LAS GUERRAS ESPIRITUALES 2

Satanás ataca todo lo que es bueno y positivo en nuestras vidas.

El diablo no está jugando. Hay creyentes que piensan, que Satanás no quiere hacerles daño. Pero hay muchas áreas donde el enemigo quiere hacer estragos sobre nuestra vida.

  • Matrimonios
  • Hijos
  • Familias
  • Salud
  • Finanzas
  • Amigos
  • Ministerios
  • Gozo
  • Paz

Hombres y mujeres perecen por falta de conocimiento. Si van a detener a Satanás de su objetivo de hurtar, matar y destruir, deben conocer al enemigo y su estrategia.

image

Como en una guerra, los soldados deben estar alerta. Así mismo nosotros los creyentes, debemos de velar, porque en cualquier momento viene un ataque. Pero eso no debe ponernos tristes, porque la misma palabra nos da las advertencias y así mismo las estrategias a seguir.

1ª Pedro 5:8-9 “Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos”.

A causa de la agresividad del diablo, los cristianos deben de estar espiritualmente alertas, no solo para resistir sus ataques, sino librando una batalla espiritual contra él, por medio de la oración.

  • Satanás trae muerte/ Dios trae vida.
  • Satanás trae odio/ Dios trae amor.
  • Satanás trae destrucción/ Dios trae restauración.
  • Satanás trae mentira/ dios trae verdad.
  • Satanás en la cruz fue vencido/ Jesús en la cruz fue vencedor

Si conocemos al enemigo, sabremos que está vencido. Y todo lo que haga, siempre va a ser para querer robarnos, destruirnos y matarnos. Pero con el conocimiento de la palabra, y con la armadura de Dios, saldremos victoriosos.

Jesús nos ha librado de la muerte.

Hebreos 2:14-15 “Por tanto, ya que ellos son de carne y hueso, él también compartió esa naturaleza humana para anular, mediante la muerte, al que tiene el dominio de la muerte —es decir, al diablo—, y librar a todos los que por temor a la muerte estaban sometidos a esclavitud durante toda la vida.

Satanás no tiene derecho para mantenernos en esclavitud. Nosotros a través de la fe en Jesucristo, hemos sido redimidos de la esclavitud de Satanás y su reino.

Cuando Satanás o sus demonios vienen a robar, matar y destruir, no nos deben encontrar vulnerables desprotegidos o indefensos. Por el contrario, a través del conocimiento de la Palabra de Dios, debemos encontrarnos cubiertos de la Sangre de Jesús. Debemos pararnos firmes con nuestro escudo de la fe. Debemos de hablar de la Palabra de Dios valientemente y sin temor juntamente con el profeta Isaías.

Isaías 54:17 “No prevalecerá ninguna arma que se forje contra ti; toda lengua que te acuse será refutada. Ésta es la herencia de los siervos del SEÑOR, la justicia que de mí procede —afirma el SEÑOR—.

AFILA TU ESPADA

Si no tenemos la Palabra en nuestras mentes y nuestros espíritus, no podemos derrotar a Satanás y sus seguidores con la Palabra. Jesús quiere que tengamos abundancia en todas las áreas de nuestra vida. Si no tenemos esto, hemos sido robados por Satanás.

¡Debemos saber quiénes somos en Cristo para comprender que ya hemos ganado la Guerra!

La parábola del sembrador

Marcos 4:3-8

Jesús explica la parábola

Marcos 4:14-20

Muchos han creído que esta parábola se refiere a la semilla de salvación sembrada y los diferentes resultados del evangelismo y esto es verdad.

Sin embargo, Jesús dijo que estaba hablando de la palabra de Dios. Jesús dijo que cuando recibimos un entendimiento nuevo de la palabra de Dios, Satanás vendría inmediatamente para robárnoslo. Esta podría ser la Palabra de Dios aplicada a cualquier área de nuestras vidas.

¿Cuántas veces has oído a personas decir que después de un tiempo íntimo con el Señor siempre vienen las pruebas? Después de una conferencia o un seminario maravilloso, perece que todo se “desmorona”. Jesús dijo que éste era Satanás viniendo a robar la Palabra.

O muchas veces el servicio en la iglesia estuvo poderoso, reciben la bendición, salen “como nuevos” y en el camino el esposo comienza a discutir con la esposa, por cualquier cosa. ¿Le suena familiar? Es Satanás robando la bendición.

Cuando la Palabra es sembrada hay tres cosas que te pueden suceder:

1. Satanás puede robar la Palabra inmediatamente, si nos enojamos y entramos en ira,  Satanás trairá tribulación y persecución.

2. La Palabra puede ser ahogada por los afanes de la vida, el engaño de las riquezas o por los deseos pecaminosos.

3. Se puede permitir que la palabra tome raíz, se fortalezca y crezca.

Satanás sabe que si permite que la revelación de la Palabra de Dios permanezca en nuestros corazones, por esa misma Palabra, él puede ser derrotado. Si bien él tiene muchos planes y estrategias para traer derrota a nuestras vidas, su prioridad número uno siempre es robarnos la revelación de la Palabra de Dios. Jesús dijo que Satanás siempre viene cuando los discípulos oyen la palabra.

Marcos 4:15 Algunos son como lo sembrado junto al camino, donde se siembra la palabra. Tan pronto como la oyen, viene Satanás y les quita la palabra sembrada en ellos.

Jesús les advirtió que la tribulación y la persecución se levantarían por causa de la palabra.

Tantas personas que van a la Iglesia, y mientras se está predicando el mensaje, su mente viaja a millones de kilómetros fuera de este planeta, están pensando en otras cosas, que no precisamente es el mensaje. Apenas escuchan un poco el mensaje, estos son los que no tienen raíz.

En el caso de que Satanás traiga tribulación y persecución tenemos dos opciones:

1. Podemos agradecer al Señor por advertirnos para que no ignoremos los esquemas de Satanás y entonces podamos reprenderlo.

2. Podemos ofendernos, perder nuestro gozo y por lo tanto dejar que Satanás nos robe la revelación de la Palabra de Dios que ha sido sembrada en nuestros corazones.

¿Cuán a menudo cuando la tribulación y las persecuciones vienen, empezamos a murmurar y culpar a Dios?

Algunos ejemplos de las murmuraciones más comunes son:

o Maestro, ¿no te importa que nos vayamos  ahogar?

o Dios, ¿no te importa que mis hijos se pierdan?

o Dios, ¿no te importa que la enfermedad haya venido contra mi vida?

o Dios, ¿no te importa que no pueda pagar mis deudas?

o Señor, ¿Por qué permites que me ofendan?

En lugar de ofendernos cuando las tormentas de la vida vienen contra nuestra barca, debemos levantarnos contra el diablo y hablar valientemente l Palabra de Dios en fe.

La Palabra de Dios debemos tomarla y ejercer la autoridad que Jesús delegó a todos sus discípulos. La mayor parte de personas cuando están en la prueba corren a buscar soluciones humanas, pero debemos de creerle a Dios y tener fe, porque nuestro señor siempre nos va a ayudar. ¡Jesús nunca falla!

Anuncios

LAS GUERRAS ESPIRITUALES 1

EL PLAN DE SATANÁS.

Satanás nunca ha dejado de odiar y temer a los hombres y mujeres que fueron creados para parecerse y actuar como Dios. Su plan de engaño nunca se ha detenido. Los líderes espirituales a través de las edades han sido despojados de su poder. Se han vuelto lideres ciegos de los ciegos.

Lección 1

Satanás ha organizado sus fuerzas para un plan de batalla total. Gobernadores de las tinieblas son asignados a cada nación, cada hombre, mujer y niño, para ponerlos en esclavitud. Sus instrucciones son robar, matar y destruir. Dios trajo la ley a la humanidad para que pudiese tener el perdón por los pecados y caminar en comunión con Él. Pero por cuatro mil años satanás vivió dominando sobre la tierra por causa de la desobediencia de la humanidad.

Hasta que vino Jesús, y trajo libertad, gozo, alegría y vida en abundancia.

Juan 10:10 El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.

En primera instancia El señor nos habla del ladrón. Satanás es un ladrón y mentiroso, su plan es matar, robar y destruir. Y él va a usar las armas que tiene por medio del engaño, y el ser humano pierde la batalla por falta de conocimiento.

Oseas 4:6 Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. Por cuanto tú has rechazado el conocimiento, yo también te rechazaré para que no seas mí sacerdote; cómo has olvidado la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos.

La primera estrategia de satanás es que las personas no conozcan la verdad. Porque al conocer la verdad, se darán cuenta que él fue vencido por Jesús de Nazaret en la cruz. Cuando las personas no buscan de Dios, viven en pecado, y viven independientemente de Dios, entonces Él entra con derechos a destruir no sólo lo físico, material, sino también lo espiritual de cada persona.

Satanás ofrece el pecado, como un atractivo a los deleites de este mundo, y al decir deleites no necesariamente es sexo y dinero. El ofrece todos los pecados aparentemente sin ningún costo, pero lo que no dice es que la factura final esa sí tiene costo, pero lo que no dice es la factura final esa si tiene costo. Destrucción de familias, guerras entre países, mujeres violadas, estafas millonarias, mentiras por granel y así una lista interminable. Al final todo esto lleva a muerte.

Romanos 6:23 Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

El plan de satanás es la destrucción de todo ser humano, pero que el mismo ser humano destruya lo que Dios ha creado, para que de esta manera no le dé la gloria a Él.

¡El diablo nos odia tanto que ha dado órdenes a todos los grados de su ejército demoniaco para robar, matar y destruir!

Se han dado órdenes para que nos sean robadas las cosas necesarias para nuestras vidas y nuestros ministerios. Se han dado órdenes de matarnos a través de espíritus de enfermedad, asesinato y suicidio. Se intentará producir accidentes trágicos sobre nuestras vidas. El diablo ha dado su decreto, “¡Deben ser destruidos, a toda costa!”

Si los demonios no pueden matarnos, quizá, pueden informar que nos han perjudicado o que han impedido que cumplamos los ministerios que Dios nos ha dado.

Satanás trata de afectarnos, robando nuestra salud, y usa espíritus demoniacos con enfermedades. Debemos de aclarar que no todas las enfermedades son por situaciones de demonios. Hay espíritus de enfermedad y hay enfermedades.

Lucas 13:11-13 “y estaba allí una mujer que por causa de un demonio llevaba dieciocho años enferma. Andaba encorvada y de ningún modo podía enderezarse. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: —Mujer, quedas libre de tu enfermedad. Al mismo tiempo, puso las manos sobre ella, y al instante la mujer se enderezó y empezó a alabar a Dios.”

En este ejemplo vemos como Jesús libertó a esta mujer, Él dijo mujer eres libre, Jesús no le dijo eres sana. Después de que esta mujer es liberada de ese demonio que le estuvo atormentado más de dieciocho años, entonces la mujer comenzó a Glorificar a Dios. Hay que recalcar, que mientras ella tenía ese espíritu de enfermedad operando en su vida, ella no daba Gloria a Dios.

Satanás usó ese demonio de enfermedad para atar y atormentar a esa mujer. Y sin el conocimiento, esta mujer posiblemente pensaba que era voluntad de Dios, que estuviera así. O también puede ser que ella pensara que era un castigo que venía a causa de sus antepasados. Pero no sabía cómo encontrar la libertad hasta que llegó Jesús.

Hechos 10:37-38 Ustedes conocen este mensaje que se difundió por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret: cómo lo ungió Dios con el Espíritu Santo y con poder, y cómo anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

Satanás sigue engañando a millones de personas en todo el mundo. Pero no todos han escuchado de Jesús, y no todos los que han escuchado de Jesucristo lo han aceptado como Señor y salvador.

Uno de los principios de la victoria en la guerra espiritual, es que en todos los seres humanos vengan a los pies de Jesús. Debemos de estar orando para que Dios nos dé la sabiduría y el poder, para ganar almas para Cristo. Porque si echamos fuera demonios, y las personas que son liberadas no aceptan a Cristo, entonces la situación se puede poner más fuerte, perjudicando a esas personas.

Lucas 11.24-26 »Cuando un espíritu maligno sale de una persona, va por lugares áridos buscando un descanso. Y al no encontrarlo, dice: “Volveré a mi casa, de donde salí.” Cuando llega, la encuentra barrida y arreglada. Luego va y trae otros siete espíritus más malvados que él, y entran a vivir allí. Así que el estado final de aquella persona resulta peor que el inicial.»

Eso exactamente les sucede a muchas personas. Reciben una ministración por medio del Espíritu Santo, son liberados, el o los demonios salen, pero como no tienen a Jesucristo como Señor y Salvador, entonces, en vez de ser el templo del Espíritu Santo, su cuerpo es simplemente una casa “adornada y barrida”.

El otro caso es cuando la persona acepta a Cristo, es liberada, recibe sanidad pero vuelve a pecar. Por eso Jesús advirtió de no volver a pecar, como en el caso del hombre inválido que fue sanado.

Juan 5.14 “Después de esto Jesús lo encontró en el templo y le dijo: —Mira, ya has quedado sano. No vuelvas a pecar, no sea que te ocurra algo peor”.

Satanás sabe todas estas cosas, y cuando la persona es liberada pero no acepta a Cristo, él sabe que tiene el “derecho legal” de regresar. Y cuando aceptan a Cristo pero siguen pecando, sucede algo similar, porque el pecado nos separa de Dios. Y un pecado es la puerta abierta para el enemigo.

Juan 8:34-36 “—Ciertamente les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado —respondió Jesús—. Ahora bien, el esclavo no se queda para siempre en la familia; pero el hijo sí se queda en ella para siempre. Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.

Por lo tanto, si queremos destruir las artimañas de Satanás y todos sus planes, tenemos que tener a Jesús como Señor de nuestras vidas. Y cuando estemos en las manos de Jesús, satanás no puede tocarnos.

1ª Juan 5:18 “Sabemos que el que ha nacido de Dios no está en pecado: Jesucristo, que nació de Dios, lo protege, y el maligno no llega a tocarlo”.

En la guerra espiritual debemos siempre de tener la palabra de Dios en nuestros labios, A Jesucristo en nuestro corazón y la unción del Espíritu Santo, para poder ser efectivos contra los ataques del enemigo.

El apóstol Pablo describe el ataque de Satanás sobre su vida y su ministerio. Nos alienta ver que todos los esfuerzos de Satanás para detener el ministerio de pablo para el Señor fracasaron.

2 Corintios 4:8-9 “Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos”.

Las tribulaciones pueden venir, pero eso no nos va a angustiar, porque tenemos la esperanza en el hijo de Dios, que siempre llega a tiempo, Jesús nunca falla.

Salmo 91:7 “Aunque caigan mil a tu lado y diez mil a tu diestra, a ti no se acercará.

Podemos estar en apuros, pero la provisión de Dios, siempre está cerca de nosotros, por eso no desesperamos.

Salmo 37:25 “Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan”.

Perseguidos podemos estar, de parte del enemigo, para tratar de desmotivarnos, pero Dios siempre está cuidando de nosotros.

Salmo 40:17 “Por cuanto yo estoy afligido y necesitado, el Señor me tiene en cuenta. Tú eres mi socorro y mi libertador; Dios mío, no te tardes”.

Muchas veces las cosas puede ser que no salgan como esperamos, pero Dios tiene el control. Aunque nuestros con ojos físicos no veamos la victoria, es cuando está más cerca de nuestra vida, no debemos temer, sino más bien alabar a Dios en medio de las pruebas.

Salmo 56:2-4 “Mis enemigos me han pisoteado todo el día, porque muchos son los que con soberbia pelean contra mí. El día en que temo, yo en ti confío. En Dios, cuya

palabra alabo, en Dios he confiado, no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre?

A través de este Estudio de guerra espiritual, vemos la importancia de la palabra. Cuando Jesús fue tentado por el diablo en el desierto, el enemigo tenía todo un plan, más Jesús usó la palabra diciéndole, “Escrito está”. Podemos desmantelar todos los planes del enemigo, cuando nos sometamos a Dios, y usemos la palabra con autoridad, sólo así veremos la victoria.

Santiago 4:7-8 “Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros. Acercaos a Dios y Él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

¿Estás consciente de todo lo que tienes?

“La gratitud es una flor que brota del alma” Henry W. Beecher

Sucede que en la vida no nos damos cuenta de todo lo que tenemos, e inclusive ni siquiera nos hemos dado cuenta de que estamos vivos y es un motivo grande y poderoso por el cual agradecer.

Hay tanto que tenemos para estar agradecidos, cosas pequeñas, comunes e insignificantes a nuestro parecer; sin embargo, no agradecemos porque creemos que solo hay que dar gracias por las grandes cosas que nos gustaría en la vida. Pero el secreto para poder ver las grandes cosas es agradecer por las pequeñas cosas. Las pequeñas cosas hacen la diferencia en nuestra vida.

Cuando somos agradecidos en todo, cuando podemos expresar nuestra gratitud en todo, es seguro que muchas puertas se abren. Dios bendice a todos aquellos que son agradecidos. Dios no bendice a un corazón ingrato.

La ingratitud se manifiesta con queja, critica, murmuración, comparación, lamento y eso nos lleva a la pobreza, a la miseria y a perdernos de lo maravilloso que es la vida. La gratitud se manifiesta con acciones de gracias, sonrisas, humildad y confianza, y nos lleva a la riqueza de vivir una vida extraordinaria.

La ingratitud le mantiene anclado en el pasado, le mantiene esclavizado de sus temores mientras que la gratitud le hace disfrutar el presente para darle un futuro mejor.

¿Qué es lo que brota de su alma? ¿Brota gratitud o ingratitud?
Comience hoy a practicar la gratitud como un estilo de vida, cada día encuentre motivos para dar gracias. Empiece a apreciar lo bello que es la vida, empiece a dar gracias por todo lo que tiene: la familia, los amigos, el empleo, el negocio, la salud,… no olvide ninguno de los beneficios que Dios le ha dado.

Practica la sonrisa y siempre serás bienvenido.

Practica el servicio y siempre serás recordado.

Practica la gratitud y siempre serás bendecido.

Cuando su corazón está realmente agradecido por todo, usted se coloca en posición para recibir grandes cosas. No espere a perder para luego apreciar, sea consciente de todo lo que tiene. No espere que otros vengan a usted para darle las gracias, sea usted quien tome la iniciativa. Comience hoy a vivir una vida extraordinaria.

EL SEGUNDO MANDAMIENTO

¿CÓMO ES DIOS?

“NO TE HARÁS IMAGEN, NI SEMEJANZA ALGUNA DE LO QUE ESTÁ ARRIBA EN EL CIELO, NI ABAJO EN LA TIERRA, NI EN LAS AGUAS DEBAJO DE LA TIERRA. NO LOS ADORARÁS NI LOS SERVIRÁS; PORQUE YO, EL SEÑOR TU DIOS, SOY DIOS CELOSO, QUE CASTIGO LA INIQUIDAD DE LOS PADRES SOBRE LOS HIJOS HASTA LA TERCERA Y CUARTA GENERACIÓN DE LOS QUE ME ABORRECEN, Y MUESTRO MISERICORDIA A MILLARES, A LOS QUE ME AMAN Y GUARDAN MIS MANDAMIENTOS” (Éxodo 20:4)

El segundo mandamiento va al meollo de nuestra relación con el gran Creador. Tiene que ver con varias cuestiones críticas: ¿cómo conceptuamos a Dios? ¿Cómo nos lo explicamos o se lo explicamos a otros? Los ídolos son representaciones de dioses inexistentes, pero ¿acaso podemos hacer uso de pinturas u otros tipos de imágenes para representar al Dios verdadero? Pero sobretodo, ¿cuál es la forma correcta de adorar al único Dios verdadero?

Al examinar el primer mandamiento aprendimos que no debemos permitir que nada de la creación, incluso un ser humano, llegue a ser más importante para nosotros que nuestro Creador. El segundo mandamiento explica que en nuestra adoración no debemos reducir a Dios a la semejanza de un objeto físico. Esto, definitivamente, es algo que Dios no acepta.

El segundo mandamiento prohíbe explícitamente el uso de cualquier tipo de símbolos o formas inanimadas en adoración al Dios vivo. Per de hecho Dios creó una imagen de sí mismo aquí en la Tierra; el ser humano. En Génesis 1:27 se nos dice enfáticamente “Creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó”.

Los seres humanos son imágenes vivientes del Dios vivo. De todo lo Dios creó, sólo nosotros fuimos hechos a su semejanza. Nuestro Creador es un Dios vivo, no una estatua, figura o pintura inanimada. De igual manera Jesucristo, como humano reflejó la imagen de su Padre. Dios no sólo hizo a los seres humanos a su imagen, sino nos creó para que lleguemos a ser aún más como Él. Esa es la razón de nuestra existencia: desarrollar en nosotros su mismo carácter Santo y Justo. Por eso es tan importante que entendamos claramente el propósito del segundo mandamiento.

SOLO DIOS PUEDE REVELAR COMO ES Él

En cierto sentido, lo que Dios le dice a la humanidad es “No traten de decirme como soy yo. ¡Y les diré cómo soy! Es muy importante que se den plena cuenta de que no aceptaré representación alguna de mí.

Dios nos dotó de la capacidad de crear y dirigir; estas cualidades son comparables a las suyas, aunque obviamente en un grado ínfimo. De toda la creación física, solo nosotros poseemos verdadero poder mental. Podemos razonar, analizar, planear y visualizar el futuro. Diseñamos y construimos; creamos literatura, arte y música. Podemos organizar, administrar y supervisar cosas, animales y gente. De manera muy, muy limitada, en muchas cosas nos asemejamos a Dios.

Más en otros aspectos estamos muy lejos de ser como Él. Nuestro carácter es débil y corrupto, y nuestras relaciones interpersonales dejan mucho que desear. Nuestro entendimiento Espiritual es limitado, y muchas veces equivocado o tergiversado. Nuestras ideas frecuentemente resultan inexactas y nuestros juicios son parciales. Si bien es cierto que Dios nos ha dado, en forma limitada, habilidades y características parecidas a las suyas, es mucho lo que debemos aprender y corregir para poder llegar a ser más como Él en nuestro carácter y nuestra naturaleza.

EL EJEMPLO PERFECTO

Con todo, dios no nos ha dejado sin un modelo perfecto de su carácter, Jesucristo (Juan 14:9). El apóstol Pablo describió a Jesucristo como “la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación” (colosenses 1:15).

Dios se propone cambiar la naturaleza espiritual del hombre. Así como cristo es la imagen del dios invisible, así quiere el Padre inculcar en nosotros su propio carácter. Se acerca el tiempo cuando Dios transformará de una existencia física a una existencia espiritual a quienes en su corazón y mente hayan llegado a ser como Él.

El apóstol Pablo explicó a los cristianos en Corinto cómo esto habrá de realizarse (1ª corintios 15:50-53). El apóstol Juan se refirió a esta misma transformación (1ª Juan 3:2).

DIOS NOS HACE RESPONSABLES

Esto nos trae a la última parte del segundo mandamiento: “No los adorarás ni los servirás; porque yo, el SEÑOR tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. (Éxodo 20:6)

El Eterno Dios nos hace responsables por nuestras palabras y hechos. Jesús dijo: Jesús dijo: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y verdad es necesario que le adoren” (Juan 4:24) En nuestra adoración a Dios no debemos utilizar imágenes ni ritos sin sentido.

El conocimiento y entendimiento de la verdad de Dios son indispensables para que se vaya formando el carácter santo, justo y perfecto que Él quiere crear en nosotros (2ª Pedro). Una vez que empezamos a entender la revelación de Dios, Él nos hace responsables por lo que sabemos. Debemos aplicar en nuestra vida ese conocimiento. Los verdaderos adoradores de Dios son los que hacen lo que aprenden que deben hacer (Romanos 2:13; Santiago 1:22-25).

Cuando obedecemos a Dios estamos imitando su forma de pensar y de actuar (Efesios 5:1), y esto en sí es un acto de adoración. Le honramos y magnificamos por la forma en que vivimos.

LOS RESULTADOS INSIDIOSOS DE LA IDOLATRÍA

La imagen física de una deidad, ya sea un grabado, una pintura, una fotografía, no tienen vida ni poder. Quiere que leamos acerca de Él, que aprendamos como es y que lo imitemos fielmente. Dios explica por qué no quiere que se usen imágenes en su adoración (Deuteronomio 4:15-20).

Dios quería que los israelitas que ellos debían adorar al Dios vivo, no a imagen o ídolo alguno, y que siempre dirigieran su adoración hacia el Creador y nunca hacia objetos dentro de su creación.

IDOLATRÍA E INMORALIDAD

Las religiones idólatras del mundo antiguo estaban ligadas de manera intrincada con la fertilidad de los animales, las tierras y las plantas. Al asociar la fertilidad humana con los fenómenos naturales que sus ídolos representaban –el sol, la lluvia y la tierra- practicaron ritos de fertilidad en los que había orgías sexuales y prostitución en sus templos. Admitían adolescentes para hacerlas servir en templos como prostitutas.

Esta es la razón por la que con frecuencia la idolatría y la inmoralidad se mencionan juntas en la Biblia. El apóstol Pablo escribió acerca de este problema (Colosenses 3:5). El apóstol Pedro nombró otras prácticas corruptas junto con la idolatría (1ª Pedro 4:3-4).

EL PODER QUE SE ENCUENTRA DETRÁS DE TODO ESTO

La idolatría se condena tajantemente, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. Pablo encomió a los cristianos que se habían “convertido de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero” (1 Tesalonicenses 1:9), y a otros les recomendó: “Amados míos, huid de la idolatría” (1ª Corintios 10:14). Detrás de todo este asunto de los ídolos se encuentra Satanás mismo (2ª Corintios 4:3-4).

Satanás influye en la gente para que en sus mentes visualicen como una imagen inanimada – muerta- al propio hijo de Dios. El propósito de Satanás s desviarlos para que no conozcan ni sirvan al verdadero Jesucristo de la Biblia, quien es la imagen viva, vibrante y perfecta del Dios vivo. Al cegar a la mayor parte de la humanidad (Apocalipsis 12:9) para que no vea la importancia que tienen los mandamientos de Dios, satanás ha tenido éxito en desviar a millones de personas que profesan adorar a Cristo, para que adoren a ídolos o imágenes, todo lo contrario de las claras instrucciones de Dios en el segundo mandamiento.

DEBEMOS RECORDAR PARA QUE FUIMOS CREADOS

El segundo mandamiento es un recordatorio constante de que, de toda la creación, sólo el hombre fue hecho a la imagen de Dios y conforme a su semejanza. Este mandamiento protege la relación especial que tenemos con nuestro Creador, quien nos hizo a su imagen y continúa moldeándonos a fin de que, algún día, cada uno de nosotros llegue a ser una imagen espiritual de Él.

El segundo mandamiento nos recuerda que Dios es mucho más grande que cualquier cosa que nosotros podamos ver o imaginar. No debemos permitir que ese conocimiento sea desvirtuado o borrado por hacer uso de imágenes o símbolos en nuestra adoración a Dios.

“La Puerta Misteriosa”

En un país en guerra, había un rey que causaba miedo. No siempre que tomaba prisioneros en las batallas los mataba, simplemente los llevaba a una sala donde había un grupo de arqueros de un lado y una inmensa puerta de hierro del otro lado, sobre la cual se veían grabadas figuras de calaveras cubiertas de sangre.
El rey hacía formar a los prisioneros en círculo en la sala y les decía:

“Ustedes pueden elegir entre morir atravesados por las flechas de mis arqueros, o pasar por esa puerta misteriosa”

Todos elegían ser muertos por los arqueros.
Tiempo después, al terminar la guerra, un soldado que por mucho tiempo había servido fielmente al rey, se dirigió al soberano y le dijo:

Señor, ¿le puedo hacer una pregunta?
Dime, soldado – repuso el soberano
¿Qué había detrás de la horrorosa puerta?
Ve y mira tú mismo, le respondió de inmediato el rey.

El soldado separó temerosamente la puerta pero, a medida que ella se abría, fueron entrando unos brillantes rayos de sol que iluminaron el ambiente. Finalmente descubrió que conducía a la libertad.
El soldado, admirado, sólo miró a su rey mientras éste le explicaba:

Yo les daba a todos la posibilidad de realizar una elección; pero ellos preferían morir antes que arriesgarse a abrir esa puerta.

¿Cuál va a ser su elección el día de hoy? ¿Cuál es la “puerta misteriosa” que le detiene?

EL PRIMER MANDAMIENTO

¿QUÉ ES LO MÁS IMPORTANTE PARA NOSOTROS?

“YO SOY EL ETERNO TU DIOS, QUE TE SAQUÉ DE LA TIERRA DE EGIPTO, DE CASA DE SERVIDUMBRE. NO TENDRÁS DIOSES AJENOS DELANTE DE MI” (Éxodo 20:2.3).

Cuando alguien le preguntó a Jesucristo cuál era el mandamiento principal de la Ley, él respondió nombrando el precepto que hace hincapié en la suprema importancia de nuestra relación personal con Dios (Mateo 22:34-38; Deuteronomio 6:5).

Este es el compromiso más importante que podamos hacer en toda nuestra vida: establecer, cultivar y mantener una relación personal con Dios. (Ese es el meollo del primero de los diez mandamientos Éxodo 20:3).

Son muchas las cosas que pueden interponerse entre nosotros y nuestro Creador; y hablando en términos prácticos, la fuerza que ejerce la mayor influencia en nosotros y determina nuestros ideales es lo que se convierte en el objeto de nuestra adoración.

LA BASE DE NUESTRA RELACIÓN CON DIOS.

La Biblia es muy clara en lo que se refiere a nuestra relación con Dios: ¡ÉL ES NUESTRO CREADOR!

El profeta Isaías reprendió a los antiguos israelitas por no captar lo que significa confiar en Dios y honrarlo (Isaías 40:26-28).

Todo lo que somos y todo lo que poseemos proviene de Dios. La única fuente confiable de seguridad -ahora y en el futuro- es la relación que tengamos con nuestro Creador.

En la Biblia se nos asegura que nuestro Hacedor es un ser vivo y real, el único y verdadero Dios (Jeremías 10:10). Nunca debemos dirigir nuestra adoración hacia ninguna de las cosas que creó, ni debemos considerarlas como la fuente de nuestra vida y bendiciones.

LA ADORACIÓN A LA NATURALEZA

La adoración que el hombre tiene por la naturaleza, o por algún aspecto de la misma, ha dado lugar a un sinnúmero de religiones idólatras. Las grandes culturas idólatras de Egipto y Mesopotamia al igual que la de los Heteos y los Cananeos, se centraba en la naturaleza. Ellos no tenían el concepto real de un solo Dios, el Creador y Todopoderoso. Y así atribuían los caprichos del clima, los sucesos agrícolas y la geografía del mundo a su alrededor a toda una serie de dioses.

Ensalzar a la creación es la piedra angular del concepto materialista del universo, el cual goza de tanta aceptación en la actualidad.

¿POR QUE LA GENTE SE VUELVE A LA SUPERSTICIÓN Y A LA IDOLATRÍA?

Hace unos 2000 años el apóstol Pablo explicó que, en gran medida la superstición y la ceguera religiosa se deben a la tendencia humana de atribuirle a la creación física inteligencia y poderes que pueden dar vida. (Romanos 1:21-25).

El primer mandamiento nos advierte que no aceptemos una religión o filosofía que enseñe que nuestra vida y bienestar se originan de algo que no sea el Dios verdadero. No hay más que un solo Dios, y fuera de Él no hay otra fuente de vida y bendiciones (Deuteronomio 10:14).

¿CÓMO PUEDE SER MÁS REAL PARA NOSOTROS EL DIOS VERDADERO?

Por medio de las admirables obras de Dios podemos comprender mejor su carácter. David expresó su tremenda admiración por el cuidado y preocupación que Dios tiene por su creación (Salmo 145:5-9).

Moisés dijo que Dios “hace justicia al huérfano…” (Deuteronomio 10:18). Por su parte, Jesús nos hace ver que Dios es tan amoroso y misericordioso con todos incluso “hace salir su sol sobre malos y buenos, y… hace llover sobre justos e injustos” (Mateo 5:45). Dios se preocupa por el bienestar de todos los seres humanos, aun por aquellos que ignoran su existencia.

¿Por qué es tan importante que entendamos el carácter fundamental de Dios? Porque él quiere crear en nosotros ese mismo carácter: su naturaleza divina (2 Pedro 1:4).

Comprender esto requiere un gran cambio mental (Romanos 12:2). ¿Qué clase de renovación debe llevarse a cabo en nuestra forma de pensar? (Efesios 5:1, Filipenses 2:5).

Dios quiere que imitemos el ejemplo perfecto que Jesucristo nos dejó: su forma de pensar, sus actitudes y su concepto de vida, y que de esta manera lleguemos a ser cada vez más como Él (1ª Corintios 11:1) ¿Cómo se efectúa este cambio en nuestra mente?

ESTUDIAR Y PRACTICAR LA VERDAD DE DIOS

Aprendamos a conocer a Dios siguiendo sus caminos e imitando el amor que Él tiene por los demás (1ª Juan 2:3; 4:8). La Biblia es el libro de texto que nos dice lo que necesitamos saber acerca de Dios. Para poder conocerlo tenemos que estudiar esas Escrituras inspiradas.

LA RELACIÓN FAMILIAR

La relación que Dios quiere tener con nosotros es la de hijos con su padre (2ª Corintios 6:18). Aquí podemos ver en que consiste el impresionante propósito de nuestra existencia: el continuo desarrollo de un carácter justo y la realización de nuestro potencial como miembros de la familia de Dios (Mateo 5:48).

Jesucristo nació con el propósito de ser el Salvador de la humanidad (Hebreos 2:9-11). Este es el increíble y asombroso propósito por el cuál usted nació: ¡para llegar a ser un miembro de la familia de Dios!

ORIGEN E IMPORTANCIA DE LA ALABANZA

Recordemos como primer punto hermanos que de acuerdo al relato Bíblico primero fue lo invisible-espiritual y posteriormente lo visible-físico, así es que respetando este principio analicemos esta enseñanza en ese orden.

A nivel cielos (plural) la primera vez que oímos acerca de la alabanza e instrumentos musicales es con referencia a “Lucero”.

Es en el libro del profeta Ezequiel 28:13 que se nos narran los materiales con los que estaba constituido este maravilloso ser (hasta que pecó). Pero es hasta la segunda parte del versículo que claramente observamos Dos clases de instrumentos que tipifican a los instrumentos de percusión (tamboriles), y de viento (flautas).

En el libro del profeta Isaías 14:11 encontramos la tercera clase que nos faltaba, cuerdas (arpas). Estos son los tres tipos principales de los que se derivan todos los instrumentos.

Por tanto al tener “Lucero” acceso a los instrumentos de las tres clases, no es difícil deducir que era Él el encargado de la alabanza para Dios debido a su perfección y cercanía (recordemos que los querubines normalmente están presentes delante de la majestad de Dios: Ez. 1:5, Gn.3:24, Ex.25:18, 2Cr.3:10).

Veamos a la luz de las escrituras en el salmo 150 la exhortación a alabar a Dios con instrumentos; Al ser creados para la honra, Gloria, poder, y majestad de Dios; Los instrumentos y sobre todo sus sonidos están cargados de un poder espiritual que crea el hábitat adecuado para la manifestación de un poder superior.

Al caer de su estado de gracia “Lucero-Satanásconservó este poder a través de la música, claro que al convertirse en enemigo de Dios ahora utilizaría este don para su propio beneficio (Podemos verlo hasta nuestros días en que la música y sobre todo las letras de los cantos hablan de la corrupción de la carne en todas sus manifestaciones).

La primera vez que vemos instrumentos musicales a nivel tierra los encontramos en un descendiente de Caín llamado JUBAL (Música) en Génesis 4:21 “Jabal tuvo un hermano llamado Jubal, quien fue el antepasado de los que tocan el arpa y la flauta”.

Literalmente Caín era hijo del maligno 1ª de Juan 3:12 (lo que explicaremos en otra enseñanza).

Así es que durante mucho tiempo este bendito don de Dios y para Dios (La alabanza) estuvo no solo en manos de los descendientes de Adán, sino de una manera corrupta a través de los descendientes de Caín. (Caín-lanza o adquisición) (Abel- aliento o vapor).

Nota: viento o aliento en el idioma hebreo se pronuncia igual a espíritu, es decir “ruash”). Al analizar el nombre de cada uno de los hermanos notaremos la unción y destino de cada uno de ellos.

Más adelante debido a la corrupción del hombre, Dios tuvo que purificar la tierra conservando a solo ocho personas: Noé, su esposa, sus tres hijos y sus respectivas esposas.

De estos tres hijos de Noé llamados SEM-Renombrado, CAM-Negro o Caliente y JAFET-Famoso o expansión, dependería el traslado del conocimiento de Dios y sus estatutos a las nuevas generaciones que habrían de poblar la tierra.

Dado que estos tres tenían conocimiento de cómo alabar a Dios veamos como influyó esto en el mundo hasta nuestros días.

Los hijos de CAM emigraron a lo que hoy conocemos como África y parte de oriente (Gn. 10:6), los hijos de Jafet se establecieron en Europa y los descendientes de SEM se establecieron en medio oriente.

Es así como quedó repartida la música y muchas otras cosas de acuerdo a la unción de cada uno de los hijos de Noé.

NOMBRE Y

SIGNIFICADO

UBICACIÓN INSTRUMENTO

Y FIGURA

CONCEPTO
SEM

Renombre

MEDIO ORIENTE VIENTOS

Espíritu de

la música

Se le atribuye la melodía. Como mencionamos RUASH significa viento o espíritu, es la voz de la Música.
JAFET

Expansión o

famoso

EUROPA CUERDAS

Alma de la

música

da unidad

Se le relaciona con la

armonía que es la

conclusión de la Música.

CAM

Negro o

caliente

AFRICA Y PARTE DE ORIENTE PERCUCIONES

Cuerpo de la música da velocidad o lentitud

Es el Ritmo de la música, es decir el tiempo.

Se le asocia con el sonido del corazón.

La adoración es el amor llevado al extremo. Pero recordemos una cosa la alabanza no se creó para evangelizar, si no como tributo a Dios.

El diccionario define alabanza como expresiones o palabras que elogian, más sencillo sería decir las cosas buenas acerca de…, y algunos sinónimos de alabar son por ejemplo admirar, elogiar, exaltar, honrar, y adorar. Una definición de la alabanza cristiana sería agradecimiento y adoración a Dios con alegría y la celebración de su bondad y gracia. Esto implica simplemente el acto de elogiar como es debido a Dios solamente.

Alabar a Dios – ¿Por qué? ¿Por qué es importante alabar a Dios? Las razones son incontables.

Primero: Dios se merece toda la alabanza y Él es digno de recibir nuestra alabanza:

ü “Porque grande es Jehová y digno de suprema alabanza, temible sobre todos los dioses.” (Salmos 96:4).

ü “Grande es Jehová y digno de suprema alabanza; Y su grandeza es inescrutable.” (Salmos 145:3).

ü “Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos” (2 Samuel 22:4).

ü “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Apocalipsis 4:11).

Segundo: alabar a Dios es una muestra de reverencia y gratitud. En Nehemías 8:6 dice: “Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande. Y todo el pueblo respondió: ¡Amén! ¡Amén!, alzando sus manos, y se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra.” Cantar, levantar las manos y arrodillarse son actos de adoración.

Tercero: alabar a Dios es útil y favorable para nosotros. Al adorar a Dios, reconocemos y recordamos la grandeza de Dios. Su poder en nuestra vida es reforzada en nuestro entendimiento. “Alaben al Señor, porque el Señor es bueno, canten salmos a su nombre, porque eso es agradable. ” (Salmos 135:3 NVI).

Cuarto: el alabar hace fluir fortaleza en la fe, lo que hace que Dios se mueva a nuestro favor. “De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza, a causa de tus enemigos, para hacer callar al enemigo y al vengativo.” (Salmos 8:2). Alabar a Dios también transforma el ambiente espiritual que nos rodea. 2 Crónicas 5:13-14 ilustra claramente la alteración que sucedió cuando los Levitas dieron alabanza y gracias al Señor y el templo fue lleno con una nube que simbolizaba la gloria de Dios. “cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo; Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová. Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios.”

Quinto: Dios habita en medio de la alabanza. Salmos 22:3 dice: “Pero tú eres Santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel”. Si quieres ver una clara manifestación de la bendición y gracia de Dios todo lo que necesitas hacer es alabarle con todo tu corazón, tu mente y tu alma.

Alabar a Dios – ¿Quién?

¿Quién alaba a Dios? Salmos 150:6 establece “Todo lo que respira alabe a Jehová.”

 

La Biblia menciona:

• Toda la naturaleza alabe a Dios. “Alabad a Dios desde la tierra, los monstruos marinos y todos los abismos; el fuego y el granizo, la nieve y el vapor, el viento de tempestad que ejecuta su palabra; los montes y todos los collados, el árbol de fruto y todos los cedros, la bestia y todo animal, reptiles y volátiles”. Salmos 148:7-10.

El sol, la luna, las estrellas y más. “Alabadle, sol y luna; alabadle vosotras todas. Lucientes estrellas. Alabadle, cielos de los cielos, Y las aguas que están sobre los cielos”. Salmos 148:3 (Salmos 19:1)

Los ángeles alaben a Dios. “Alabadle, vosotros todos sus ángeles.” Salmos 148:2

Aún el enojo es usado por Dios para Su alabanza. “Ciertamente la ira del hombre te alabará”. Salmos 76:10

Los niños deben ser enseñados a alabar a Dios. “No las encubriremos a sus hijos, contando a la generación venidera las alabanzas de Jehová y su potencia, y las maravillas que hizo.” Salmos 78:4

Nosotros no podemos sentir la alegría y los beneficios de alabar a Dios hasta que hayamos recibido a Jesús como nuestro Señor y Salvador. Como hijos de Dios, El mora en nuestros cuerpos a través del Espíritu Santo. Eso significa que a donde quiera vayamos, Dios puede ser alabado. 1ª Corintios 6:19-20 dice que “¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños, fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.”

Alabar a Dios – ¿Cuándo?

La alabanza a Dios puede ser ofrecida en cualquier lugar, en cualquier momento. A veces alabaremos a Dios internamente como dice en Salmos 9:2 “Me alegraré y me regocijaré en ti; cantaré a tu nombre, oh Altísimo.”. Otras veces tenemos la oportunidad de dar gloria y alabanza a Dios en público. Salmos 22:22 dice: “Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.” ¡Aprovechemos las oportunidades para dar alabanza a Dios!

• “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca. (Salmos 34:1).”

• “Mirad, bendecid a Jehová, vosotros todos los siervos de Jehová, los que en la casa de Jehová estáis por las noches. Alzad vuestras manos al santuario, y bendecid a Jehová.” (Salmos 134:1-2).

La alabanza brota cuando cantamos a Dios, ya sea en la iglesia o solos – en nuestro carro o en la ducha. Si nuestro deseo es agradar el corazón de Dios, adorémosle sin importar el lugar o cuántas personas estén haciéndolo.

Alabar a Dios – ¿Cómo alabar a Dios?

¿Cómo podemos dar adoración a Dios? ¿Qué podemos hacer para convertir la alabanza en una parte integral en nuestra vida? La alabanza puede ser expresada en una canción, en un verso o en una oración y debe ser en una forma continua. En Salmos 34:1 dice: “Bendeciré a Jehová en todo tiempo, si alabanza estará de continuo en mi boca.” Salmos 71:6 dice “En ti he sido sustentado desde el vientre; de las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó, de ti será siempre mi alabanza.”

Exteriormente alabamos a Dios a través de nuestras acciones cotidianas, e internamente a través de nuestros pensamientos. La alabanza es un acto de adoración cristiana.

¿Cómo empezamos a alabar a Dios? Empecemos alabando a Dios por quien Él es para nosotros personalmente. Proclame que Dios la bondad de Dios es sin medida, es abundante y desbordante.

­ Alabe a Dios por Su santidad, misericordia y justicia (2 Crónicas 20:21, Salmos 99:3-4)

­ Alabe a Dios por Su gracia (Efesios 1:6)

­ Alabe a Dios por Su bondad (Salmos 135:3)

­ Alabe a Dios por Su fidelidad (Salmos 117)

­ Alabe a Dios por Su misericordia (Salmos 63:3-4)

­ Alabe a Dios por el don de salvación (Efesios 2:8-9)

Alabar a Dios – ¿Cómo alabar y adorar a Dios?

La Biblia dice que Dios disfruta la alabanza. Dice que Dios habita en medio de la alabanza de su pueblo.

Muchas veces escuchamos que se repite la frase “Alaba al Señor”, “Alaba al Señor”. Pensemos un momento en la expresión. “Alaba al Señor” es una orden, un mandato. Tiene la misma construcción gramatical que “Lave los platos”. Los platos no se van a lavar solo por repetir una y otra vez “lave los platos, lave los platos”. Uno no alaba al Señor solo por repetir la frase “Alaba al Señor” una y otra vez. Uno alaba al Señor diciendo palabras como: “Dios eres tan bueno, amoroso y misericordioso conmigo. Gracias, gracias ¨.

Algunas veces cantamos cantos como el que dice “Alabad a Jehová, naciones todas, pueblos todos, alabadle”, que empiezan con una invitación, exhortación o mandato para que alabemos a Dios. Y luego todos juntos comenzamos a alabar a Dios con las siguientes palabras; “Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia y la verdad de Jehová es para siempre. Aleluya. Amén” O cantos en los que mencionamos que Él es mi roca, mi fortaleza, etc. Todas esas son palabras de alabanza que hacen que nuestra relación con Dios crezca.

David nos enseñó cómo dar alabanza a Dios.

Desde muy joven, David descubrió el poder de la alabanza. “Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado. En la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo.” (Salmo 48:1)

I. David se emocionaba al alabar a Dios. Él quería exaltar a Dios con excelencia. Tal es el ejemplo que vemos en 1 de Crónicas 23:5, nos dice que David hizo una banda de 4000 músicos con los instrumentos que él hizo, para tributar alabanzas a Dios. ¿Puede imaginarse cómo ha de sonar una banda de 4000 músicos tocando música de alabanza para Dios?

Dios dejó una gran impresión en David. Dios era real a David. Dios era especial. David hablaba con entusiasmo acerca de las maravillas y glorias de Dios. Él quería dar a Dios una alabanza a lo grande. Él quería celebrar la gloria y bondad de su Dios de una espectacular como lo sería con una banda de 4000 músicos.

David nos da instrucciones específicas de cómo dar una alabanza de calidad.

El primer consejo que David nos da es que alabemos a Dios con todo lo que tenemos. “Alabaré a Jehová con todo el corazón ” (Salmos 111:1).

Segundo: David dijo: “No susurren, canten fuerte y claro.” “Y se levantaron los levitas de los hijos de Coat y de los hijos de Coré, para alabar a Jehová el Dios de Israel con fuerte y alta voz.” (2 Crónicas 20:19) ¿Cuántos cantantes con alta voz se necesitarán para ser escuchados por encima de una banda de 4000 músicos?

Tercero: David dijo que nos enfoquemos en el poder y grandeza de Dios. “Alábenlo por sus proezas, alábenlo por su inmensa grandeza.” (Salmos 150:2 NVI)

Cuarto: David instruyó que subamos el volumen y que nos metamos en la alabanza con nuestro cuerpo, alma y espíritu. “Alábenlo con sonido de trompeta, alábenlo con el arpa y la lira. Alábenlo con panderos y danzas, alábenlo con cuerdas y flautas. Alábenlo con címbalos sonoros, alábenlo con címbalos resonantes.” (Salmos 150:3-5)

Quinto: David nos manda que involucremos a nuestro pájaro, perro, gato, etc. “Todo lo que respira alabe al Señor. ¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! (Salmos 150:6 NVI) Ahora podemos entender qué es dar una Alabanza de excelencia con letra y música a nuestro Dios.

II. Dar una alabanza de excelencia a Dios trae como pago de vuelta la Bendición de Dios. Amón y Moab fueron a atacar el pueblo de Judá. El rey Josafat estaba atemorizado porque sus enemigos eran fuertes. Dios les dijo El pelearía esa batalla por ello. Todo lo que Dios esperaba de ellos era que marcharan a encontrarse con el enemigo cantando canciones de alabanza. “Puso a algunos que cantasen y alabasen a Jehová, vestidos de ornamentos sagrados, mientras salían la gente armada, y que dijesen: Glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre”. (2 Crónicas 20:21) La Nueva Versión Internacional dice: “Josafat designó a los que irían al frente del ejército para cantar al Señor y alabar el esplendor de su santidad con el cántico: Den gracias al Señor, su gran amor perdurará para siempre:” (2 Crónicas 20:21 NVI)

Notemos qué viene luego: “Y cuando empezaron a entonar cantos de alabanza, el Señor puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá y se mataron los unos a los otros.” (2 Crónicas 20:22) Un tiempo de alabanza le salvó el día al pueblo de Judá.

Hay muchos momentos para sentirse derrotados y frustrados en nuestra vida. Las depresiones y los desalientos nos siguen constantemente. Las fuerzas malignas se levantan para derribar las mentes y el futuro de nuestros niños. Escuchamos como las personas trabajan cada vez más duro para ganar unas monedas.

Mientras más nos enfocamos en estas condiciones más deprimente se vuelve la vida. Muchas personas se preguntarán: “¿Cómo puede la alabanza cambiar estos problemas?”

La alabanza nos guía a enfocarnos en la manera de solucionar el problema, no en el problema mismo. Cuando nos relajamos, quitamos nuestro enfoque emocional en lo que nos está preocupando. Esto abre nuestros ojos para ver la solución creativa que Dios nos da para resolver nuestros problemas. Casi siempre tratamos de arreglar todo a nuestra manera y cuando todo falla como último recurso recurrimos a la alabanza a Dios.

“Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos”. (Salmos 18:3).

Alaba a Dios con una alabanza de excelencia, con palabras extravagantes y música, y verás soluciones creativas para los problemas que te oprimen.

El espíritu de satisfacción es otra bendición que Dios nos envía cuando le damos la alabanza. La única manera de vencer el terrible hábito de inconformidad y queja es alabando al Señor.

“Comerán los humildes, y serán saciados; alabarán a Jehová los que le buscan, vivirá vuestro corazón para siempre. (Salmos 22:26).” “Mi alma quedará satisfecha como de un suculento banquete, y con labios jubilosos te alabará mi boca. (Salmos 63:5 NVI).”

Una alabanza de excelencia y música cambia nuestro enfoque de lo que no tenemos por lo que tenemos. La alabanza trae un cambio en la atmosfera de nuestros hogares. Cuando los niños están cansados y pidiendo mil favores y siente que están haciendo su vida miserable, cante canciones de alabanza a Dios porque esto modificará el ánimo en su hogar o en su clase.

III. Preparemos Nuevas Esperanzas para dar una alabanza de excelencia a Dios. El Rey David nos enseña que las horas que dedicamos practicando algún instrumento musical con un canto para Dios es un tiempo bien aprovechado. David fue un hombre de acuerdo al corazón de Dios porque él era un Adorador. Dios ama la música que le alaba y que honra Su Nombre.

David estableció tres grupos para alabar al Señor. Cada grupo estaba guiado por un padre que instruía a los niños en todas las áreas de la música. Entre las tres familias había 288 músicos profesionales. Los padres enseñaban a los niños música para que ellos pudieran alabar al Señor.

Como padres y maestros debemos dar a los niños una apreciación por la música. Necesitamos involucrarlos en la participación espontánea durante la alabanza. “sus seis hijos. A éstos los dirigía su padre Jedutún, quien al son del arpa profetizaba para dar gracias y alabar al Señor.” (1 Crónicas 25:3)

“Y el número de ellos, con sus hermanos, instruidos en el canto para Jehová, todos los aptos, fue 288.” (1Crónicas 25:7)

Debemos hacer todo por enseñar a nuestros niños instrumentos musicales y cantos de alabanza. Tengamos una visión de ellos en unos 10 o 20 años, alabando al Señor con sus instrumentos y entregados con todo sus corazones, voces y talentos. Esa visión emociona a Dios. Ese es un regalo que nadie podrá quitarles.

“Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.” (Salmos 106:1).” “¡Grande es su amor por nosotros! ¡La fidelidad del Señor es eterna! ¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!” (Salmos 117:2).