LAS GUERRAS ESPIRITUALES 3.1

PERSONALIDAD E INDIVIDUALIDAD DE LOS DEMONIOS

Lucas nos da una interesante visión de la personalidad e individualidad de los espíritus malignos (Lucas 11:24-26). Cuando la persona es liberada pero cae en pecado o deja “puertas abiertas” entonces ese demonio reúne otros siete peores que él y todos juntos se meten a vivir en aquella persona.

De este pasaje podemos recoger varios puntos de información acerca de los malos espíritus.

1. Los demonios existen dentro y fuera de los seres humanos (Marcos 5:12)

2. Pueden viajar según su voluntad.- Cómo entidades espirituales, los demonios no están sujetos a las barreras del mundo natural. Las iglesias (físicamente) hablando no detienen a ningún demonio, solo la oración y la autoridad espiritual pueden hacerlo.

3. Se pueden comunicar (Lucas 11:26)

4. Cada uno tiene una identidad personal (Lucas 11:24)

5. Pueden recordar y hacer planes.- El hecho de que puedan dejar un lugar, regresar, recordar su estado anterior y hacer planes para retornar con otros, muestra la capacidad que tiene de pensar y planificar.

6. Puede evaluar y tomar decisiones (Lucas 11:25)

El hecho de que el espíritu maligno encuentra su objetivo humano “barrido y puesto en orden” indica claramente que pueden evaluar a su víctima. Los demonios ganan acceso a nuestra vida a través de nuestros puntos de vulnerabilidad. Sin embargo, no podemos preocuparnos por lo que Satanás piensa de nosotros, sino por vivir de manera agradable a Dios (2 Corintios 5:9).

7. Pueden unir sus fuerzas. En Lucas 11:26 vemos como un demonio llamó a otros siete peores que él. En el caso del gadareno eran una legión (Marcos 5:9).

8. Tienen grados de malignidad (Efesios 6:12).

COMO OPERAN LOS ESPÍRITUS ENGAÑADORES

Algunos casos aparentan ser una cosa pero es otra, ejemplo:

  • Enfermedad, cuando en realidad es un espíritu de enfermedad.
  • Profecía, cuando en realidad es un espíritu de adivinación.
  • Un espíritu puede hacerle creer a la persona o al consejero, que es una depresión, pero puede estar tapando la falta de perdón.
  • Puede hacer creerle a las personas que necesitan un descanso, cuando en realidad, no quieren que los ministren.
  • Pueden caer en un tiempo de ministración, como un descanso en el Espíritu Santo, cuando en realidad el demonio copió lo que Dios hace, para que esa persona no sea liberada.
  • Puede hacerle creer que la persona es piadosa y consagrada, pero hay áreas que no deja que las “toquen”.
  • Dicen que es un problema psiquiátrico, pero en realidad es un demonio.
  • Dicen que necesitan un medicamento, cuando en realidad, lo que hacen es usar el medicamento para esconderse “detrás” de ese supuesto problema.

En esta lección de los códigos de guerra, hemos visto como los espíritus inmundos engañan a todos los seres humanos, incluyendo a los creyentes.

Ellos tienen un jefe, que Jesús lo llamó el padre de la mentira (Juan 8:44). Nunca el diablo nos va a decir la verdad. Aunque conoce las escrituras, y se las citó a Jesús en el desierto, nunca viene con una buena intención. Lo que sale del enemigo es mentira (1 Juan 2:21).

La mentira es algo que muchas personas siguen practicando. Si eso está sucediendo en nuestras vidas, necesitamos arrepentirnos, y “cortar” en el nombre de Jesús, toda mentira que salga de nuestra boca.

Debemos ser transparentes, si queremos que Dios nos bendiga. Y hablar la verdad, porque solo con la verdad se gana en la guerra a la mentira.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: