“… Yo soy el Eterno; y voy a quitarles de encima la opresión de los egipcios. Voy a librarlos de su esclavitud; voy a liberarlos con gran despliegue de poder y con grandes actos de justicia” Éxodo 6:6

Cuando Dios llamó a Moisés para rescatar a los hebreos de la esclavitud, la situación de ellos fue de mal en peor. Sin duda, era necesario llevar a cabo la tarea. El pueblo había estado clamando a Dios por ayuda (Éxodo 2:23).

Renuentemente, muy renuentemente, Moisés accedió a apelar a Faraón a favor de los hebreos. El encuentro salió mal. En vez de liberar al pueblo, el monarca aumentó sus irracionales demandas.

Moisés se preguntó si había sido apropiado haber empezado (5:22-23). Solo después de tremendos inconvenientes para muchas personas, Faraón permitió que el pueblo se fuera.

Siempre que comencemos a hacer algo bueno, incluso cuando estemos seguros de que Dios quiere que lo hagamos, no debería sorprendernos de que las cosas empeoren antes de que empiecen a mejorar. Esto no significa que estemos haciendo algo malo; simplemente, nos recuerda que necesitamos a Dios para concretar todo lo que emprendamos.

“La necesidad suprema en todo momento difícil es mirar a Dios”

-G.C. MORGAN

 

Un comentario en “DE MAL EN PEOR

  1. Es cierto, a veces pareciere que decidirse por Dios es algo que empeora las cosas pero si perseveramos veremos que todo lo contrario

Los comentarios están cerrados.