DE MAL EN PEOR

“… Yo soy el Eterno; y voy a quitarles de encima la opresión de los egipcios. Voy a librarlos de su esclavitud; voy a libertarlos con gran despliegue de poder y con grandes actos de justicia”.

Éxodo 6:6

Cuando Dios llamó a Moisés para rescatar a los hebreos de la esclavitud, la situación de ellos fue de mal en peor. Sin duda, era necesario llevar a cabo la tarea. El pueblo había estado clamando a Dios por ayuda (Éxodo 2:23).

Renuentemente, muy renuentemente, Moisés accedió a apelar a Faraón a favor de los hebreos. El encuentro salió mal. En vez de liberar al pueblo, el monarca aumentó sus irracionales demandas.

Moisés se preguntó si había sido apropiado haber empezado (5:22-23). Solo después de tremendos inconvenientes para muchas personas, Faraón permitió que el pueblo se fuera.

Siempre que comencemos a hacer algo bueno, incluso cuando estemos seguros de que Dios quiere que lo hagamos, no debería sorprendernos de que las cosas empeoren antes de que empiecen a mejorar. Esto no significa que estemos haciendo algo malo; simplemente, nos recuerda que necesitamos a Dios para concretar todo lo que emprendamos.

“La necesidad suprema en todo momento difícil es mirar a Dios”

-G.C. MORGAN

 

Cuidado con el falso Mesianismo

En los últimos tiempos se ha desatado una corriente de “Judaísmo Proselitista”, por medio del cual varios miembros del cristianismo evangélico han caído en confusiones tan profundas que, los han llevado a apostatar de la fe que es en Jesús nuestro Señor.

Aclaro que admiro profundamente al pueblo de Israel, su cultura, su fe, y sobre todo por ser el olivo original del cual se desgajaron unas ramas para que nosotros fuéramos esas ramas injertadas (Romanos 11:17 –18) “Y si algunas de las ramas fueron quebradas, y tú, siendo olivo silvestre fuiste injertado entre ellas, y fuiste hecho partícipe con ellas de la raíz y de la savia del olivo; no te jactes contra las ramas. Y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti”.

Además se nos dijo que de los judíos vendría la salvación (Juan 4:22) “Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos”. Pero la salvación llegó desde hace mucho y en efecto de ese pueblo precioso “los judíos”, a través del nacimiento de una persona, totalmente hombre y totalmente Dios, Jesús de Nazareth.

No se puede por ningún motivo alzar nuestra mano contra el hermano mayor (Israel). Los que han nacido de este maravilloso “pueblo” tienen una bendición muy especial, y como cristiano evangélico les reconozco como mis hermanos.

Es más, trato de orar constantemente por la paz de Jerusalén, la ciudad Santa. A los que me refiero son a un grupo “moderno” de nuevos fariseos, que al igual que en tiempos de nuestro Señor Jesucristo “son capaces de atravesar el mar por hacer un nuevo prosélito” (Del latín prosélytus; Partidario que se gana para una facción, parcialidad o doctrina).

No me refiero a aquellos que debido al haber nacido Judíos llevan a cabo sus ceremonias y mandatos que existen desde el tiempo de Moisés, con total respeto y santidad; No, sino a aquellos que habiendo conocido el amor y salvación de Cristo quieren aprender a judaizar.

En la Biblia se les menciona: Apocalipsis 2:9 “Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás”.

Es el propio Señor Jesucristo quien pronuncia estas palabras.

En este versículo entran todos aquellos que pretenden solo la deidad del Padre y niegan la deidad del Hijo (también los denominados Testigos de Jehová).

El mismo apóstol Pablo quién demostró su pertenencia a la tribu de Benjamín(Filipenses 3:5 circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos, en cuanto a la ley, fariseo) y el mismo Pedro, junto con los otros apóstoles y ancianos en el concilio que trató sobre el asunto de seguir los ritos hechos desde tiempos antiguos y la ley (Tratado en el capítulo 15 de Hechos), convinieron, contando con la anuencia del Espíritu Santo (Hechos 15:28-29) en dejar solo cosas a las que llamaron “necesarias”, y no al guardar todos los ritos prestablecidos con anterioridad desde tiempos de Moisés.

Parece ser que este “nuevo” intento por confundir a los que han creído en la deidad de Nuestro Señor Jesucristo, apelan a la ignorancia de los cristianos en cuanto a la Biblia y a las profecías que allí se encuentran.

Para abonar a este tema con ejemplos y no sólo con palabras, aquí tienen una serie de profecías tomadas del Antiguo Testamento y que vieron su cumplimiento en la vida de Yeshúa (Jesús) el verdadero Mesías (Cristo) hijo de José y María quienes habitaban en Nazareth.

CARACTERÍSTICAS DEL MESÍAS

PROFECÍA

CUMPLIMIENTO

Nacido de la simiente de la mujer

Génesis 3:15

Mateo 1:20
Gálatas 4:4

Nacido de una virgen

Isaías 7:14

Mateo 1:18-24
Lucas 1:26-35

Simiente de Abraham

Génesis 22:18

Mateo 1:1
Gálatas 3:16

Descendiente de Isaac

Génesis 21:12

Lucas 1:23-34

Descendiente de Jacob

Números 24:17

Lucas 1:23-34

De la tribu de Judá

Génesis 49:10
Miqueas 5:2

Lucas 1:23-34 Hechos 7:14

Descendiente de Isaí

Isaías 11:1-10

Lucas 1:23-33

Descendiente de David

Jeremías 23:5

Lucas 1:23-32

Nacido en Belén

Miqueas 5:2

Mateo 2:1

Homenajeado con regalos

Salmo 72:10

Mateo 2:1-11

Unción especial del Espíritu Santo

Isaías 61:1-3

Mateo 3:16-17

Precedido por un mensajero

Isaías 40:3

Mateo 3:1-2

Hacedor de milagros

Isaías 35:5-6

Mateo 9:35

Tenía que estar en el templo

Malaquías 3:1

Mateo 21:12

Entraría a Jerusalén en un asno

Zacarías 9:9

Lucas 19:35-37

Piedra de tropiezo para los judíos

Salmo 118:22

1a Pedro 2:7

Traicionado por un amigo

Salmo 41:9

Mateo 10:4

Vendido por treinta piezas de palta

Zacarías 11:12

Mateo 26:15

Dinero arrojado en el templo

Zacarías 11:13

Mateo 27:15

Objeto de mofa

Salmo 22:7-8

Mateo 27:31

Herido y escupido

Isaías 50:6

Mateo 26:67

Herido y magullado

Isaías 53:5

Mateo 27:26

Crucificado con pecadores

Isaías 53:12

Mateo 27:38

Manos y pies horadados

Salmo 22:16

Lucas 23:33

Vestiduras rifadas

Salmo 22:18

Juan 19:23-24

Durante el sacrificio tendría sed y le ofrecerían vinagre

Salmo 69:21

Mateo 27:34

No le quebrarían los huesos

Salmo 34:20

Juan 19:33

Habría tinieblas sobre la tierra

Amós 8:9

Mateo 27:45

Sepultado en la tumba de un rico

Isaías 53:9

Mateo 27:57-60

Resurrección

Salmo 16:10

Hechos 2:31

Sentado a la diestra de Dios

Salmo 110:1

Hebreos 1:3

El conocimiento la mejor arma que tenemos para derrotar a la confusión (Oséas 4:6), y contrario a lo que muchos dicen “si se debe de contender por la fe2 (Judas 3).

Recordemos que Babilonia significa confusión.

¿Y tú? ¿Estás listo para poder dar respuestas?