 5:1-4).

Para darte un cuadro más completo del role de tu pastor, aquí está una mirada hacia la naturaleza de las ovejas, el trabajo de los pastores, y como se comparan al role de un pastor en la iglesia. Note los principios del liderazgo de la iglesia que contiene – ellas determinan lo que llena el horario de tu pastor.

Pastores como rescatadores

Una oveja puede estar completamente perdida a pocos metros de su hogar. Con ningún sentido de dirección ni instinto para buscar el rebaño, la oveja perdida usualmente camina en pura confusión, disturbo, y hasta pánico. Necesita un pastor para guiarlo hacia su hogar.

Entonces cuando Jesús vio las multitudes, perdidas, desorientadas espirituales, y confundidas, Él las comparó a ovejas sin pastor (Mateo 9:36). El profeta Isaías describió a las personas perdidas como aquellas quienes, sin pastor, se han descarriado – cada cual por su camino (Isaías 53:6).

Como ovejas perdidas, personas perdidas necesitan un rescatador – un pastor – para guiarlos a la seguridad del rebaño. Un pastor hace eso por medio de apuntar a los perdidos hacia Jesús, el Buen Pastor que da su vida por las ovejas (Juan 10:11).

Pastores como alimentadores

Las ovejas pasan casi toda su vida comiendo y bebiendo, pero son indiscriminadas con su dieta. No conocen la diferencia entre plantas malas de las buenas. Así que el pastor debe muy cuidadosamente guardar su dieta y proveerles con pastos ricos de nutrientes.

En Su encuentro con él descrito en Juan 21, Jesús le mostró a Pedro la importancia de alimentar a las ovejas.

Dos veces en su mandato a Pedro, Jesús usó el término griego bosko, que significa “yo alimento” (vv.15, 17).

La meta de un pastor no es de agradar a las ovejas, pero si la de alimentarlas – cosquillear sus oídos con palabras puramente motivacionales, sino destinadas a nutrir sus almas. Él no siempre debe ofrecerles aperitivos ligeros de leche espiritual, pero también la carne sustanciosa de la verdad bíblica (maná escondido, revelación). Aquellos que fallan en alimentar el rebaño no son dignos de ser pastores (Jeremías 23:1-4; Ezequiel 34:2-10).

Loa pastores son líderes

Pedro desafió a sus líderes a “pastorear el rebaño de Dios entre vosotros, velando por él” (1 Pedro 5:2). Dios les dio autoridad y responsabilidad de guiar al rebaño. Loa pastores son responsables por como guían, y el rebaño por como siguen (Hebreos 13:17).

Además de enseñar, el pastor ejercita supervisión del rebaño por ejemplo de su vida. Ser un pastor requiere estar en medio de sus ovejas. No es liderazgo desde arriba, sino liderazgo desde adentro. Un pastor eficaz no arrea  a sus ovejas desde a tras, sino los guía desde enfrente. Lo ven e imitan sus acciones.

La propiedad más importante del liderazgo espiritual es el poder de una vida ejemplar. 1ª Timoteo  4:16 instruye a un líder de iglesia a tener “cuidado de si mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan”.

Loa pastores son protectores

Ovejas son casi completamente indefensas – no pueden patear, arañar, morder, brincar, o correr. Cuando son atacadas por un depredador, se arriman unas con otras en vez de correr hacia otro lugar. Eso las hace presa fácil. Las ovejas necesitan un pastor que las proteja para poder sobrevivir.

Cristianos necesitan protección similar del error y de aquellos que la difunden. Los pastores guardan sus ovejas espirituales de descarriarse y las defiende contra lobos salvajes que las devorarían. Pablo exhorta a los pastores en Éfeso a permanecer alertas y a proteger las iglesias bajo su cuidado:

“Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual él compró con su propia sangre. Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos” (Hechos 20:28-30).

Los pastores son consoladores

A las ovejas les falta el instinto de auto-preservación. Son tan humildes y mansas que si las maltratas, sus espíritus son muy fácilmente destrozados y pueden simplemente dejarse morir. El pastor debe conocer los temperamentos de cada oveja individual y tener cuidado de no infligirles estrés. Un pastor fiel ajusta su consejo a la necesidad de cada persona a quien ministra. Él debe “[amonestar] a los indisciplinados, [animar] a los desalentados, [sostener] a los débiles y [ser] pacientes con todos” (1ª  Tesalonicenses 5:14).

El buen pastor y los pastores bajo él

Jesús es el ejemplo perfecto de un pastor amoroso. Él representa todo lo que debe ser un líder espiritual. Pedro lo llamó el “Príncipe de los pastores” (1ª  Pedro 5:4). Él es nuestro gran Rescatador, Líder, Guardia, Protector, y Consolador.

Los líderes de la iglesia son pastores bajo el pastor, que a su vez  guarda el rebaño bajo la mira del “Príncipe de los pastores” (Hechos 20:28). Ellos tienen una responsabilidad de tiempo completo porque ellos ministran a personas quienes, como las ovejas, son vulnerables, indefensas, propensas a errar, y sin discernimiento.

Pastorear el rebaño de Dios es un trabajo enorme, pero para pastores fieles viene una gran recompensa de una corona de gloria, que se las otorgará el mismo Príncipe de los pastores el día de su venida (1ª  Pedro 5:4).

Si tu pastor está cumpliendo fielmente sus deberes requeridos por su trabajo, acuérdate a seguir esta amonestación de la Escritura:

“Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Permitidles que lo hagan con alegría y no quejándose, porque eso no sería provechoso para vosotros”  (Hebreos 13:17).